Inicio Entrevistas Jorge Díaz-Rullo: «La obsesión es uno de mis puntos fuertes»

Jorge Díaz-Rullo: «La obsesión es uno de mis puntos fuertes»

Compartir
Jorge Díaz-Rullo en Ali Hulk Extension
Jorge Díaz-Rullo en 'Ali Hulk Extension', primera vía de 9a+ que encadenó el madrileño. Foto / Germán González

Jorge Díaz-Rullo ha hecho historia a sus 20 años con el encadenamiento de La Planta de Shiva 9b, en Villanueva del Rosario (Málaga). Su nombre ha aparecido en letras grandes entre los titulares de los medios de comunicación de escalada más importantes del mundo, dando al de Madrid el último empujón que le faltaba para ser reconocido como uno de los escaladores con más potencial del momento.

Flirteando con el 9b

El 9b era hasta ahora un grado con el que solo habían flirteado Bernabé Fernández, Edu Marín y Dani Andrada en España. Los tres cuentan con Chilam Balam en su libreta, una vía para la que en su día Bernabé propuso 9b+ aunque actualmente se ha consolidado en el 9a+/b.

Además, en la Cueva de Alí Babá, en Rodellar, Dani cuenta con Ali Hulk sit start extension y Delincuente Natural, ambas propuestas de 9b. Magnus Midtbø repitió la primera en 2010 y confirmó el grado de una vía a medio camino entre el boulder y la deportiva. Entonces se consideró el segundo 9b repetido del mundo después de Golpe de Estado, que Chris Sharma y posteriormente Adam Ondra habían encadenado en Siurana.

Jorge Díaz-Rullo en La Planta de Shiva 9b
Jorge Díaz-Rullo en unos de los intentos a ‘La Planta de Shiva’ 9b. Foto / Javipec

Sin repeticiones y seguramente superando el 9a+ con creces se encuentran Artaburu y Mejorando Imagen, las dos en Margalef. La primera la encadenó Iker Pou en diciembre de 2018. Él mismo la había equipado seis años antes, en 2012. Iker no se pronunció sobre el grado, pero las referencias a vías anteriores encadenadas por el vasco la sitúan alrededor del 9b (o más). Un caso similar es el de Mejorando Imagen, precisamente equipada por Iker. La vía tan solo cuenta con la ascensión de Ramon Julián, que propuso 9a, aunque se sospecha que podría alcanzar el 9b si se tiene en cuenta la opinión de otros escaladores que la han probado y que no han podido repetir (en las actuales guías de escalada de Margalef aparece reseñada como 9a+/b).

Con La Planta de Shiva no hay dudas. La ascensión de Jorge ha sido la quinta absoluta de un 9b que ya habían escalado antes Adam Ondra, Jakob Schubert, Angy Eiter y Jonathan Siegrist.

Entrevista con Jorge Díaz-Rullo

Hablamos con Jorge Díaz-Rullo para que nos explique sus impresiones tras entrar en el club del 9b… ¡y encadenar dos novenos en el día!

¿No te tocaba descansar después de encadenar La Planta de Shiva? Has encadenado dos novenos en el día ni 24 horas después del 9b, Mangarbo 9a/+ y Mandanga Total 9a.  

No sé qué me ha pasado estos días, ¡jaja! Los dos novenos quizás son algo fáciles para el grado, pero ahora estoy en un estado físico y mental en el que no debería opinar…

¿Por qué decidiste empezar a probar La Planta de Shiva?

Los amigos con los que vine a escalar a Villanueva del Rosario me motivaron mucho, hasta el punto de decirme que no me aseguraban en otra vía.

«He aprendido a llevar una estrategia lógica. Nunca había seguido ninguna y en este proyecto me di cuenta que era necesario»

¿Cuántos intentos has hecho hasta conseguir el punto rojo?

No los he contado, pero en la vía, a ojo, han sido sobre 15 días o más. Solía darle dos pegues por día. Dos meses y medio en total desde la primera vez que me subí por ella.

Jorge Díaz-Rullo en Villanueva del Rosario
Jorge Díaz-Rullo tacha dos novenos en el día 24 horas después de encadenar ‘La Planta de Shiva’ 9b. Le felicita Carlos Padilla chocando el puño. Foto / Carlos Padilla

¿Esperabas encadenarla tan rápido?

La verdad es que no, pero por suerte tengo un punto muy fuerte que es mi obsesión. Ya lo dice mi madre: «Cuando se le pone algo entre ceja y ceja…».

¿Has seguido alguna estrategia concreta para trabajar la vía?

La verdad es que he aprendido a llevar una estrategia lógica. Nunca había seguido ninguna y en este proyecto me di cuenta que era necesario. No era capaz de dar más de dos pegues de calidad al día y no funcionaba en la vía si llevaba dos días escalando. Eso me ha costado bastante mentalmente.

¿Has entrenado específicamente? ¿Y la dieta? 

Ahora que no dedico mucho tiempo a las competiciones suelo entrenar específico para cada proyecto. Me suele aconsejar un montón de cosas Andrea Cartas. También entrené por mi cuenta una parte mental que ha sido lo más duro para mí en este proyecto.

Respecto a la alimentación, ahora me echa una mano Luis Rodríguez, un gran amigo que además sabe un montón.

¿Habías tanteado algún otro 9b?

Probé un poco algún día en Rodellar la entrada sentado de Ali Hulk extension pero no llegó al punto de ser una de las vías que me obsesionase. En cambio, este año he acabado subiendo por La Planta de Shiva y parece que eso sí que ha sido una obsesión.

Primer español en encadenar un 9b consolidado si no contamos la vía híbrida de Dani Andrada en Rodellar. ¿Qué te perece ese dato?

Estoy seguro que en España hay escaladores muy fuertes a nivel mundial. Creo que podría poner muchos ejemplos. Muchas propuestas no han sido repetidas y hay otras encadenadas y tampoco repetidas por debajo del 9b que a saber…

Jorge Díaz-Rullo en Soyuz 8C
Jorge Díaz-Rullo en la versión de 8C de ‘Soyuz’. Foto / Germán González

A pesar de haber encadenado 8C en bloque, varías líneas de 9a+ y ahora 9b, tienes pocos patrocinios. ¿Qué hay que hacer para que las marcas tengan más en cuenta a los escaladores en España?

No lo sé, la verdad. Igual hay que encadenar el primer 9c+ para eso.

¿Algún proyecto en mente a corto o largo plazo ahora?

De momento a disfrutar de las vacaciones. Estaré de un lado a otro sin parar, conociendo un montón de nuevos sitios. Seguramente me obsesionaré con alguna que otra vía, ¡jeje!