noticias escalada Juegos Olímpicos Tokio 2020
Zona centro

Juan Alonso “Osman” encadena ‘Papá Oso’ 8B+/C

Redacción
COMPARTE EN:
Juan Alonso "Osman" escalando en Torrelodones
Juan Alonso "Osman" en 'Papá Oso' 8B+/C. Foto/ Louis Iruela

Juan Alonso “Osman” ha realizado un paso más en su progresión como especialista en bloque al encadenar Papá Oso, en Torrelodones (Madrid). El escalador de Cercedilla, de 30 años, se ha apuntado la cuarta ascensión de esta línea con primera de Beto Rocasolano en noviembre de 2017 y que posteriormente habían repetido Nacho Sánchez y Jorge Díaz-Rullo.

Rocasolano le dio una dificultad de 8C aunque Sánchez y Díaz-Rullo opinaron que se ajustaría más al 8B+/C. “Para mí es duro como 8B+ y estaría de acuerdo en la propuesta de 8C que hizo Beto”, comenta “Osman” respecto al grado de Papá Oso. Para él es el primer problema en esta dificultad, habiendo pasado antes por el 8B+ al tachar, por ejemplo, Charlotte, en La Pedriza.

“Escogí Papá Oso porque creo que se ajustaba a mi estilo y me sentía fuerte y motivado. Así que empecé a probarlo a ver si este año sonaba la campana. Había probado otras líneas de dificultad similar pero tenía que invertir más tiempo y dinero en lo que a gastos de refiere. Entre que lo tengo a 40 minutos de casa y que no podemos salir de la Comunidad de Madrid, Papá Oso era el objetivo perfecto”, reconoce el madrileño.

Juan Alonso “Osman”: “Entre que lo tengo a 40 minutos de casa y que no podemos salir de la Comunidad de Madrid, Papá Oso era el objetivo perfecto”

“Osman” ha invertido alrededor de 20 días en el proyecto este año más unos tantos más que le había dedicado en 2020: “El proceso ha sido frustrante porque el granito es malo y de deshace mucho. Mis 80 kilos tampoco ayudan, ¡jaja! Pero cada día que iba tenía más claro que este año podía hacerlo. Hay un paso en especial que me costaba mucho llegando desde abajo, aunque de forma aislada lo resolvía bien. Aunque el bloque es muy físico, he tenido que sacar todas mis cualidades técnicas y alguna nueva, como la de empotrar una rodilla muy rabiosa”.

Con Papá Oso resuelto, “Osman” dice que “ahora mismo no tengo claro en qué centrarme para lo que queda de temporada. Me gustaría probar la vía deportiva El Dorado, en La Pedriza; Soyuz, en Zarzalejo, aunque esta temporada ya lo descarto porque cuando lo pruebo se me resiente la rodilla; y si nos dejan salir de Madrid, en Tamajón llevo un tiempo detrás de un lance para el que estuve entrenando un poco durante la cuarentena”.

¿Dónde está el límite en el boulder?

Aprovechando la conversación con Juan Alonso, le acabamos preguntando sobre la evolución del grado en el boulder, en un año en el que parece que el 9A puede ser el protagonista en más de una ascensión. Simon Lorenzi lanzó la propuesta de noveno grado para Soudain Seul (The Big Island assis), en Fontainebleau (Francia), recientemente; y Daniel Woods lleva ya un tiempo peleándose con el inicio sentado de Sleepwalker V16 (8C+), en Red Rocks (Nevada, USA).

“Escaladores como Daniel Woods o Jimmy Webb son la élite del bloque y se encuentran a otro nivel. Con la motivación y constancia que tienen podrán hacer cosas increíbles. Y veremos donde llega la siguiente generación. Habrá un momento en el que superar un cierto límite será complicado por un tema puramente físico, de gravedad. A ver…”, opina “Osman”, quien al responder esta entrevista confiesa que aún tiene la adrenalina alta a causa del encadenamiento en Papá Oso.

Redacción
CAMP