Adam Ondra encadenando ‘Bohemian Rhapsody’ 9a+

Adam Ondra volvió al noveno grado a principios de mayo, unos días después de que el confinamiento se levantara en la República Checa. Ante la imposibilidad de poder viajar más allá de las fronteras de su país, el checo empezó a visitar zonas cercanas a su casa, como Moravský kras, donde realizó la primera repetición de Iceberg 8C. Unos días después viajaba a Roviště, donde realizó se hizo con la primera ascensión de Bohemian Rhapsody 9a+.

«Bohemian Rhapsody es una conexión total. Una línea diagonal que cruza por la mitad del muro. Quizás no tiene sentido como vía lógica pero la escalada en fantástica. Ante la prohibición de no poder viajar no tengo muchas más opción que realizar este tipo de conexiones. Y para mí tiene sentido. En especial esta vía de gran resistencia», explica Ondra en el vídeo que recoge el rotpunkt y que compartimos.