Inicio Actualidad Beto Rocasolano repite ‘Bhai Bon’ 8B+ y ‘Hurrikuto’ 8B en el día

Beto Rocasolano repite ‘Bhai Bon’ 8B+ y ‘Hurrikuto’ 8B en el día

Beto Rocasolano en Bhai Bon 8B+
Beto Rocasolano se ha motivado con algunas de las líneas de boulder más duras de Siurana. Foto / Esteban Lahoz

Beto Rocasolano ha conseguido un duro doblete encadenando el mismo día los problemas de boulder Bhai Bon 8B+ y Hurrikuto 8B, en Siurana. Las dos líneas se encuentran en el sector Flojo, justo encima del popular sector de deportiva L’Olla.

Bhai Bon es uno de los problemas más emblemáticos de Siurana. Dave Graham lo estableció en 2004 y tuvieron que pasar catorce años hasta que llegó la primera repetición de la mano de Daniel Woods, en marzo de 2018. La línea resulta de unir lo más duro de Hurrikuto y la salida de Columnita 7C+.

Beto Rocasolano encadenando Bhai Bon 8B+
Beto Rocasolano en el clásico ‘Bhai Bon’ 8B+. Foto / Esteban Lahoz

Días después de que lo repitiera Woods también lo encadenó Giuliano Cameroni y ya en enero de 2019 lo tacharon Gabriele Moroni y Stefano Scarperi. De repente, Bhai Bon se puso de moda. Quizás ahora pasa lo mismo con Hurrikuto gracias a la segunda ascensión de Rocasolano. La primera también lleva el nombre de Dave Graham.

Además de estos dos encadenamientos, Beto estableció ya hace unas semanas dos nuevos bloques que son variantes de Bhain Bon: Bhai Jhi 8B/+ y Bhai Po 8B+. Y aún queda trabajo por hacer en esta franja de caliza… el problema más duro en el sector Flojo se llama Bhai Cacata 8B+/C? y espera al primer ascensionista.

El escalador madrileño, que actualmente vive en Cornudella de Montsant, ha combinado el boulder con la cuerda durante los últimos meses. Sin ir más lejos, a finales de febrero encadenó Jungle Speed 9a y realizó la primera ascensión de Jungle Night 9a, ambas en el sector La Capella, un lugar donde está centrado en la vía de nombre homónimo, compartiendo intentos y motivación con Dave Graham.

Reseña boulder sector Flojo Siurana
Croquis de ‘Bhai Bon’ y variantes dibujado por Beto Rocasolano.