Inicio Reportajes Rocódromos, la revolución del plástico

Rocódromos, la revolución del plástico

Compartir
Sputnik Climbing zona boulder
Zona de boulder del rocódromo Sputnik Climbing. Foto / Col. Sputnik Climbing

Algo se está moviendo a gran velocidad en la escalada indoor. Cualquier escalador que visite con más o menos frecuencia un rocódromo o sala de boulder se habrá dado cuenta de que el sector está en plena ebullición.

Países como Estados Unidos, al que le dedicamos un extenso reportaje, Japón, Alemania o Francia, donde la apertura de nuevas salas de escalada crece de forma exponencial, van a la cabeza en cuanto a infraestrucutras se refiere. Además, entre todos destaca el gran centro de la escalada mundial, el Kletterzentrum Innsbruck, en Austria.

Lejos quedan aquellos oscuros, polvorientos y fanáticos locales, donde no se cambiaba ni limpiaba ni una sola presa en años, los colchones domésticos servían de protección y una vetusta nevera repleta de cervezas cumplía a la perfección como servicio de bar. Y aunque sí, esos plafones siguen existiendo, el gran público ha descubierto una nueva dimensión de la escalada. Es la revolución del plástico.

Rocódromos y salas de boulder en España

Actualmente existen alrededor de 150 instalaciones de escalada en España. Este dato incluye tanto pequeños plafones como los rocódromos de más superfície.

Hace unos meses, en el artículo de opinión Los últimos de la fila, comentábamos el nivel de implicación de las instituciones públicas y otros organismos en el sector de la escalada indoor y de competición en España. Esta vez, y sin ánimo de ser exhaustivos, hemos querido hablar con cinco espacios de escalada de la península para que nos expliquen cómo están viviendo el crecimiento del sector.

Les preguntamos sobre:

  • Cómo ven el sector de la escalada indoor en España
  • Hacia dónde creen que va a evolucionar
  • Cuál es su modelo de negocio
Daila Ojeda y Lola Cabrod en Monobloc
Daila Ojeda y Lola Cabrod entrenando en la sala de boulder Monobloc, en Reus. Foto / Monobloc

Monobloc (Reus, Tarragona). 700 m2 de superficie escalable de boulder. Hablamos con Dimitry Zaytsev, propietario de la sala junto a Ricardo Schen.

“Respecto a la escena, la verdad es que tengo una sensación ambigua. En parte está creciendo, pero por otra pocas instalaciones tienen buen nivel. Estoy seguro que todavía no ha llegado el momento de esplendor. Todo a su tiempo. España es lenta en todo”.

“Dimitry Zaytsev: Entrar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 es muy positivo para la escalada indoor”

“El sector va hacia la estratosfera y más alla. Entrar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 es muy positivo para la escalada indoor. Para el resto es cuestión de gustos, pero para gimnasios y atletas es bueno. Pronto la gente va a pensar que escalar es indoor y la roca es para unos pocos. Llega un tsunami de escaladores urbanos”.

“Nuestro modelo es “a muerte!”. Si profundizamos lo podemos llamar fanático/comercial. Para ser competitivo hay que ser más comercial, aunque siendo escaladores nos gusta el rollo fanático. Intentamos juntar los dos mundos. No sé si lo hacemos bien o mal, eso mejor que lo contesten nuestros clientes, pero la idea de Monobloc es fomentar la escalada urbana y ser un centro de encuentro, no solo un gimnasio”.

Sharma Climbing (Barcelona). 1.400 m2 de superficie escalable entre vías y boulder. Responde a nuestras preguntas Luis Muñoz, jefe de route setters de la sala.

“Hasta hace poco [el sector] estaba algo desfasado en comparación con otros países, pero se están haciendo cosas muy interesantes en los últimos años. Digamos que desde hace cinco años hasta ahora la escena ha evolucionado enormemente. La cantidad de salas de escalada ha aumentado y sobre todo la calidad en lo que ofrecen”.

“Estamos comprobando que la escalada es cada día más popular. Hace poco ser escalador era algo extraño, algo de unos pocos locos y poco accesible. Ahora es algo normal, incluso Adam Ondra ha sido entrevistado en un late night show. Los perfiles del escalador están cambiando, son más diversos: competición, ocio, deporte, aventura, roca o solo indoor.

“Luis Muñoz: Ir a entrenar ya no es solo un medio para cumplir un objetivo en roca”

Poco a poco vamos viendo una mayor implicación por parte de las marcas deportivas e instituciones públicas. Esto se traducirá en una mayor profesionalización del sector: mejores instalaciones, profesionales más especializados, deportistas mejor valorados, más y mejor oferta. En países como Estados Unidos, Alemania y Francia ya están instaurados estos nuevos modelos. En España estamos empezando a tenerlos.

Ir a entrenar ya no es solo un medio para cumplir un objetivo en roca. Ahora para mucha gente es un fin en sí mismo, un deporte increíble que crece cada día más. Ahora bien, tenemos que seguir manteniendo los valores de la escalada de siempre y adaptarlos a la nueva era. El respeto por la naturaleza, la seguridad, el compañerismo, la aventura, el reto de hacer posible lo que parecía imposible, en definitiva, lo que ha hecho grande a este deporte”.

“Sharma Climbing es un centro de escalada en su máximo exponente, un espacio con carácter internacional en el que poder compartir nuestra pasión y transmitir sus valores. Aquí tanto los escaladores que empiezan como los más avanzados entrenan y disfrutan. Ofrecemos calidad y experiencia en constante evolución. Trabajamos cada día por y para dar a nuestros clientes una buena experiencia. Somos un gran equipo, disfrutamos lo que hacemos y eso se nota”.

