Chris Sharma en la primera ascensión de ‘Alasha’

Compartir

Alasha es junto a Big Fish y Es Pontàs, una de las tres vías de psicobloc más duras del mundo. Las tres se encuentran en la isla de Mallorca y la tres llevan el sello del mismo hombre: Chris Sharma.

Sharma descubrió la línea después de darse un baño en el Mediterráneo, que duró cuatro horas, en busca de nuevos proyectos por la zona de los acantilados de Sóller. Había cerrado el proyecto de Es Pontàs unos años antes y buscaba nuevas sensaciones.

Durante cinco años probó la vía con insistencia, cayendo decenas de veces en un crux que se encuentra a 18 metros de altura sobre el mar. Solo ese paso llegaría al 8B de boulder según el estadounidense.

El 15 de septiembre de 2016 Chris finalmente encadenaba Alasha, nombrada así en honor a la primera hija del escalador, Alana Sharma. Respecto al grado, e igual que sucedió en su día con Es Pontàs, Chris Sharma no quiso pronunciarse, aunque todo apunta a que podría situarse en el mismo rango de dificultad, llegando al 9a+/b.