23 de junio de 2024

Polivalencia en la pared

Jacopo Larcher: «Necesito saltar de una disciplina de escalada a otra para mantener alta mi motivación»

Hablamos con el italiano antes de la proyección del "Reel Rock 17" en Barcelona, el pasado mes de abril. Jacopo y su compañera, Barbara Zangerl, son los protagonistas de la película "Burning the Flame" en la última entrega de esta prestigiosa serie de escalada

Jacopo Larcher en Eternal Flame
Jacopo Larcher escalando uno de los largos fisurados de 'Eternal Flame', en la Torre sin Nombre. Foto / Austin Siadak | Cortesía de The North Face
 

Falta menos de una hora para que empiece el pase del Reel Rock 17 en los Cinemes Girona de Barcelona. Se han vendido todas las entradas y la organización del tour de la película por España ha tenido que programar otra fecha en la ciudad condal, el 12 de mayo, para que nadie se quede sin verla.

Jacopo Larcher es el invitado especial en la primera proyección en la capital catalana y gracias al equipo de The North Face en España podemos conversar con el italiano tranquilamente antes del estreno. Nos espera en un hotel cercano al cine.

Jacopo y su pareja, Barbara Zangerl, son los protagonistas en una de las tres películas de la última entrega del Reel Rock. Bajo el título de Burning the Flame, el film relata la rápida ascensión en libre de Larcher y Zangerl en Eternal Flame (650m 7c+), en la Torre Sin Nombre (Pakistán). La entrevista empieza de forma espontánea, hablando de una lesión de la que se está recuperando.

«Seguir escalando otras grandes paredes en un entorno de alta montaña es algo que está en nuestros planes para el futuro más inmediato»

¿Cómo está tu muñeca? ¿Mejor?

Sí, me voy recuperando. Me lesioné hace unos dos meses. Tuve accidente haciendo parapente. No había visto un nudo en uno de los cordinos de la vela y me vi obligado a hacer un aterrizaje de emergencia. La vela del parapente se plegó y sufrí una aparatosa caída con el resultado de una muñeca rota. Después de más de cuatro semanas con la muñeca inmovilizada espero poder empezar a escalar pronto de nuevo. Tengo ganas de volver a probar cosas duras.

¿Qué tal llevas esto de no poder escalar?

No puedo ni siquiera hacer ejercicios con mis brazos, pero he aprovechado para hacer más parapente y también he salido a correr. Es difícil no pensar en escalar pero a la vez está siendo bueno para mi motivación, que se mantiene intacta.

Hace unos meses estuviste en Torres del Paine con Siebe Vanhee y Brette Harrington para intentar escalar en libre Riders on the Storm, un reto ambicioso.

Sí, volvimos a finales de febrero. Fue mi primera experiencia en Patagonia. Sólo teníamos cuatro semanas para intentar liberar la vía, un plazo de tiempo realmente escaso para un proyecto de tal magnitud. Éramos conscientes de que la meteorología es mala allí normalmente y finalmente sólo pudimos escalar dos días y medio. A pesar de las adversidades del clima pudimos conocer la pared y la vía. La línea es increíble y tuvimos la posibilidad de probar el largo más duro. Nos habría gustado realizar un intento completo pero fue imposible.

¿Te gustaría volver a Patagonia para darle una segunda oportunidad a Riders on the Storm?

Me encantaría pero sé que necesitaríamos dos o tres meses para intentar tener éxito en la ascensión. Debes aprovechar cualquier ventana de buen tiempo y las esperas son largas. No es fácil mantener la motivación y un estado de forma óptimo, ya que no escalas todo lo que te gustaría.

Jacopo Larcher y Babsi Zangerl en Eternal Flame
Jacopo Larcher y Barbara Zangerl en la cima de la Torre sin Nombre, tras escalar en libre ‘Eternal Flame’. Foto / Austin Siadak | Cortesía de The North Face

 

Riders on the Storm y Eternal Flame, la vía sobre la que vienes a hablar a Barcelona, tienen algo en común. Dos de los aperturistas fueron los mismos: Kurt Albert y Wolfgang Güllich. ¿Cuándo empezaste a pensar en un proyecto como la escalada en libre de Eternal Flame?

Eternal Flame siempre había sido un sueño para Babsi y para mí, igual que para muchos otros escaladores creo. Hace unos años empezamos a pensar en hacer una expedición juntos. Habíamos escalado grandes paredes en Yosemite o en Alpes, pero nunca habíamos afrontado juntos una ascensión que implicara una expedición propiamente dicha. Nuestra idea inicial era escalar en Kirguistán, pero entonces explotó la pandemia. Una vez superada ésta finalmente nos descantamos por viajar a Pakistán. Mirando atrás y viendo todo lo que habíamos hecho hasta ahora, creo que tenía sentido plantearse un objetivo así. Seguir escalando otras grandes paredes en un entorno de alta montaña es algo que está en nuestros planes para el futuro más cercano.

