Inicio Opinión ¿Llevar casco en escalada deportiva? Siempre

¿Llevar casco en escalada deportiva? Siempre

Maragda Gabarre escalando en La Piscineta
Escalando la vía 'Pim Pam Plouf' 7b+ en La Piscineta, en Rodellar. Foto / Col. Maragda Gabarre

Empecé a escalar hace un par de años. Mi hermano me insistió en que lo probara porque sabía que me iba a gustar. Al poco tiempo estaba enganchada. Creo que todo el mundo experimenta en sus inicios esa sensación de superación en cada cosa que aprende. En mi caso, por ejemplo, cuando veía bloques o vías en el rocódromo pensaba: «Ojalá pudiera subir por allí, ser capaz de hacer eso». Cuando pasa un tiempo y empiezas a poder probar cosas más difíciles te sientes genial y quieres más.

Pasados unos meses mi pareja Sergio me inició en la escalada en roca y así empezó mi pasión por lo que realmente disfruto ahora, la escalada deportiva.

Cuando empecé a escalar no utilizaba el casco. Salía a roca y hacía y aprendía de los escaladores que siempre me rodeaban. Nunca veía a nadie con casco. Nuestra manera de hacer las cosas nace, en cierta manera, de dónde, con quién y de qué forma las hemos aprendido. Y desgraciadamente, poca gente hace uso de este elemento de seguridad. Es por eso que nunca me llegué a plantear su uso y menos teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de escaladores profesionales no lo utilizan.

El punto de inflexión

El verano pasado tuve un accidente en un rocódromo de Barcelona. Estaba entrenando en la zona de cuerda con Sergio y cometí un error. Pasé la cuerda por una cinta que no pertenecía a mi vía y eso provocó que la cuerda quedase cruzada por debajo de mis pies. Desafortunadamente en el siguiente paso me caí y mi pierna se coló por dentro de la cuerda, provocando que me voltease y me diese contra un volumen del muro. Debido al golpe en la cabeza sangré mucho y tuve un momento crítico al no encontrar la herida. Acabé en urgencias aunque por suerte la herido solo fue superficial y todo quedó en un susto. Evidentemente no llevaba casco.

A raíz del accidente me plantee muchas cosas: ¿Y si hubiera pasado en la roca? ¿Y si me llego a golpear en otro sitio más delicado? Muchas de estas situaciones simplemente se quedarían en un susto, y no en un accidente, si utilizáramos el casco. Por ese motivo pensé, que si solamente utilizando el casco podía reducir la probabilidad de hacerme daño en un accidente, ¿por qué no hacerlo?

Algo en lo que reflexionar

Me gustaría que mi historia sirviera a todos para reflexionar sobre el uso del casco. Muchas veces cuando hablo con escaladores y escaladoras sobre el casco, responden: «Yo domino la situación y sé cuando tengo la pierna cruzada por la cuerda, o cuando no tengo que caerme, así que no hace falta que lo utilice». Quien no conoce situaciones en los que a un escalador se le ha roto una presa (en un momento en que creían dominar la situación); que resbale un pie por sorpresa; e incluso que salga un animal de un agujero o fisura y del susto acabes cayendo». Si lo pensamos fríamente, en la escalada influyen muchos más factores además del rendimiento o experiencia del propio escalador.

View this post on Instagram

😃 #ROCKCLIMBING 😃 Memories of “Cosi Fan Tute” (8c+) 🔝🤟🏽💥 📸 by @c._padilla ———————————————————— ❤️🌲♻️ @keep.cliff 🌲❤️♻️ ———————————————————— @e9clothing_official #E9clothing #E9team 👕👖 @scarpaspain #teamScarpaSpain 🥾🥾 @bagoanegra #KneePad 🦿🦿 @docrockspain @docrock_official ⛓️⛓️ @mushroompads #chalk #crashpads 🍄 👐🏽 @kunonnutricion #naturalenergybars 🍯 🍠 ———————————————————— #SergioVerdasco #climbing_pictures_of_instagram #boulder #bulder #bouldering #rockclimbing #climbing_worldwide #timetoclimb #climbing_is_my_passion #routesetting #ninjawarrior #NinjaWarriorSpain #FiftyDaysInParadise

A post shared by Sergio Verdasco (@sergioverdasco) on

El casco, material obligado en la mochila

Por suerte, cada vez es más habitual el uso del casco y se puede ver a muchos escaladores utilizándolo. Es verdad que en ciertos muros o vías puede dar la sensación que no es necesario debido a su inclinación y a la no posibilidad de chocar contra la pared en un volteo, pero aún así, nunca está de más.

En mi accidente mi asegurador era Sergio Verdasco, quien antes de ese susto no utilizaba casco. Al darse cuenta de lo que puede suceder ante un mínimo error escalando decidió empezar a llevarlo. No deseamos sufrir de nuevo un accidente así y pasarlo mal. Ahora ambos promovemos el uso del casco.

Mi manera de escalar ha ido cambiando, y sobre todo, mi manera de ver las cosas a nivel de seguridad. Cuanta más experiencia adquieres más claro tienes en qué puedes mejorar. Llevar siempre casco, incluso a pie de vía o utilizar un cabo de seguridad para las maniobras de descuelgue. Son cosas elementales, pero ¿cuánta gente las sigue?

Es cierto que existen campañas por parte de algunas marcas para promover el uso del casco. Están muy bien, pero creo que la gente sigue pensando que «el casco para escalar no mola».

Desde mi experiencia, la gran mayoría de escaladores y escaladoras que he visto que utilizan el casco son personas que escalan entre quinto y séptimo grado, a nivel general. Llama la atención que, a partir de según qué grados, las medidas de seguridad disminuyen, la percepción del riesgo parece ser menor. ¿No debería ser al contrario? Si escalas más, en más lugares, en más tipos de roca, en distintos ángulos, … ¿no corres más riesgos?

Animo a los que utilizan casco desde sus inicios a que sigan haciéndolo. Una vez te acostumbras, ni molesta ni te das cuenta de que lo llevas. He visto encadenar hasta 8c+ con casco, así que no creo que sea un impedimento para hacer una vía, pero sí para minimizar el riesgo de accidentes.