Actualidad

Seb Bouin y Lucien Martinez repiten ‘Akira’ y se queda en 9a

Redacción
COMPARTE EN:
Seb Bouin en Akira
Seb Bouin en 'Akira', que rebaja al 9a. Foto / Julien Nadiras

¡Akira finalmente repetida 25 años después! Lucien Martinez, primero, y Seb Bouin, inmediatamente después, han cerrado un círculo que abrió Fred Rouhling en junio de 1995 al encadenar Akira en la cueva de Vilhonneur (Francia) y proponer el primer 9b de la historia de la escalada deportiva.

Martinez y Bouin han rebajado la propuesta de Rouhling y han desvelado uno de los grandes misterios en la corta historia de este deporte. Después de encadenar la vía han opinado que la dificultad se quedaría en el 9a.

Seb Bouin: “Pensamos que es más fácil que la propuesta que hizo Rouhling y tenemos la impresión de que se trata de un 9a. Es difícil opinar sobre la dificultad de una vía tan histórica, pero tenemos que ser sinceros”

Así lo ha comentado Seb al dar la noticia en su perfil de Instagram: “Esta vía fue la primera propuesta de 9b en el mundo. Entonces no existía ni el 9a+. Fue un gran paso para la comunidad. Akira es un gran techo. No utilizas la cuerda en casi toda la vía y solo los crash pads se pueden ayudar si caes […] Sobre el grado, Martinez y yo pensamos que es más fácil que la propuesta que hizo Rouhling y tenemos la impresión de que se trata de un 9a. Es difícil opinar sobre la dificultad de una vía tan histórica, pero tenemos que ser sinceros. En cualquier caso la vía es dura y algo casi increíble para los años 90″.

Seb Bouin ha encadenado Akira en el marco de su proyecto Vintage Rock Tour, en el que está recorriendo Francia para repetir las vías que han marcado la historia de la escalada deportiva en el país galo. El proyecto empezó con Agincourt 8c, y Akira ha sido de momento la última parada. Lucien Martinez, que está acompañando a Seb en esta parte del viaje, no ha dejado pasar la oportunidad de motivarse con su compañero y así ha llegado el doblete.

Desmontando Akira

Cuando Fred Rouhling lanzó la primera propuesta de 9b del mundo tras el encadenamiento de Akira en 1995 causó un revuelo nunca antes visto en el ámbito de la escalada deportiva. Entonces todavía no existían Internet ni las redes sociales tal y como hoy en día las conocemos, pero voces autorizadas de la época pusieron en duda su dificultad.

Ben Moon comentó entonces: “El 9b es una estupidez… Es de tontos pensar que estás tres grados por delante de los otros. No se anuncia así como así que tu vía es 9b sin haber pedido opinión a alguien… Fijo que si mañana anuncio que he hecho un 9c sacando fotos, no importa dónde, el mes que viene estoy en la portada de muchas revistas si las fotos son buenas… Es importante ver a la gente escalar y también no estar solo ensayando una vía” (fragmento extraído del libro El 9º grado. 150 años de escalada libre, de Ediciones Desnivel).

En 1995 tan solo existían tres propuestas de 9a en el mundo: Action Directe, en Frankenjura, con la firma de Wolfgang Güllich, en 1991; Bain de Sang, en Saint Loup, por Fred Nicole, en 1993; y Hugh, también con el sello de Fred Rouhling, en Eaux-Claires, en 1993. A éstas habría que sumar Hubble, primer 8c+ de la historia, con Ben Moon como protagonista, en 1990, y que en la actualidad se considera 9a.

Rouhling contaba únicamente con la referencia de su propio 9a, Hugh, que precisamente repitieron también hace unos días Seb Bouin y después Joshua Forteau y Lucien Martinez. Además, tanto Hugh como Akira cuentan con presas talladas, algo que en la época no estaba mal visto, pero que a día de hoy, con una ética sólida en la escalada deportiva, se considera algo casi inaceptable. Con todos estos antecedentes, la duda sobre si Akira podía alcanzar el 9b era más que razonable.

Dani Andrada: “Me parece correcta la propuesta de 9a teniendo en cuenta que pueden haber sacado algún paso con rodillas también”

Dani Andrada se motivó para repetir la vía y visitó la zona en varias ocasiones: “Estuve a punto de hacerla. Me caí en el último paso del bloque clave. Me parece duro para 7C esa sección como ahora han opinado Bouin y Martinez. Es un bloque de unos ocho movimientos, que puede ser 8A u 8A+ en mi opinión. Me parece correcta la propuesta de 9a teniendo en cuenta que pueden haber sacado algún paso con rodillas también. Yo fui 7 u 8 días a probarla. El sitio es bastante feo y me costaba encontrar quien me acompañara. La vía es al estilo de Ali Hulk en la Cueva de Alí Babá, en Rodellar, pero el lugar es tan malo que cuesta motivarse para ir ahí”.

Redacción
CAMP