Inicio Entrevistas Toni Lamprecht habla sobre ‘Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man’

Toni Lamprecht habla sobre ‘Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man’

Compartir
Toni Lamprecht en Kochel
Toni Lamprecht en 'Bunch of Kunst' 7C, en la zona de Kochel. Foto / Col. Toni Lamprecht

La reciente repetición por parte de Christof Rauch y Florian Schmalz de Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man, en Kochel (Alemania), y su graduación a la baja, nos ha llevado a contactar con el aperturista y primer ascensionista del problema, el maestro Toni Lamprecht.

El alemán fue un visionario, cuando hace 10 años, en 2009, se le ocurrió enlazar dos de sus creaciones para dar vida a una de las propuestas de boulder más duras de la época. Fue uno de los primeros 8C+ de boulder del mundo y el más antiguo que se mantenía en el grado.

Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man, el gran problema resuelto

Queríamos saber de primera mano qué opina Lamprecht sobre la decotación, pasando del 8C+ al 8C, y que nos explicara más detalles sobre un bloque que se había resistido hasta ahora a todos sus pretendientes.

A sus 47 años, Lamprecht sigue en plena forma, encadenando vías y bloques en el rango más alto del octavo grado. El alemán fue a finales de los noventa y primera década del presente siglo un referente desde la escalada deportiva, pasando por el boulder, hasta el psicobloc. En Mallorca, sin ir más lejos, donde abrió líneas de gran dificultad sobre el Mediterráneo, fue uno de los primeros en intentar repetir Es Pontàs, la king line de Chris Sharma.

“Estas dos repeticiones quizás atraen a otros escaladores, que ahora saben que es posible encadenarlo”

Por fin se ha repetido Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man…

¡Sí! Es genial que las jóvenes promesas se hayan motivado por estas líneas en Kochel. Ellos disfrutan de mi zonal local igual que lo hago yo, con el mismo sentimiento y espíritu. Christof y Florian entienden qué está pasando allí y sus corazones como escaladores están en el lugar correcto.

Han pasado 10 años desde tu primera ascensión. ¿Lo habían probado muchos escaladores?

Algunos lo habían probado, pero no se motivaron tanto como Chris y Florian, a pesar de que ellos dos escalan a un nivel diferente que los escaladores más fuertes alrededor de Munich. Pero quién sabe… Estas dos repeticiones quizás atraen a otros escaladores, que ahora saben que es posible encadenarlo, incluso si tienes poca envergadura, como es el caso de Chris. Por ejemplo, Philipp Gaßner podría ser el próximo candidato, ya ha probado los movimientos. ¡El tiempo dirá!

Toni Lamprecht en Kochel
Kochel es el laboratorio de la dificultad para Toni Lamprecht. Foto / Col. Toni Lamprecht

¿Podrías explicarnos cómo es Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man? 

Describir el problema podría ser tan complicado como escalarlo, ¡jaja!. Lo intentaré… Hay un proa de 7 metros de altura y un diedro a su izquierda. Este diedro se escaló en los años 80. La proa se había escalado hasta la mitad, con un final en el diedro, resultando Antonator 8B, en 1997. Mi objetivo siempre fue escalar hasta la parte de arriba de la proa, lo que conseguí como una vía de deportiva de 8a- (7b), por fuera del diedro, en 2004. Posteriormente, en 2006, conseguí la versión directa de esta vía como un boulder, entrando de pie y sin usar los empotres de rodilla del diedro. La zona de caída era 1,5 metros más pequeña que ahora y si caías en la parte superior te podías ir colina abajo.

Más tarde, la entrada sentado de este bloque se convirtió en Bokassa’s Fridge 8C, pero a causa de la caída peligrosa que comentaba, el problema acababa en la parte alta de la proa. En 2008 construimos una zona de caída más buena e hice la parte superior como un bloque.

Después de mi ascensión en Assasin, Monkey and Man 8C alguien picó una presa, o quitó roca suelta por desconocimiento, en la entrada del problema, cambiando éste completamente. Decidí restaurar la presa para que quedara todo tal cual estaba, pasé otro invierno trabajando en la proa para escalarla empezando sentado desde donde fuera posible y de ahí resulto la combinación Bokassa’s Fridge-Assasin, Monkey and Man, en 2009. Esa fue la versión final tal y como se ha repetido ahora.

Evidentemente, se puede realizar una entrada desde más abajo, añadiendo cuatro movimientos que podrían ser 7B o incluso podría resultar una variante más dura desde la derecha, que sería un inicio de 8A. Cuando yo lo escalé me pareció la línea lógica y evidentemente, era la versión que para mí era posible. De cualquier forma, ¿qué es lógico en el boulder hoy en día?

¿Hay movimientos eliminatorios?

Sí, no se puede ir a diedro. Se podría ir por el diedro hasta arriba saliendo sentado y sería la forma más fácil de llegar hasta arriba. Siempre han existido otras líneas, pero si te pones delante del bloque, creo que la línea que yo imaginé es bastante clara.

¿Qué te parece la decotación a 8C?

Me parece correcto. Christof Rauch es un de los escaladores en bloque con más experiencia en la zona y puede compararlo con otros problemas. Me dijo que el inicio es similar al de The Story of Two Worlds, o sea que cuando lo escalé, la propuesta de 8C+ tenía sentido. En aquel momento todo era nuevo y no tenía muchos problemas encadenados en ese rango de dificultad para comparar, así que estoy contento de no haberme equivocado por completo.

“Cuando propuse 8C+ no lo hice con la intención de tener protagonismo, sino para motivar a la gente a venir y poder compartir mi fascinación”

Me pareció uno de los problemas más duros del momento y cuando propuse 8C+ no lo hice con la intención de tener protagonismo, sino para motivar a la gente a venir y poder compartir mi fascinación. Después de 10 años, lo más importante es que estos dos jóvenes hayan podido compartir su pasión en este pedazo de roca que tanto me dio en el pasado. Me hace feliz que Christof y Florian se motiven con estas líneas en Kochel y que viajen 1,5 horas desde su casa, donde tienen problemas sobre granito de clase mundial, para probar mis viejos boulders. Disfrutan igual que lo hacía yo, y como sigo haciéndolo hoy en día, y me encanta compartir esa sensación.