Actualidad

Primer asalto de Jorge Díaz-Rullo en Margalef

Redacción
COMPARTE EN:
Jorge Diaz-Rullo escalando en Margalef
Jorge Díaz-Rullo en 'Bumaye' 8c+, en Margalef. Foto / Carlos Llerandi

Jorge Díaz-Rullo va camino de cerrar un 2020 excelente, un año en el que se ha afianzado como uno de los mejores escaladores deportivos a nivel internacional. Entre otros hitos destacables, empezó en enero repitiendo Papá Oso 8B+/C, en Torrelodones (Madrid); en marzo tachó Joe Mama 9a+, en Oliana (Lleida); en julio encadenó su primer 8c a vista, Pengim Penjam, en Sant Miquel del Fai (Barcelona); y en septiembre cerró un proyecto muy trabajado con el rotpunkt de El Bon Combat 9b, en Sant Martí de Centelles (Barcelona).

A falta de un mes para acabar el año, Díaz-Rullo ha pasado las últimas semanas escalando en Margalef y ahora ya, de vuelta a Madrid, han acabado para él “10 meses fuera de casa, de los cuales siete he vivido en mi furgoneta. Me apetecía volver con la familia y dormir calentito unos días, ¡jaja!”, comenta el escalador madrileño.

En la escuela de la comarca del Priorat explica que “las condiciones la mayoría de los días no han sido buenas, pero más o menos hemos escalado todos los que estábamos allí. Mi objetivo en Margalef ha sido hacer volumen, pillarle el punto al lugar y hacer un poco de tendón, ya que llevaba mucho tiempo sin escalar ese tipo de vías. También he escalado todo lo que he podido a vista”.

La selección particular de Jorge Díaz-Rullo en Margalef

De entre todas las vías que Jorge Díaz-Rullo se ha apuntado en Margalef en poco más de un mes, él mismo destaca los encadenamientos de “Perfecto Passat, propuesta como 9a pero que me pareció 8c+/9a; Víctimes del Futur, que también dejaría en 8c+/9a en lugar de 9a; Víctimas Pérez 9a; Era Vella 8c+/9a; y finalmente Gancho Perfecto, 9a/+ para mí.

Además de estas líneas entre el 8c+/9a y el 9a/+, Jorge se ha hecho con otras clásicas de Margalef como Darwin Dixit, 8c u 8c+ “después de la última rotura de un agarre”, dice; o Bumbayé 8c+, ambas en el sector El Laboratori.

“Al final del viaje también he probado algunas vías duras con las que estoy muy motivado para entrenar y volver pronto a Margalef”, apunta Díaz-Rullo. Una de estas vías duras a las que se refiere es Perfecto Mundo 9b+, una línea que actualmente se encuentra en pleno foco mediático debido a los intentos de Adam Ondra y que Jorge desea empezar a trabajar más a fondo.

Redacción
CAMP