Canigo.eu. Tu tienda de multipresas y complementos
Actualidad

Niccolò Ceria se apunta ‘Gioia’ en Varazze

Redacción
COMPARTE EN:
Niky Ceria haciendo boulder
Niky Ceria en Varazze. Foto / Col. Christian Core

Niccoló Ceria sigue con la marcha directa puesta. Después de apuntarse recientemente su primer problema de 8C+ con Ephyra, ahora ha repetido el mítico Gioia, en Varazze (Italia). Es la cuarta ascensión de una línea que en su día se consideró la más dura del mundo, aunque diversas polémicas la han puesto en entredicho y actualmente su dificultad no está del todo definida.

Cronología de Gioia

Fue Christian Core quien firmó la primera ascensión de Gioia en febrero de 2008. El italiano propuso entonces una dificultad de 8C. “Creo que es el problema de boulder más duro que jamás he escalado y será 8C”, dijo entonces. Gioia se puede dividir en dos partes. La primera es la más dura, y estaría alrededor del 8B+ en siete movimientos. La segunda sección clave no da tregua ni para coger magnesio y estaría entre el 8A+ y el 8B.

La primera repetición llegó a inicios de diciembre de 2011 de la mano de Adam Ondra. El checo invirtió 11 días en el problema y no dudó en proponer un plus más, dejándolo en 8C+. Ondra había realizado la primera ascensión de Terranova 8C+, en Holstejn (República Checa), semanas antes y contaba con una referencia sólida en cuanto a la dificultad.

La tercera ascensión tuvo que esperar tres años más y se la apuntó Nalle Hukkataival. Para Nalle el grado no estaba muy claro y aunque reconoció que era uno de los bloques más duros del mundo cuando lo encadenó en febrero de 2014, prefirió dejarlo en 8C, o como mucho 8C/+.

Después de estas ascensiones la evidencia era clara, Gioia era un hueso duro de roer pero nadie se ponía de acuerdo en qué grado consolidar. Por si fuera poco, en 2015 Daniel Woods, Dave Graham, Dan Beall y Carlo Traversi decidieron asediar el problema en un intento de apuntarse nuevas repeticiones. Ninguno de ellos fue capaz de encadenarlo, pero la rotura de un pie y la posterior “restauración” de éste con sika por parte de Christian Core levantaron una encendida polémica.

Esta había sido la historia de Gioia hasta la actual repetición de Niccolò Ceria, que ha decidido, de momento, no opinar sobre el grado pero que ha comentado: “Un pedazo de roca rica en historia y llena de historias. Afiladas regletas y movimientos de fuerza. Famosa e infame. Una mezcla de factores únicos han convertido a este trozo de roca en algo con significado para muchos y, por encima de todo, legendario”.

Redacción