Inicio Entrevistas Andrea Cartas: «Me gusta la lucha de las vías largas, la agonía»

Andrea Cartas: «Me gusta la lucha de las vías largas, la agonía»

Compartir
Andrea Cartas en La Rubia 8c+
Andrea Cartas, exhausta tras probar algunos pasos de 'La Rubia' 8c+. Foto / Javipec

Repasar todos los logros destacables de Andrea Cartas en el mundo de la escalada merecería un artículo especial, así que esta entrevista se centra únicamente en el último encadenamiento de la escaladora de Granada, La Rubia 8c+.

Con esta vía de Villanueva del Rosario, la andaluza de 37 años residente en Madrid, ha vuelto a alcanzar el 8c+, una dificultad que tachó por primera vez en septiembre de 2017 con Cosi Fan Tutte, en Rodellar.

Pocas mujeres en España han llegado a este grado. Eva López lo hizo con Potemkin, en Cuenca, y Daila Ojeda con Mind Control, en Oliana. Por otra parte, Josune Bereziartu se apuntó el primer noveno femenino del mundo con Bimbaluna 9a/+, en Saint Loup, en 1995, y Mar Alvárez llegó a la cadena de Era Vella 8c+/9a, en Margalef, en 2015.

Andrea Cartas nos da todos los detalles de cómo ha vivido el proceso hasta lograr pasar la cuerda con éxito por la cadena de La Rubia.

«Me gusta el componente psicológico, la lucha de las vías largas, la agonía, la gestión del esfuerzo en cada tramo»

Segundo 8c+ y de nuevo una vía larga y de resistencia. ¿Qué te atrae de este estilo?

Me gusta que me dejan subir, ¡jaja! No soy una escaladora con un físico muy bueno, así que las vías donde pueda usar todo mi cuerpo (piernas, core, etc) me dejan achuchar un poquito más. También me gusta el componente psicológico, la lucha de las vías largas, la agonía, la gestión del esfuerzo en cada tramo… Este es uno de mis puntos fuertes. En contrapunto a la falta de físico repito, jeje.

Eres la responsable del Programa de Tecnificación de Escalada Deportiva (PRO-TES) de la Federación Madrileña de Montañismo. ¿Cómo compaginas tu vida laboral con los entrenamientos y la escalada en roca para mantener un alto rendimiento?

No es fácil compaginar el probar una vía tan dura y tan lejos de casa con trabajar normalmente… así que tiro de la logística, la comprensión de mi jefe para cogerme días y de los becarios para sustituirme, ¡jaja! En serio, es dura toda esta gestión, pero lo bueno tiene un precio. Evidentemente sería más fácil disponer de tiempo completo para escalar, pero eso no es posible y además me encanta mi trabajo.

Primer 8c+ en Rodellar y segundo en Villanueva del Rosario. Las dos vías lejos de tu casa. ¿Se ha hecho complicado tener el proyecto lejos otra vez?

Gracias a que mi pareja, Carlos, suele probar conmigo estas vías o alguna al lado, el camino es mucho más fácil. Es genial y una suerte poder compartir fanatismo y poder compaginar trabajos y días libres para nuestros proyectos. Esto es un verdadero lujo. Si no nos podemos combinar, también tiro de buenos amigos para compartir pegues fanáticos, ¡es otro lujo! Los kilómetros cansan (y arruinan) pero no pesan cuando hay un equipo así detrás.

Andrea Cartas en La Rubia 8c+
Andrea Cartas probando ‘La Rubia’ antes de abandonar el proyecto con la llegada del verano de 2019. Foto / Javipec

¿Y por qué no escoger una vía más cerca?

Ojalá encontrara una vía así más cerca, pero el estilo en la zona centro no me va bien, no he podido encadenar más de 8b+ allí. El estilo más de fuerza, para mi físico mediocre, me resulta muy duro, y no puedo dedicar (ni me apetece) mucho más tiempo a entrenar. Además, las chorreras me gustan tanto…

«La cabeza me ha jugado malas pasadas. Había días que no me apetecía probarla, además ha hecho mucho calor»

¿Y por qué La Rubia en concreto?

Desde que hice Cosi Fan Tutte en 2017, ese mismo invierno la probé ya unos días y sentí que era mi vía. Después, durante la primavera de 2018 empecé a hilar secciones y llegó el calor. En otoño de 2018 no pude volver por los estudios del TD2 (me centré en la escalada clásica) y este año, en primavera, la dejé muy cerca varias veces, pero se me acumuló la fatiga y vinieron los dolores y el cansancio mental. Y volvió de nuevo el calor… Este otoño, el primer día que vine fue genial, pero luego el resto de viajes han sido muy malos. La cabeza me ha jugado malas pasadas. Había días que no me apetecía probarla, además ha hecho mucho calor. Esperaba el fresco, sobre todo el fresco en mi cabeza. Ayer estaba muy motivada, descansada y hacía un día espectacular, ¡y salió!

¿En todos los viajes a Villanueva del Rosario te has centrado en La Rubia?

Qué va. Ha habido muchos días en que he escalado otras vías más fáciles, es duro hacer siempre lo mismo. Cada uno tenemos nuestra estrategia.

Andrea Cartas en Cosi Fan Tutte 8c+
Andrea Cartas en la espectacular vía de Rodellar, ‘Cosi Fan Tutte’ 8c+. Foto / Col. Andrea Cartas

¿Te animarás con el 9a?

Nunca digas nunca, pero con lo que me han costado estos dos 8c+… Siendo realista, no sé si me salen los números para probar algo tan duro. Pero vamos, soy fácil de engañar.

Cambiando de tema y saltando al mundo de las competiciones, donde tienes mucha experiencia. Estamos viviendo la explosión de Alberto Ginés entre los escaladores de la categoría absoluta. En cambio, entre las chicas sigue sin destacar nadie en España. ¿Crees que hay potencial y una proyección femenina en España para los próximos años?

Es genial lo que está consiguiendo Alberto, ¡mi enhorabuena! Y claro que hay chicas en España con potencial. Ahora contamos con una generación buenísima de chicas de entre 12 y 18 de edad que no ha habido en años. El problema es que no se les está dando apenas oportunidades. No ruedan tanto en competiciones, no se las lleva apenas. ¿Por qué no ha ido ninguna chica al Campeonato del Mundo? Hay mucho por hablar sobre este tema. Y estas mismas chicas también están escalado en roca, algunas haciendo 8a a vista, pero no aparecen mucho en las redes sociales. Aún así, esta generación está muy enfocada a la competición y no escalan tanto, pero seguro que podrían hacer subir el nivel nacional.