Inicio Actualidad Jorge Díaz-Rullo escala ‘Kundalini’ 8c en solo integral

Jorge Díaz-Rullo escala ‘Kundalini’ 8c en solo integral

Jorge Díaz-Rullo en Kundalini 8c
Jorge Díaz-Rullo bajando de 'Kundalini' después de su rotpunkt en 2015. Foto / @octavioclimb

Jorge Díaz-Rullo sigue proponiéndose retos que le mantengan motivado. El último ha sido la escalada en solo integral de Kundalini 8c, en El Vellón (Madrid). Esta vía supuso para Díaz-Rullo su tercer 8c en diciembre de 2015 después de trabajarla durante seis días. En esta ocasión la ha encadenado sin cuerda después de realizar dos pegues para coger confianza, al que habría que sumar uno sin cuerda en el que ha destrepado poco antes del encadenamiento final. Solo ha utilizado unas colchonetas para proteger una eventual caída.

Kundalini se encuentra en el sector Los Alcores y es una de las vías más duras del Vellón. Una línea de 15 metros, corta y explosiva. «Los más duro es hasta los 9 metros. Algunos la pueden considerar una vía, otros un boulder alto. Para mí es una vía porque estoy acostumbrado a escalar líneas así de cortas, pero sé que para muchos simplemente es un bloque alto», comenta Jorge.

«Es algo que se me da bien. Me concentro en ir a muerte y solo pienso en escalar»

Lo más duro de Kundalini se encuentra relativamente cerca del suelo. Así ve la vía el madrileño: «Tiene un paso duro en el sexto metro, pero lo difícil realmente es la resistencia corta. Encadenando puedes caer en los siguientes metros, pero sin cuerda no te lo puedes permitir.»

Sobre el motivo por el que Jorge escogió esta vía para escalarla en solo integral explica: «Me motivaba porque el año pasado hice sin cuerda su variante de 8a. Era la única vía que tenía sin cuerda hasta ahora. Entonces pensé que algún día me gustaría hacer la línea de 8c en el mismo estilo, pero hasta ahora no me he visto preparado. También me motiva porque pienso que en otros sitios como en Bishop esto lo verían como un bloque alto y no le pondrían ni chapas».

Después de cerrar un 2019 en el que Jorge Díaz-Rullo sumó sus primeras vías de 9b con La Planta de Shiva, en Villanueva del Rosario, y Ali Hulk Extension Total sit start y Patanics, en Rodellar, el de Madrid está centrado ahora en conseguir encadenar un vía de 8c a vista. A pesar de ello no descarta probar algo más sin la cuerda: «Seguro que hago algo más, pero cuando me motive y me apetezca. Sobre todo con vías cortas que pienso que son bloques altos. Es algo que se me da bien. Me concentro en ir a muerte y solo pienso en escalar».

View this post on Instagram

⚠️ ¡8c SOLO! ⚠️ Today I decided to go and try "Kundalini" (8c) without a rope. I did this route 4 years ago and was so hard… ✔️ I was certain, this route is easy for the grade and it suits me well. It is around 15 meters long with all the difficult part being an 8A+ boulder problem 🔥 This motivated me because I think there are boulders in Bishop and other crags that look like this route… 🙌 Even so, I was scared and had to fight in the last hard meters because you can't fall there 😱😰 Thanks to my friend for the confidence and for the spirits, not everyone can handle that!! 😊❤️ 🔜 whole video soon 🎥 _____________________________________________ @e9clothing_official #E9planet #E9climbing #E9clothing #E9team #fromanotherplanet 👕👖 . @indoorwall_leganes #Venaescalar 🧗 . @scarpaspa #scarpaclimbing #InsticSR 👢 . @mushroompads #MG #Craspads #kneepads 🍄 . @climbskinspain #whyclimbskin👐🏼💫

A post shared by Jorge Díaz-Rullo 😃 (@jorgeclimb) on

Vías deportivas duras en solo integral

Dejando de lado las escaladas extremas en grandes paredes con poco más que unos pies de gato y un puñado de magnesio de especialistas como Alex Honnold, Peter Croft o los desaparecidos Dean Potter y John Bachar, en la memoria de todos se encuentran las ascensiones en solo integral de vías deportivas de escaladores como Beat Kammerlander en Mordillo 8a+, en Voralpsee (Suiza), en 1999, o Alex Huber (también especialista en solos integrales en big wall) en Kommunist 8b+, en Schleier (Austria), en 2004.

Al otro lado del charco, en Estados Unidos, los encadenamientos más duros en solo de líneas de deportiva corresponden a The Fly, en Rumney Rocks (Estados Unidos). Se trata de una vía de dos chapas que no llega a los 8 metros. Un problema de boulder para unos, una vía para otros. Su grado, 9a en deportiva o V14 (8B+) en boulder. Jason Kehl la escaló por primera vez como un problema de boulder y sin cuerda en noviembre de 2003 y Kevin Jorgeson lo repitió en el mismo estilo en abril de 2008.

En España, el mismo año que Kammerlander escalaba Mordillo sin cuerda Carlos Suárez hacia lo propio con Desmond Tutú 7c+, en Patones (Madrid). Cinco años antes, en 1994, un joven Dani Andrada, con 19 años, escalaba Goliath 8a+, en Cuenca, en solo integral, y después repetía con Virgin 8a/+, en Mallorca. Andrada también hizo de las suyas descalzo y sin atarse, escalando vías como Maciste 8a, en Cuenca, o Posible Misión 8a, «un boulder alto» reconoce Dani, en Patones.

También en la Península Dave MacLeod  fue noticia en marzo de 2008 cuando encadenó Darwin Dixit, en Margalef, en solo. En aquel momento la vía se consideraba 8c y se anunció como el solo integral más duro de la historia, pero la vía se acabó consolidando en el 8b+, e incluso algunos escaladores como Chris Sharma opinaron que podría ser 8b. Además de la dificultad, también se cuestionó la exposición de la vía, ya que lo más duro se realiza en los primeros movimientos, a escasos metros del suelo.