Inicio Actualidad Laura Rogora se estrena en el 9a+ con ‘Pure Dreaming Plus’

Laura Rogora se estrena en el 9a+ con ‘Pure Dreaming Plus’

Laura Rogora en Pure Dreaming Plus
Laura Rogora en 'Pure Dreaming Plus'. Foto / Stefano Ghisolfi

«Creo que es el momento de empezar a soñar en algo más grande», dijo Laura Rogora hace cuatro días encadenó Pure Dreaming 9a en la zona de Massone, en Arco (Italia). Y el sueño se ha hecho realidad rápido, muy rápido. En el mismo lugar la escaladora italiana ha conseguido su primera vía de 9a+ con el punto rojo de Pure Dreaming Plus. «Ha caído más rápido de lo que esperaba», ha confesado la joven de 19 años.

La línea que Rogora ha llamado Pure Dreaming Plus es la misma que estableció Adam Ondra en febrero de 2018 al conectar la entrada de Underground 9a con Pure Dreaming. El checo la llamó Underground into Pure Dreaming y le dio una dificultad de 9a+, un grado que Laura ha confirmado con la primera repetición.

Pure Dreaming Plus empieza con los 15 primeros movimientos de Underground. Al finalizar esa sección de encuentra el bloque más duro de la vía. Rogora tardó tres días en superar ese crux, pero el primer día que lo hizo llegó a la cadena con éxito. Asegura que tampoco fue fácil, «porque una vez realizados 40 movimientos en total de Underground faltaba escalar Pure Dreaming por completo».

Con Pure Dreaming Plus ya son seis las vías de noveno grado con las que cuenta la escaladora de Roma residente en Arco. Abrió la lata con Joe-cita 9a, en Oliana, en febrero de 2017, y este mismo año también encadenó La Bongada, en Margalef.

El quinteto femenino del 9a+

Laura Rogora se ha convertido con Pure Dreaming Plus en la quinta mujer en el mundo capaz de tachar un 9a+. El quinteto estelar lo completan Margo Hayes, Anak Verhoeven, Angy Eiter y Julia Chanourdie.

Margo Hayes fue noticia en febrero de 2017 después de encadenar La Rambla, en Siurana, y pasar así a la historia de la escalada como la primera mujer que alcanzaba el 9a+. Llevaba el proyecto casi en secreto y su encadenamiento fue una auténtica sorpresa. Muchos no sabían ni quién era hasta entonces. La fama le sobrevino. A finales de marzo de 2019 cerró un círculo apuntándose Papichulo y se erigió como la única mujer que ha conseguido la popular trilogía del 9a+, que además con La Rambla y Papichulo completa Biographie. Esta última la consiguió Hayes en septiembre de 2017.

Margo Hayes escalando en Oliana
Margo Hayes, primera mujer que ha completado la trilogía del 9a+. Foto / Jan Novak

Anak Verhoeven cuenta en su haber con dos vías de 9a+ y fue la segunda mujer después de Hayes que llegaba a esa dificultad. La belga lo hizo el mismo año que la norteamericana, en septiembre, y con una primera ascensión, la de Sweet Neuf, en Vercors (Francia). Verhoeven propuso el grado y las críticas y las dudas no tardaron en llegar, pero Cédric Lachat refrendó su opinión cuando repitió la vía por primera vez en junio de 2019.

Anak reincidió en el 9a+ hace pocos meses, en noviembre de 2019, cuando en Oliana encadenó Joe Mama. Entre medio de estas dos grandes ascensiones Verhoeven también sumó Ciudad de Dios 9a/+Ciudad de Dios pa la Enmienda 9a/+ o La Fablela (R1) 8c+, la tres en Santa Linya, en el invierno de 2017.

El caso de Angy Eiter es especial. La austriaca no informó que en junio de 2019 había encadenado Queen Anne’s Revenge 9a+ -una línea equipada por su compañero Bernie Ruech- hasta hace unos días. Eiter lo explicó de pasada al hablar de Schatzinsel 9a, que se llevó en el mismo muro, Kanonenwand, cerca de Imst (Austria).

El tema pierde importancia si se tiene en cuenta que Angy es la única escaladora en el mundo que ha encadenado una vía de 9b, La Planta de Shiva. Lo hizo en octubre de 2017 en Villanueva del Rosario (Málaga).

Julia Chanourdie escalando en Saint-Léger-du-Ventoux
Julia Chanourdie se subió al 9a+ en Saint-Léger-du-Ventoux. Foto / Laura Michelard

La cuarta en el juego y antes de que Laura Rogora cerrara el quinteto es Julia Chanourdie. La escaladora francesa consiguió liquidar su gran proyecto a mediados del mes de marzo pasado. En Saint-Léger-du-Ventoux (Francia), Chanourdie encadenaba Super Crackinette 9a+.

Además de formar parte del club del 9a+ femenino, Chanourdie y Rogora coinciden en algo más. Las dos escaladoras están clasificadas para los Juegos Olímpicos de Tokio, demostrando así su polivalencia y capacidades, tanto en plástico como en roca.

Rogora es una las máximas aspirantes a las medallas en Tokio si sabe lidiar con las escaladoras más experimentadas. La italiana tiene tablas en la categoría juvenil, donde cuenta con dos títulos de campeona del mundo de boulder, un campeonato del mundo de dificultad y también un campeonato de Europa de dificultad. Con el aplazamiento de los Juegos hasta 2021, Laura tiene margen para seguir evolucionando en roca y protagonizar más titulares.