Ramonet escalando en Spuntnik Climbing
Ramonet escalando en el excelente muro de dificultad del Sputnik Climbing. Foto / Sputnik Climbing

Sputnik Climbing (Madrid). 2.200m2 de superficie escalable entre vías y boulder. Al teléfono Daniel Castillo, responsable del rocódromo.

“En España hay una cultura de la escalada muy sólida. Todo el arco mediterráneo es una de las regiones de escalada más importantes del mundo. Los rocódromos han crecido acompañando a los escaladores en sus rutinas de entrenamiento con la idea de “escalar mejor”. Salas pequeñas o medianas orientadas al entrenamiento, que generan modelos de negocio con un “techo de cristal” bastante bajo. En los últimos años empiezan a aparecer modelos más ambiciosos, más cercanos al desarrollo del sector en otros países del continente europeo, Estados Unidos o Japón”.

“Daniel Castillo: Parece evidente que en los próximos años vamos a ver un crecimiento muy importante del sector de la escalada indoor

Si miramos el desarrollo que han tenido los rocódromos en otros países y el desarrollo que han tenido otras instalaciones deportivas en España (gimnasios, piscinas, fitness…), parece evidente que en los próximos años vamos a ver un crecimiento muy importante del sector de la escalada indoor con instalaciones cada vez más grandes y completas. Con este horizonte es necesaria una profesionalización del sector, con técnicos cada vez más y mejor orientados, profesionales de la gestión, de la formación, del deporte y del servicio al usuario”.

“En otros países se ha desarrollado el rocódromo como un espacio más amplio tanto en tamaño como en servicios. Instalaciones muy dinámicas orientadas a escaladores y no escaladores interesados en acercarse a este deporte tanto por su dimensión deportiva, como por la parte social, lúdica, educativa, incluso “aventurera” para un no conocedor de la escalada. En Sputnik Climbing hemos apostado por este modelo de servicio y espacio de encuentro que mezcla amplias zonas para el desarrollo del deporte en constante cambio, servicio de salud, restauración, viajes, formación… y la respuesta del colectivo ha sido excelente”.

Javi Cano en Cereza Wall
Javi Cano escalando en su rocódromo, Cereza Wall. Foto / J. Pulido

Cereza Wall (Plasencia, Cáceres). 350m2 de de superficie escalable de boulder y 120m2 de vías. Nos contesta Javier Cano, que dirige junto a su hermano Juanjo Cano, el rocódromo de Plasencia.

“El sector de rocódromos en España considero que poco a poco se está poniendo las pilas en lo que a salas de boulder se refiere, pero en los muros de cuerda creo que aún tenemos mucho por recorrer”.

“Javier Cano: Nuestro objetivo es que el rocódromo sea una alternativa deportiva similar a un gimnasio”

“Creo que la escalada indoor es una alternativa deportiva muy buena para la sociedad en general. La superación de retos de forma continuada, el trabajo de sensaciones y la liberación y desconexión de las obligaciones diarias, y todo cerca de casa. Por ese motivo, creo que el sector irá evolucionando poco a poco, pero para igualarnos a otros lugares de Europa aún queda tiempo”.

“Nuestro objetivo es que el rocódromo sea una alternativa deportiva similar a un gimnasio, pero además, añadiendo el factor de ocio que tiene intrínseco este deporte. Cereza Wall concretamente es un proyecto familiar, donde podemos trabajar en lo que nos gusta y además nos sentimos realizados laboralmente, transmitiendo nuestra pasión”.

Bulderland Zaragoza
Bulderland ha abierto sus puertas recientemente en Zaragoza. Foto / Col. Bulderland

Bulderland (Zaragoza). 650m2 de superficie escalable de boulder, además de un pequeño muro de vías para prácticas, cursos y niños. Samuel Arroyo, director técnico de Bulderland, atiende a nuestras preguntas.

“Samuel Arroyo: Pensamos tanto en las personas que ven el deporte de la escalada como algo ocioso, como en el fanático que solo piensa en su próximo proyecto”

“La escena en España es prometedora para el sector de los rocódromos comerciales. La aparición en los últimos años de salas que están teniendo mucho éxito como Climbat, Sputnik Climbing, Sharma Climbing, Batec, Monobloc o Indoorwall … lo corrobora. Sin embargo, comparándonos con otros países europeos como Reino Unido o Alemania, todavía nos queda un trecho por andar. En nuestra opinión, todavía estamos totalmente inmersos en la transición de pequeñas salas de clubs enfocadas a escaladores, a salas comerciales como puede ser Bulderland, donde tienen cabida y existen retos para todos los públicos. Pensamos tanto en las personas que ven el deporte de la escalada como algo ocioso, como en el fanático que solo piensa en su próximo proyecto”.

“Creemos que el sector de los rocódromos va dirigido a lo que en Bulderland llamamos “la democratización de la escalada”, que no es más que hacer este deporte accesible, seguro, atractivo y divertido para cualquier persona. Opinamos que en un futuro próximo la competencia en el sector va a aumentar de manera considerable y que la calidad en las instalaciones, servicios y personal va a ser el factor clave para triunfar. Uno de nuestros principales activos son los excelentes profesionales con los que tenemos la suerte de contar”.

“Nuestro modelo apuesta por la cercanía y la sostenibilidad, donde podamos contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas a traves de los valores de la escalada, acercándola a aficionados al deporte de todos los niveles y dando un servicio completo tanto al escalador amateur como al profesional”.