Inicio Actualidad Edu Marín, primera ascensión en libre de ‘Arco Iris’ (200m 8c+)

Edu Marín, primera ascensión en libre de ‘Arco Iris’ (200m 8c+)

Edu Marín escalando Arco Iris
Edu Marín en uno de los intentos en libre en 'Arco Iris'. Foto / Esteban Lahoz

Edu Marín ha conseguido la primera ascensión en libre de Arco Iris, en El Plàtan, en la cara norte de Montserrat. Se trata de una antigua vía de artificial abierta por Armand Ballart y German Folch entre enero y julio de 1979 que recorre el mantenido y expuesto filo desplomado del Plàtan, en la Paret de Diables. Sus aperturistas le dieron un grado de 6a/A2e.

Después de encadenarla en libre, Edu Marín ha propuesto una dificultad máxima de 8c+, que se encuentra en el cuarto largo. Es una de las propuestas en libre más difíciles de Europa.

Marín empezó a probar la vía el verano de 2019 y antes de hacerlo pidió permiso a Armand Ballart para añadir algún parabolt en los largos. Con la ayuda de Adri Solera, Edu decidió respetar al máximo la ética de los aperturistas y tan solo añadió entre tres y cinco seguros en cada tirada. El largo de 8c+, por ejemplo, tan solo cuenta con cuatro parabolts en 25 metros. Este aspecto convierte a la vía no solo en un reto físico y de alta dificultad sino también en un desafío mental.

El catalán se fijó en esta línea en 2016 cuando escaló Tarragó Plus (240m 8c), una vía que va en paralelo a Arco Iris por su parte derecha y que incluso llega a compartir algunos metros.

Desafiando a la cara norte de Montserrat

La cara norte de Montserrat no se lo ha puesto nada fácil a Edu Marín. Las dificultades para Edu no han sido solo las intrínsecas a la dureza de la vía sino que también ha influido claramente el factor psicológico ante la gran exposición y no encontrar siempre compañeros que le acompañaran a probarla.

Durante el proceso, además de Adri Solera, que ayudó a Edu para asegurar los largos con algún parabolt, le han acompañado: Diego Marsella, Simón Padín, Miquel Mas, Chevy Crespo, Pau March, Omar De Feo, Gerard Benítez, Oriol Pasqual y su hermano, Álex Marín. También Esteban Lahoz, quien se ha encargado de las fotografías y las imágenes de vídeo en altura para una película que verá la luz próximamente.

En los intentos finales, cuando Edu ya tenía la vía a punto, le ha acompañado su padre, Francisco «Novato» Marín, que cumplió hace unos días 68 años.

Edu Marín y Novato en Arco Iris
Edu y Novato antes del inicio de uno de los largos más duros de ‘Arco Iris’. Foto / Esteban Lahoz

Así es Arco Iris (200m 8c+) en libre

Arco Iris consta de 200 metros y los largos se dividen así: L1 6a L2 6c L3 8b+ L4 8c+ L5 8b L6 8a+. La línea original de Ballart y Folch se desviaba la derecha por unas cuerdas fijas para conectar con otra pared pero Edu decidió equipar un último largo para poder llegar hasta la cima del Plàtan, buscando la línea más lógica. Ese largo es el graduado de 8a+.

Edu Marín: «Lo más duro de Arco Iris son unos 25 metros desplomados e intensos con tan solo cuatro seguros»

Las dificultades más duras de la vía se concentran en el cuarto largo. «Antes de empezar la tirada de 8c+ te encuentras en una reunión común con Tarragó Plus. Al inicio del largo, en un techo, hay dos parabolts de la Tarragó, que no puse yo. Una vez superado ese techo empieza lo más duro de Arco Iris. Unos 25 metros desplomados e intensos con tan solo cuatro seguros. Toda la vía cuenta con los buriles originales de la apertura en artificial pero yo no los he utilizado. Creo que no aguantarían una caída y además, he preferido no tocarlos para respetar la ética de la apertura y quien quiera puede seguir escalándola con ese material en estilo artificial», remarca Edu.

