Inicio Actualidad Felipe Camargo encadena ‘El Bon Combat’ y sugiere 9b

Felipe Camargo encadena ‘El Bon Combat’ y sugiere 9b

Compartir
Felipe Camargo en El Bon Combat
Felipe Camargo probando 'El Bon Combat' en diciembre de 2018. Foto / Esteban Lahoz

Felipe Camargo se ha apuntado la tercera ascensión de El Bon Combat, en la Cova de l’Ocell, en Sant Martí de Centelles (Barcelona). El escalador brasileño empezó a probar la vía en diciembre de 2018, después de encadenar en Margalef Gancho Perfecto 9a+, y en este segundo viaje a Catalunya, en menos de seis meses, su único objetivo era tachar El Bon Combat.

Camargo ha estado probando la vía con Ethan Pringle, compañero de cordada en este viaje, y puntualmente con Sean Bailey. El brasileño ha sido el que ha realizado los progresos más rápidos en la vía de los tres. De hecho, el día anterior al encadenamiento ya había conseguido llegar hasta el segundo crux, justo antes de la cadena, sin caer, por lo que el punto rojo estaba cerca.

Felipe Camargo opina que El Bon Combat llega al 9b

Felipe Camargo ha sugerido una dificultad de 9b para El Bon Combat, un grado que quedaría entre la propuesta del primer ascensionista, Chris Sharma, que propuso 9b/+, y la del primer repetidor, Jakob Schubert, que se quedó con el 9a+ duro.

Schubert encadenó El Bon Combat en un extraordinario momento de forma. El mismo mes se llevó la segunda ascensión de Neanderthal 9b, en Santa Linya, donde de propina también hizo La Novena Enmienda 9a. Quizás este pico llevó al austriaco a opinar demasiado a la baja sobre El Bon Combat. Entonces comentó con sinceridad: «Sentí la vía fácil desde el primer día que la intenté y opino que podría ser un 9a+ duro. Siento curiosidad por lo que dirán otros».

En caso de que finalmente el grado de El Bon Combat se consolidara en el 9b, sería el primero para Felipe Camargo, que en su libreta ya contaba con vías míticas como Papichulo 9a+, o la antes citada Gancho Perfecto 9a+. Además, sería el primer 9b para un escalador sudamericano.

Felipe Camargo y David Lama
Felipe Camargo y David Lama. Simplemente, amistad. Foto / Col. Felipe Camargo

En recuerdo de David Lama

El accidente de Lama, Auer y Roskelley ha estado presente para Felipe el día del encadenamiento. El brasileño tenía amistad con David Lama.

«Tenía presión por encadenar. El tiempo iba a empeorar y los cámaras se iban a marchar pronto. […] Soñé con David Lama la noche anterior y me levanté muy triste. Hablé en las redes sociales sobre él y pensé en Lama todo el día. La presión desapareció, ¡al menos hoy! Hice un buen primer intento pero rompí una presa de pie y caí. En el segundo pegue el viento paró, pasé el primer crux, llegué al reposo de empotre de rodilla y no sentía presión. Todo lo que podía pensar en el reposo era en lo bien que escalaba David Lama. Lo recordaba en algunas pruebas de la copa del mundo, escalando confiado y relajado. Volvió el viento y fui a por ello. No dudé, escalé rápido y encadené. Chapé la cadena e inmediatamente empecé a llorar. Es un momento que nunca olvidaré», ha explicado Camargo emocionado en su cuenta de Instagram.