noticias escalada Juegos Olímpicos Tokio 2020
Actualidad

Cédric Lachat, segunda ascensión en libre de ‘Fly’ (550m 8c)

Redacción
COMPARTE EN:
Cédric Lachat en la hamaca con Tobias Suter
Cédric Lachat y Tobias Suter han resistido 3 horas al sol esperando la entrada de la sombra en la pared para poder escalar 'Fly'. Foto / Cédric Lachat

Cédric Lachat ha firmado la primera repetición en libre de Fly (550m 8c), en el Staldenfluh (Valle de Lauterbrunnen, Suiza). Es la segunda ascensión de un objetivo total de cinco, que conforman el proyecto Swissway to Heaven, con el que el suizo pretende escalar cinco vías de pared míticas de Suiza. La primera de las vías la completó a principios de julio, cuando encadenó Yeah Man (330m 8b+).

Lachat ha formado cordada con Tobias Suter. El equipo ha completado la escalada en el día, un objetivo algo incierto en los primeros compases de la ascensión, ya que se han enfrentado a unas altas temperaturas en la pared y han tenido que esperar hasta tres horas en la hamaca para que entrara la ansiada sombra.

Suter ha encadenado todos los largos en libre hasta el L14, cuando sus brazos han dicho basta. A partir de ahí ha acompañado a Lachat en su objetivo para liberar todos y cada uno de los 20 largos, con dificultades de hasta 8c.

“Duda, esperanza, alegría, miedo, estrés, sufrimiento, cuestionamientos, envidia, tomas de decisión, trabajo en equipo, atención, limitaciones, chistes, orgullo. Son todas las emociones que hemos sentido durante un largo día en Fly. Estamos orgullosos como nunca por haber conseguido este encadenamiento en el día, algo que parecía imposible en un primer momento”, ha comentado Cédric Lachat en su cuenta de Instagram.

Fly, un hueso duro de roer

El compatriota de Cédric Lachat, Roger Schaeli, invirtió hasta tres años para abrir Fly. Se trata de una imponente vía de 550 metros en el Staldenfluh (1.665 metros), dividida en 20 largos, más de la mitad por encima del 7b y que alcanza las máximas dificultades en la parte final: L17 8b, L19 8c y L20 8b+.

Entre 2004 y 2008 Schaeli contó con la ayuda de escaladores como Michel Pitelka, Markus Iff, Bernd Rathmayr, Max Grossman y Stefan Eder para abrir la vía. Una vez definida la ruta faltaba cerrar el proyecto con la liberación, algo que el suizo intentó durante cinco años y que siempre se le resistió.

A principios de junio de 2014, Roger Schaeli formó un fuerte equipo junto a David Hefti y Alex Megos. El objetivo era claro, liberar por fin Fly. El ataque empezó el 4 de junio, y después de 4 días en la pared, el día 8 Megos conseguía escalar por primera vez la vía en libre.

Redacción
CAMP