La Pedriza

El respeto a la roca y a su naturaleza (parte 2 y final)

Ivan Torres
COMPARTE EN:
Juan Alonso "Osman" haciendo boulder en La Pedriza
Juan Alonso "Osman" en 'Charlotte'. Foto / @louisiruela_climbing

Malinterpretar tr. 1. Interpretar algo o a alguien de forma incorrecta. Así define el diccionario la palabra “malinterpretar” y eso es lo que ha sucedido con el artículo de opinión El respeto a la roca y a su naturaleza.

Cuando desde este medio digital especializado en escalada publicamos un artículo de opinión somos conscientes que pueden generarse múltiples lecturas e interpretaciones del mismo. También que posiblemente surgirá un debate. A veces no recibimos un feedback, pero en esta ocasión ha sido todo lo contrario.

A raíz del encadenamiento por parte de Juan Alonso “Osman” de Charlotte, en La Pedriza, llegó hasta nosotros un dato que después de darle muchas vueltas decidimos compartir. Una presa clave por donde pasa el problema se rompió, supuestamente de forma deliberada, en 2019. La casualidad quiso que conociéramos el hecho coincidiendo con la repetición de Alonso, pero en ningún caso la intención era poner en duda su ascensión, ni el esfuerzo, ni el mérito por encadenar ese bloque.

Sí que es cierto que si una presa ha cambiado tanto en Charlotte como en otras líneas que pasan por el mismo agarre, los problemas no se resolverán con el mismo método que hicieron los primeros ascensionistas, escaladores como los hermanos Olcina o Beto Rocasolano, que en 2012 propuso una ajustadísima dificultad de 8B+ para Charlotte después de haber invertido más de 30 sesiones en el sector El Rodaje probando el bloque.

Años más tarde Rocasolano piensa que podría haber propuesto 8C para Charlotte: “En aquel momento no tenía ninguna referencia sobre líneas de 8C. No había viajado a otros lugares para probar esta dificultad y no me quise mojar proponiendo ese grado para Charlotte. A medida que pasaron los años, encadené problemas de 8C, en España y en el extranjero, y empecé a pensar que Charlotte podría ser 8C”. Con la rotura de la presa clave la duda sobre si podría alcanzar el 8C se ha disipado.

El tiempo pasa y la escalada ha evolucionado. Más escaladores, más encadenamientos, más ascensiones duras. Algunas propuestas de dificultad se han mantenido, otras han subido, otras han bajado. Los dichosos grados, números y letras que tan solo deberían servir de referencia y que se originan a partir de una apreciación personal y subjetiva.

Desde este medio no somos jueces para decidir sobre un grado o una ascensión. De hecho, confiamos en las palabras de los ascensionistas cuando nos dan una noticia y buscamos la objetividad a la hora de expresarlo en palabras y darle una difusión.

¿Pueden haber malinterpretaciones? Evidentemente, sí. Y es lo que sucedió respecto al encadenamiento de Juan Alonso “Osman” en Charlotte, así que hemos decidido darle voz y que sea él quien exprese su opinión libremente desde aquí.

Presa picada en 'Charlotte'
Detalle de la presa rota en el paso de ‘Charlotte’ y otras líneas.

Juan Alonso “Osman” habla sobre Charlotte

Compartimos la opinión de Juan Alonso “Osman” tras la publicación del artículo de opinión y su encadenamiento en Charlotte:

“Creo que está muy bien que se denuncien casos de picados y demás. Es algo que está fuera de lugar y que nunca debería de suceder. La cuestión es que en el marco del artículo que se publicó se hacía referencia al canto de un bloque que justo había realizado, Charlotte. Pienso que me perjudicaba porque daba a entender que tal bloque se está realizando ahora porque hay un canto roto e incluso a mi entender daba a pie a pensar que fue picado o roto recientemente, cuando no es así. Quien lleva tiempo subiendo al sector El Rodaje, en la Pedriza, sabe de sobra que ese canto lleva así mucho tiempo. Creo que también daba a entender que llevaba mucho tiempo sin repetirse porque antes era más duro que ahora con el canto roto. Antes apenas subía gente porque no es un bloque cercano y todas sus líneas son exigentes, pero ahora con la pandemia y sin poder apenas salir de Madrid, ha tenido una afluencia máxima, lo que comporta repeticiones de muchas de sus líneas.

