17 de julio de 2024

Regreso a la roca

Laura Rogora realiza la primera ascensión de ‘Unchio’ R2 y repite ‘Pungitopo’ 8c+/9a

La italiana sigue escribiendo la historia de la escalada deportiva en Italia en clave femenina con la primera ascensión de 'Unchio' hasta arriba, para la que propone 9a, y la primera repetición de 'Pungitopo' 8c+/9a

Laura Rogora escalando en Arco
Laura Rogora en 'Pungitopo' 8c+/9a, que resuelve en cuatro intentos. Foto / Nicolás de la Paz
 

A falta de la celebración del evento combinado de boulder y dificultad que se disputará en Morioka (Japón), entre los días 20 y 22 de octubre, muchos de los competidores y competidoras que también acostumbran a escalar en roca han empezado a recuperar sus proyectos y rutinas al aire libre.

Laura Rogora, que este año consiguió su mejor resultado en competición con una segunda plaza en la Copa del Mundo de Dificultad disputada en Chamonix (Francia), es una de las atletas que ya ha dado por iniciada su temporada de otoño/invierno en roca. Y no ha empezado nada mal la escaladora de Roma…

Unchio hasta la segunda cadena

En la escuela de Subiaco, localizada a 70 kilómetros de la capital de Italia, Rogora ha conseguido la primera ascensión de Unchio hasta la segunda cadena. El primer largo, de 8b/+, es una de las clásicas de la escuela, pero nadie se había atrevido a trabajar la vía completa. La italiana ha concretado que se trata de una línea «con mucha resistencia, de unos sesenta movimientos y con el crux en la sección final».

Respecto a la dificultad de la vía, Rogora ha bromeado haciendo referencia a lo que viene sucediendo últimamente, con decotaciones constantes respecto a las propuestas lanzadas tras las primeras ascensiones: «Creo que la vía puede estar entre el 8c+ y el 9a. Escojo la segunda opción y así el primer repetidor podrá seguir la tendencia y decotarla».

Primera repetición de Pungitopo 8c+/9a

Pungitopo se encuentra en el sector Red Point Wall, en Arco, localidad donde Rogora reside gran parte del año. La primera ascensión de esta vía equipada por Franz Morandi se la anotó Adam Ondra en marzo y la calificó como «la vía dura más estética de Arco».

El checo intentó encadenarla en una sola jornada, pero un error en el método escogido inicialmente demoró la ascensión. Morandi encontró una nuevo método, que acabó utilizando Adam para firmar la primera. Según Ondra, «con el método antiguo estoy seguro que podría ser 9a. Con el nuevo prefiero esperar a los repetidores. Seguro que vendrán, la línea es muy buena».

Laura Rogora ha encadenado la vía en su cuarto intento y se la ha anotado utilizando la barra: 8c+/9a. «Roca perfecta y movimientos fantásticos. Una de las mejores vías en Arco», ha comentado.

Noticias relacionadas