18 de julio de 2024

Estrenando grado

Martin Tekles se apunta su primer 9a+, ‘No Pain No Gain’

'No Pain No Gain' se equipó hace dos décadas pero la primera ascensión no llegó hasta 2017 de la mano de Dani Fuertes, uno de sus equipadores. En cinco años se ha convertido en una línea muy popular en Rodellar

Martin Tekles escalando No Pain No Gain
Martin Tekles en 'No Pain No Gain', su primer 9a+. Foto / Col. Martin Tekles
 

Martin Tekles ha conseguido su primer 9a+ con el encadenamiento de No Pain No Gain, en Rodellar. Es la octava ascensión de la vía, que no contaba con ninguna repetición desde agosto de 2020, cuando la encadenó Antoine Kauffmann.

«Escogí No Pain No Gain como proyecto por sus movimientos y por la estética de la línea. Cuando vi el vídeo de Dani Fuertes me motivé y me entraron ganas de probarla. Además, Rodellar es un lugar especial para mí, un lugar al que voy casi cada año desde hace más de dos décadas», explica Tekles.

El alemán de 31 años, que abandonó las competiciones en 2021, ha trabajado la vía a lo largo de tres viajes, «unas ocho semanas en total», dice, «aunque el verano de 2021 no fue muy productivo debido al calor y éste tampoco. En 2021 pude hacer todos los movimientos pero no tenía la resistencia suficiente y este año las temperaturas veraniegas fueron altísimas en Rodellar. Finalmente, en el inicio del otoño he invertido dos semanas y media en la vía y se ha acabado convirtiendo en un juego mental, ya que siempre me caía en la misma sección, en el crux de arriba. Tuve que cambiar el método y la estrategia hasta encontrar la mezcla perfecta para encadenar».

Tekles contaba con cuatro vías de 9a en su libreta hasta ahora y con No Pain No Gain ha dado un paso más en su trayectoria. «Entrené la resistencia de forma específica en un plafón y también en roca, escalando en Massone (Arco, Italia) ya que las vías desploman de forma similar a las de Rodellar», comenta el de Grassau.

Con la psicología como profesión, Martin reconoce que sus conocimientos en este campo le han ayudado para afrontar un proyecto de estas características: «La forma física es fundamental pero el aspecto mental es a la vez igual e incluso más importante. Durante mis años como competidor también trabajé con un psicólogo deportivo y creo que esa experiencia también tiene un gran valor».

Ahora Tekles planea pasar el otoño y el invierno escalando entre Arco y Saint-Léger-du-Ventoux, aunque reconoce que tiene ganas de volver a Rodellar, «todavía no conozco El Museo».

Breve historia de No Pain No Gain

Alejandro Giménez y Dani Fuertes equiparon No Pain No Gain alrededor de 2002, pero no fue hasta 2017 cuando se materializó el primer rotpunkt, a cargo del propio Fuertes. Con esta ascensión el escalador aragonés se anotaba su primer 9a+. Desde entonces Dani ha conseguido varias vías más en el mismo grado y también un 9b.

No Pain No Gain tiene una longitud de 40 metros aproximadamente, la mayoría de los cuales son a lo largo de un techo. «La vía te exige mucha tensión corporal para mantener los pies en el techo. Tiene unos 16 pasos de regleta de primera falange en la parte final y es una lucha mental», comentaba Fuertes tras la primera ascensión.

Si Dani había realizado la primera ascensión unos días antes del inicio del verano de 2017, Gonzalo Larrocha, el primer repetidor, la hizo justo cuando finalizaba la estación más calurosa, ese mismo año. En 2018 solo Piotr Schab consiguió repetir la vía, mientras que en 2019 la encadenaron tres escaladores: Jorge Díaz-Rullo, Jonatan Flor y Seb Bouin. El francés lanzó una propuesta personal de 9a.

Un año más tarde, en 2020, Antoine Kauffmann se convirtió en el primer escalador de Bélgica -la primera belga fue Anak Verhoeven, en 2017-  que alcanzaba el 9a+ gracias a No Pain No Gain. La cuenta particular de una de las vías estrella de Ventanas la ha cerrado Martin Tekles.

Noticias relacionadas