Las fotos que aparecen en el artículo, la verdad, a mí me dan qué pensar… No sé quién realizó las fotos, pero creo que si alguien picase o tallase tal canto no dejaría los restos allí, y sinceramente, yo no sé diferenciar si ese canto ha sufrido una rotura fortuita o se debe a un acto vandálico.

Ya hubo una denuncia hace tiempo en un bloque en el País Vasco y me parece bien  ya que habían pruebas y fue a su debido tiempo.

Empecé a probar Charlotte, en parte, por Jorge Díaz-Rullo, con quien coincidí allí una tarde y me motivó para proyectar con tiempo mientras terminaba las cositas pendientes que tenía por allí. Lo empecé a probar a principios de octubre de esta temporada y poco a poco iban saliendo los pasos. Con la llegada del frío salió antes de lo esperado, aunque me costó mucho porque subí muchos días con malas condiciones y con el desgaste de trabajar. Pero ya se sabe, sarna con gusto…

Respecto a la dificultad, creo que está bien así. El canto “roto” creo que no cambia nada porque tampoco está ahí el paso duro. ¿Que estuviese un poco más apretado antes? ¡Seguro!, pero no creo que cambie respecto al grado. Bien, el resto de repetidores tendrán que opinar”.

Tres ascensiones en Charlotte

Beto Rocasolano se apuntó la primera ascensión de Charlotte en marzo de 2012. Propuso una dificultad de 8B+, pero dudó sobre si realmente se podría tratar de un 8C. Hasta entonces Beto solo contaba con otro problema de dificultad similar, Papá Oso, en Torrelodones, que actualmente se considera 8B+/C y que han repetido Nacho Sánchez y Jorge Díaz-Rullo. De hecho, esa es la dificultad que se ha consolidado después de que Beto repitiera el problema en noviembre de 2017 con una salida por arriba.

Beto Rocasolano en Papá Oso
Beto Rocasolano en ‘Papá Oso’. Foto / Sara Richart

A día de hoy el 8B+ en el boulder es un grado consolidado alrededor del mundo, aunque todavía no son muchos los que son capaces de encadenar tal dificultad. Si ahora todavía son pocos los que alcanzan el 8B+, hace una década eran menos. Como en cualquier otra disciplina deportiva, los pioneros muchas veces son cuestionados y criticados, pero alguien tiene que ser el primero en empujar los límites y tener una visión futurista.

La actual escena española del boulder cuenta con una serie de primeras figuras de clase mundial, capaces de encadenar líneas de hasta 8C e incluso con alguna propuesta de 8C+. Uno de ellos, Jorge Díaz-Rullo, fue precisamente quien se apuntó la primera repetición de Charlotte en marzo de este año.

Jorge también ha decidido darnos su opinión sobre la polémica generada y sobre cómo ve el mundo de la escalada en la actualidad: “Últimamente, y cada vez más, hay más polémica en la escalada. A veces es bueno, significa que el deporte está creciendo. Cada vez hay más gente en el alto nivel y es normal que haya diversidad de opiniones, pero la gran mayoría de las veces aporta negatividad a la escalada y a los deportistas. Creo que últimamente muchos escaladores están más pendientes por las acciones de otros que por las suyas propias. Polémicas con grados, rodillas, etc… En mi opinión, todos deberíamos apoyarnos y estar unidos, alegrarnos por los demás y no lanzar malos comentarios. En este caso yo no me había enterado de nada hasta leer la noticia. Muchas veces se han arreglado cosas cuando se han roto, sobre todo si es un bloque o vía que merece la pena y sin ese agarre clave no se puede hacer. En Charlotte está tan bien hecho que yo ni me había enterado. Respecto a la dificultad, obviamente puede cambiar, aunque sea lo más mínimo, para arriba o para abajo, pero esto es otro tema y cada uno tiene derecho a opinar lo que crea. A mí me da igual. Juan ha hecho el blocazo y se merece una enhorabuena”.

La segunda repetición de Charlotte ha llegado de la mano de Juan Alonso “Osman”, como ya hemos explicado, y esperamos que sean más en el futuro.

Disfrutad de la escalada y sobre todo, respetad la roca y el entorno natural.

Ivan Torres
Periodista y especialista en marketing digital y comunicación. Director de la revista digital de escalada WOGÜ. Escalador a tiempo parcial.