«Creo que todos escaladores y escaladoras deberíamos empezar a pensar en limitar los vuelos para escalar en montañas remotas y buscar objetivos más cercanos a nuestras casas»

Realizasteis una ascensión muy rápida en Eternal Flame aprovechando una ventana larga de seis días y además escalasteis todos los largos en vuestro primer intento. Hasta hace unos años no era muy habitual tener ventanas buenas así de largas. ¿Crees que el cambio climático tiene algo que ver y puede afectar a las actividades alpinas de alguna forma?

El cambio climático es una realidad. Desde mi experiencia, creo que algunas aproximaciones a partir de ahora serán más peligrosas y valorar los peligros objetivos de una pared también se convertirá en algo más complicado. En Patagonia, por ejemplo, estábamos muy preocupados por la caída de piedras. La aproximación hasta la base de la pared donde empieza Riders on the Storm era realmente peligrosa. El glaciar, literalmente, se estaba derritiendo. Quizás las ventanas son más largas debido al cambio climático pero en un escenario ideal, pensando en reducir nuestro impacto sobre el medio, creo que todos escaladores y escaladoras deberíamos empezar a pensar en limitar en la medida de lo posible nuestros desplazamientos para escalar en montañas remotas y buscar objetivos más cercanos a nuestras casas.

«No puedo quedarme solo con una disciplina de escalada. Necesito saltar de una a otra para mantener alta mi motivación»

Cambiando de tema… La escalada tradicional es una de tus especialidades. Has encadenando algunas de las vías trad más difíciles del mundo, como tu primera ascensión en Tribe. ¿Algún proyecto a la vista en autoprotección?

Hay muchas vías en estilo tradicional que me gustaría escalar, todo es una cuestión de disponer del tiempo necesario. Cuando decides enfocarte en proyectos que implican una expedición el tiempo que tienes para centrarte en una vía dura es más limitado. Cuando vuelves de la montaña tienes que recuperar la forma, volver a entrenar, y quizá cuando estás preparado tienes que volver a viajar pronto de nuevo. Esto es un factor limitante para mí en estos momentos. Me gustaría probarBon Voyage, de hecho quería haber ido a Annot esta primavera pero me rompí la muñeca. Espero estar allí el próximo otoño. También me gustaría probar The Recovery Drink. De hecho, teníamos que ir hace dos años con Siebe Vanhee a Noruega pero no pudimos viajar allí por culpa de la pandemia. Echo Wall también es una vía que me encantaría probar en algún momento, sin embargo, lo que más me motiva es encontrar otra dream line como Tribe.

Jacopo Larcher escalador profesional
Jacopo Larcher durante la entrevista que mantuvimos con él antes de la proyección del Reel Rock 17 en Barcelona, en abril. Foto / Ivan Torres

 

Si tuvieras que escoger una sola disciplina de escalada, ¿con cuál te quedarías?

No puedo quedarme solo con una. Necesito saltar de una a otra para mantener alta mi motivación. Esto no me sucede únicamente con la escalada. También siento la necesidad de practicar otros deportes, como el esquí o el parapente.

«Para mí es importante tener una ocupación aparte de mi actividad como escalador profesional. El trabajo como route setter es mi plan b»

Hace muchos años que formas parte del equipo de atletas de The North Face. ¿Cómo te ha ayudado la marca en tu carrera como escalador?

Me siento muy afortunado por poder formar parte del equipo de atletas de The North Face y es una gran familia para mí. Durante todos estos años la marca me ha ayudado en muchos sentidos. Evidentemente está el aspecto económico. Gracias a su apoyo y al de otras marcas puedo vivir de lo que me apasiona. Además, sé que puedo confiar en los productos de The North Face, me hacen sentir seguro cuando afronto mis proyectos alrededor del mundo. También puedo contar con muchos compañeros y compañeras del equipo para compartir proyectos, como el último con Siebe y Brette en Patagonia.

Una última pregunta antes de ir al cine para ver el Reel Rock 17. ¿También te dedicas profesionalmente al route setting verdad?

Sí. Para mí es importante tener una ocupación aparte de mi actividad como escalador profesional. El trabajo como route setter es mi plan b. También me ayuda a mantener la motivación alta y liberarme de la presión que supone tener resultados. El trabajo que tengo como equipador es muy flexible. No lo realizo sólo en un rocódromo y me organizo como deseo. Normalmente equipo en rocódromos comerciales y en campus de entrenamiento durante el invierno y en verano me centro más en el setting en competiciones internacionales. Empecé a equipar cuando tenía 14 años, ahora tengo 33. Descubrí que no sólo era trabajo para mí, sino también una pasión. Me gusta viajar para equipar en las competiciones y compartir la experiencia con otros equipadores. También es gratificante ver el resultado del trabajo, conseguir que haya espectáculo para los amantes de la escalada y la competición.

Noticias relacionadas