noticias escalada Juegos Olímpicos Tokio 2020
Actualidad

Romain Schieber, primer 9a con ‘L’Ordre dels Factors + El Súper Món’

Redacción
COMPARTE EN:
Romain Schieber escalando en Sant Miquel del Fai
Romain Schieber se anota su primer 9a en la escuela catalana de Sant Miquel del Fai. Foto / Col. Romain Schieber

Romain Schieber se ha apuntado el primer 9a de su libreta con la vía L’Ordre dels Factors + El Súper Món, en La Bauma de Sant Miquel del Fai (Catalunya). Schieber es originario de Burdeos, “una de las zonas más llanas del mundo, así que en cuanto pude huí de allí para poder escalar más en roca” dice.

El francés de 34 años llegó a Barcelona hace siete años y actualmente compagina la escalada con su trabajo de profesor de secundaria y los entrenamientos personales para escaladores.

“La línea tiene tres partes diferentes: una travesía de unos 20 pasos que es 8B de travesía, llamada L’Ordre dels Factors; un 8b/+ de 40 pasos, El Món; y una extensión que será como 8a+ de unos 85 pasos. El 8b/+ con la extensión es 8c/+ y se llama El Súper Món“, explica Romain sobre la combinación de la que resulta el 9a.

Su rotpunkt en esta vía ha supuesto la quinta ascensión absoluta de la línea. La primera corrió a cargo de Diego Marsella en septiembre de 2012, después de la repitieron Ramon Julián y Dani Andrada, y más recientemente José Enrique Agustí.

Tres semanas antes de este noveno, el francés ya había encadenado la versión sin la extensión final, L’Ordre dels Factors + El Món, considerada 9a también, aunque para Romain Schieber el 9a “de verdad” ha llegado ahora.

https://www.instagram.com/p/B2JakvVoS42/

Romain Schieber, persiguiendo el 9a

El camino hasta llegar al 9a no ha sido nada fácil para Romain Schieber. Para los más curiosos, el mismo Romain nos explica su largo y sacrificado proceso hasta entrar en la novena dimensión.

“La verdad es que no elegí esta escuela para hacer 9a. Hace tres años tenía que escribir mi tesis de doctorado pero ya se me había acabado mi beca de investigación, así que decidí tomarme ese año más tranquilo y probar un 9a en paralelo a la tesis . Busqué el que mejor se adecuaba a mis cualidades de entonces: Los Inconformistas, en Rodellar. La elegí por ser una escalada de techo y muy a bloque. Básicamente es un bloque de 10 pasos, un reposo en techo, y otro bloque de 10 pasos más. Mi estrategia fue probar los pasos, identificar lo que me faltaba, entrenar seis meses específicamente para esta vía (mucha tensión corporal, fuerza de dedos, bloqueo…) y después ir dos días a la semana durante la temporada seca (de marzo a noviembre). Llegué rápidamente a los tres últimos pasos, pero durante cinco meses me caía allí. ¡Unas 60 veces en esos tres malditos pasos! Además, los dos últimos meses tuve pocos días libres y tenía que hacer 3 horas de coche para ir, dar como mucho dos pegues y de nuevo 3 horas de coche. Fue una guerra mental muy intensa y acabe perdiéndola.

“Me ha costado mucho llegar hasta aquí. 25 años escalando y 20 años entrenando fuerte”

En noviembre 2017 presenté el doctorado y después me fui seis meses de viaje con novia sin escalar. Volví con el cuerpo y la mente regenerada y empecé de nuevo a escalar solo para disfrutar y salir a la montaña. Pero rápidamente volvió el gusanillo de apretar fuerte. Tenía claro que no quería un proyecto tan lejos y tan duro, así que elegí Sant Miquel del Fai. Está a unos 40 minutos de Barcelona y hay muchas vías de pila entre 8b y 9a. Este invierno entrené la resistencia de entre 30 y 80 pasos y a partir de mayo empecé a ir a la cueva dos veces por semana. Poco a poco cogí la pila especifica de allí, muy física y de muchos pasos con reposos de rodillas.

Me ha costado mucho llegar hasta aquí. 25 años escalando, 20 años entrenando fuerte, cinco años probando varios 9a, un año entrenando solo para Los Inconformistas, un “fracaso” en esta vía y un año más haciendo pila, pila y más pila para poder escalar los 140 pasos de este monstruo”.

Redacción
CAMP