Inicio Reportajes Tres años sin Dean Potter, el líder de los Stone Monkeys

Tres años sin Dean Potter, el líder de los Stone Monkeys

Compartir
Dean Potter en Yosemite
Dean Potter en Yosemite, en un retrato de 2011 Foto / Col. Dean Potter

“Mi primer FreeBASE solo. Innové en esta nueva forma de escalar en 2008, en la cara norte del Eiger, en Suiza. Este concepto de transformar morir en volar es una metáfora de mi principio vital básico… Muy a menudo, hay una forma para convertir las peores cosas que nos suceden en las mejores, las que se erigen en nuestros puntos fuertes”, escribía Dean Potter un día antes de morir, en su cuenta de Instagram.

Dean Potter nos dejó hace tres años, el 16 de mayo de 2015, al sufrir un accidente junto a su amigo Graham Hunt, que también falleció, cuando volaban con su traje de alas después de un salto nocturno desde Taft Point, en el Valle de Yosemite. Tenía 43 años.

Potter huía de los convencionalismos, le gustaba vivir al margen de la sociedad. El Valle de Yosemite era su casa. Allí se convirtió en líder de los Stone Monkeys, una generación de escaladores que tomó el relevo de los Stonemasters en el valle. Caminaron junto a Potter Leo Houlding, Nick Martino, Micah Dash, Renan Ozturk o Timmy O’Neill, por citar algunos. Con la muerte de Dean Potter también finalizó la era de los “monos de la roca”.

Una vida al límite

Dean Potter llegó a Yosemite a finales de los años 90. Allí se convirtió en un vagabundo, un dirtbag que trataba de pasar el máximo tiempo dentro del valle, concretamente en el Campo 4, huyendo de los guardas del parque. No jugaba al gato y al ratón solo por seguir viviendo allí, sino también por hacer salto BASE, una actividad prohibida en los parques nacionales norteamericanos.

“Todo lo que hago es para conseguir ser más libre”

Pronto se hizo popular en Yosemite por sus escaladas en solo integral, las ascensiones rápidas, los highballs, el ya citado salto BASE, la invención del FreeBASE o el highline (una slackline sobre centenares de metros de vacío). Es difícil resumirlo todo en unas pocas líneas…

Dean Potter en la vía 'Easy Rider'
Dean Potter en solo integral en ‘Easy Rider’ (5.11d), una vía que abrió él mismo en El Capitan, combinando ‘Lurking Fear’ y ‘Freerider’ Foto / Adidas Outdoor

Entre sus ascensiones rápidas destaca la conexión que realizó escalando en solitario de la Nose, en El Capitan, con la ‘Regular Northwest Face’ del Half Dome, en 1999. Durante un tiempo también ostentó junto a Sean Leary, el récord de velocidad en la Nose: 2 horas, 36 minutos y 45 segundos.

Lejos de Yosemite también dejó su huella en la Patagonia. Allí escaló por primera vez en solitario ‘Supercanaleta’ al Fitz Roy, en 2002, donde también abrió una vía. En el mismo viaje escaló el Cerro Torre. Cuatro años más tarde regresó al Cerro Torre para saltar desde su cima, pero acabo renunciando. Demasiado peligroso.

—   

“No quiero morir, pero estoy dispuesto a darlo todo ahí fuera para expresar la belleza de mi vida”

Potter también era un apasionado del highline. Es imprescindible recordar su hazaña en la Lost Arrow Spire, en Yosemite, que cruzó a más de 900 metros del suelo, sin ningún tipo de seguridad adicional. Se puede ver en el documental Valley Uprising.

Dean Potter practicando highline
Dean Potter practicando highline en Yosemite Foto / Col. Dean Potter

Dean Potter no pasará a la historia por haber escalado las vías más difíciles, sino por su autenticidad y fuerte personalidad, que le llevaron a empujar sus límites hasta el infinito, siempre libre. El 16 de mayo de 2015 voló alto por última vez.