En el ataque definitivo Edu Marín ha encadenado todos los largos al primer intento excepto el 8c+, que ha resuelto en el segundo pegue. «Me había caído en días previos muy cerca de la reunión del 8c+. El día del encadenamiento ha sido inesperado. Por la mañana estaba todo muy tapado y había mucha humedad en el ambiente. Conforme han pasado las horas se ha despejado y hemos decidido darle una oportunidad. En el primer pegue al largo de 8c+ he caído y me he levantado la piel de un dedo. Cuando ya estaba a punto de dar por acabado el intento del día le he dicho a mi padre que bajaba de nuevo, me encintaba el dedo y volvía a darle. ¡Y ha salido! Habían varias cordadas en otras vías de la cara norte y nos animaban mientras escalábamos. Ha sido realmente emocionante», comenta sobre la liberación de Arco Iris.

Edu Marín: «Habían varias cordadas en otras vías de la cara norte y nos animaban mientras escalábamos. Ha sido realmente emocionante»

La línea de Edu empieza en un largo de 6a al que se accede por unas cuerdas fijas. «Los aperturistas empezaron la vía desde más abajo, pero en ese tramo la roca es mala y creo que no aporta nada al conjunto de la vía. La línea que he escalado en libre consta de seis largos con cuatro tiradas de octavo grado realmente intensas y para vibrar. Es una línea única en su estilo en Montserrat, donde principalmente predomina la escalada técnica», explica el escalador catalán.

Edu Marín escalando Arco Iris en Montserrat
Edu Marín en ‘Arco Iris’, una de las vías largas más duras de Europa. Foto / Esteban Lahoz

Entre la vías largas más duras de Europa

La propuesta de 8c+ de Edu Marín para Arco Iris en libre la convierte en la vía de largos más dura de Europa encadenada. Las principales contrincantes para llevarse este título también podrían ser Nirwana (200m 8c+?), en Loferer Alm (Austria), y Zembrocal (140m 8c+), en Isla Reunión (Francia).

Nirwana, abierta y con primera de Alex Huber en 2012, cuenta con dos ascensiones más además de la de Huber. Fabian Buhl la repitió por primera vez en 2014 pero no se pronunció respecto al grado. Posteriormente también la escaló en libre a Roland Hemetzberger, en 2016, y opinó que lo más difícil podría ser 8b+. A la espera de nuevas repeticiones su grado definitivo queda en suspenso.

Por otra parte, Zembrocal, a pesar de que administrativamente es parte de Francia, se encuentra fuera del territorio europeo. Caroline Ciavaldini, James Pearson, Jacopo Larcher, Yuji Hirayama y Sam Elias abrieron la vía en 2013. Hirayama liberó en quinto largo, graduado como 8c+, pero la vía aún espera una ascensión completa.

Edu Marín y las grandes paredes

El historial de Edu Marín en las grandes paredes es extenso. Entre sus ascensiones más importantes en este estilo destaca por encima de todas Valhalla (390m 9a+), en el gran arco de Getu, en China. El propio Marín abrió la línea y firmó la primera ascensión en marzo de 2019. Se considera el techo más largo y duro del mundo jamás escalado.

Marín también cuenta en su haber con vías como:

  • Bellavista (450m 8b+). Dolomitas (Italia). 2013.
  • Pan Aroma (450m 8c). Dolomitas (Italia). 2014.
  • Viaje de Locos (270m 8b+). Cerdeña (Italia). 2014.
  • Orbayu (500m 8c). Picos de Europa, Asturias (España). 2015.
  • Wogü (250m 8c). Rätikon (Suiza). 2016.
  • Tarragó Plus (240m 8c). Montserrat, Barcelona (España). 2016.
  • Mora Mora (700m 8c). Tsaranoro (Madagascar). 2017.

Con Arco Iris suma una más, en esta ocasión cerca de su casa, en Montserrat, la zona donde dio sus primeros pasos como escalador.