Matilda Söderlund: «Me motiva explorar mis límites en la escalada»

Compartir

Matilda Söderlund se convirtió el pasado 17 de octubre en la primera escaladora nórdica que encadenaba una 9a con The Elder Statesman, en Frankenjura. Lo hacía un día después de tachar The Last Rites, el tercer 8c+ de su libreta.

La escaladora sueca vivió un periodo lleno de éxitos en la escalada, en 2012 y 2013, cuando también en Frankenjura encadenó su primer 8c, Odd Fellows, y escaló al flash Friends Like You. Además, en Siurana volvió a tachar al flash una clásica de la escuela catalana, Kale Borroka 8b+, y se apuntó su primer 8c+, Pati Noso.

Una lesión de dedo y los estudios universitarios la apartaron unos años de la división de honor de la escalada, pero a finales de 2018 volvía con fuerza, tachando de nuevo un 8c+ en Red River Gorge (Kentucky, USA).

Ahora, a los 27 años, ha hecho realidad uno de sus sueños como escaladora: entrar en la novena dimensión. Conocemos sus impresiones después de este gran hito personal para Matilda Söderlund.

El estilo de la escuela alemana se me da bien, sobre todo las vías más verticales que implican fuerza de dedos»

The Elder Statesman es una entrada directa a The Last Rites 8c+, que habías encadenado el día anterior. ¿El 9a era el principal objetivo o simplemente decidiste probarla después de encadenar el 8c+?

The Elder Statesman siempre fue el objetivo principal, aunque decidí empezar por el 8c+. Las dos vías son comunes a partir de la tercera chapa. Con esta estrategia pretendía conocer la mayoría de movimientos de la vía y ganar toda la fuerza y resistencia necesaria. Inmediatamente después de encadenar el 8c+ empecé a trabajar el problema de boulder del 9a. Fui capaz de encadenar muy rápido, algo que no esperaba, ¡qué loco!

Matilda Söderlund escalando Pure Imagination
Matilda Söderlund en ‘Pure Imagination’ 8c+. Foto / Andy Wickstrom

Durante los últimos meses has viajado a Frankenjura que asiduidad. ¿Qué tiene esa zona de especial para ti? 

Me gustan muchas cosas de este lugar. La historia, el reto que supone el particular estilo de escalada y mucha gente que quiero está en Frankenjura. También guardo muy buenos recuerdos porqué aquí encadené mi primer 8c, Odd Fellows, y un 8b+ al flash, Friends Like You. Supongo que el estilo de la escuela alemana se me da bien, sobre todo las vías más verticales que implican fuerza de dedos.

Después de dos años rindiendo al máximo, entre 2013 y 2018 casi desapareciste del mundo de la escalada. Entonces, a finales de 2018 volviste por la puerta grande, con otro 8c+, Pure Imagination. ¿Ha sido difícil recuperar tu mejor estado físico? 

Decidí centrarme en mis estudios universitarios. Pensé que sería difícil combinar un alto nivel en la escalada con todo el trabajo de la universidad. Cuando me licencié en 2017 estaba decidida a construir toda mi vida alrededor de la escalada y de forma pausada pero segura todo se ha ido poniendo en su sitio. He madurado y siento más pasión y motivación por la escalada que la época previa a la universidad. Soy una persona y una escaladora diferente. Han sido muchas horas dedicadas al entrenamiento y la preparación. Escalar 9a siempre había sido un sueño para mí desde que empecé en este deporte y alcanzar este sueño todavía parece algo surrealista.

Matilda Söderlund escalando en Frankenjura
Matilda Söderlund se apunta su primera vía de 9a con ‘The Elder Statesman’. Foto / Sammy Dahlman

¿Qué tipo de entrenamiento has seguido para llegar hasta el 9a?

Hace un año y medio me centré mucho en la potencia, especialmente durante el pasado invierno y la primavera. He ido teniendo resultados positivos gracias a los entrenamientos y eso es realmente motivante. Aún siento que tengo mucho margen de mejora respecto a la fuerza y la potencia, así que voy a seguir entrenando en esa dirección para ver hasta donde puedo llegar. También he pasado mucho tiempo escalando cerca de mi casa, en Estocolmo, vías duras sobre granito y lo he combinado con el gimnasio. Todo esto me ha ayudado a mantener la motivación alta.

«Me motiva explorar mis límites en la escalada. No sé si se encontrarán en el 9a o más allá»

¿El 9a era tu objetivo final?

Me motiva explorar mis límites en la escalada. No sé si se encontrarán en el 9a o más allá. He probado otras vías duras en Frankenjura y aún tengo una larga lista de proyectos.

Te dedicas a la escalada a tiempo completo. ¿Cómo es el trabajo de una escaladora profesional?

Me siento muy agradecida por poderme dedicar a la escalada de forma profesional. El entrenamiento y la escalada en roca son mis dos principales ocupaciones. Me gusta pensar que puedo utilizar la escalada como una herramienta para llegar a la gente e inspirarles. Trabajo conjuntamente con mis patrocinadores para planificar y realizar mis proyectos en roca, eventos, sesiones de fotografía, talleres, etc. Ser escaladora profesional contiene un gran factor emprendedor, algo que disfruto mucho.