Inicio Reportajes CCT*21, primer equipo de escalada de competición privado en España

CCT*21, primer equipo de escalada de competición privado en España

Compartir
Equipo de competición CCT21
El CCT*21 es el primer equipo de competición privado en España. Foto / Carlos Pérez

Con la escena de las salas de escalada indoor más activa que nunca, la proximidad de unos juegos olímpicos donde la escalada estará presente y el aumento de espectadores de las competiciones gracias a las retransmisiones en streaming, todo lo que gira a su alrededor también está mutando y evolucionando.

Es habitual ver equipos de competición privados en otros deportes minoritarios, aunque cada día con más adeptos, como el esquí de montaña o el trail running, pero en España, hasta ahora era un fenómeno inédito en el ámbito la escalada.

En una apuesta decidida y valiente, Francesc Prat ha fundado el Comp Climbing Team 21 (CCT*21), un equipo de escalada de competición financiado con una inversión privada y que no cuenta con el respaldo de ninguna federación autonómica.

El CCT*21 cuenta actualmente con un equipo de tres escaladores: Merlí Coromina (categoría Youth C, 13 años), Carla Martínez (categoría Youth A, 17 años) y Mari Alarcón (categoría absoluta, 30 años). En un futuro no muy lejano, Prat espera incorporar al equipo dos o tres integrantes más.

Francesc Prat, team manager del equipo, desvela todos los detalles del proyecto, un modelo que nos gustaría que replicaran otros entrenadores y escaladores por toda la Península.

Carla Martínez CCT*21
Carla Martínez compitiendo en el Campeonato de Catalunya de Boulder 2019, disputado en mayo en Sant Cugat del Vallès. Foto / Carlos Pérez

Filosofía y motivaciones

Una de las primeras preguntas que vienen a la cabeza al oír hablar de un equipo privado de escalada de competición en España es el por qué. ¿Qué motivos llevan a arrancar un proyecto así?

«Deseaba ofrecer facilidades para entrenar y acompañar en el proceso de formación de escaladoras y escaladores de competición. Eso requiere dinero, y no todas la familias pueden cargar solas con los gastos. Una vez fundado el equipo con una financiación mínima, tenemos que buscar las complicidades de otras empresas para que inviertan como patrocinadores» aclara Francesc Prat.

«Los deportistas del CCT*21 transmiten valores de esfuerzo, humildad (que no quiere decir no ser competitivos), deseo y deportividad»

El CCT*21 sigue una filosofía que Prat ya inculcó al equipo de Centre de Tecnificació d’Escalada Esportiva de Catalunya (CTEEC), del que fue director durante la temporada 2018: «En la parte deportiva, el CCT*21 no se centra únicamente en los resultados, sino en la persona que hay detrás de cada atleta. En alto rendimiento hay que competir y destacar, por supuesto, pero en el cajón más alto del podio solo cabe uno. No nos podemos basar solo en eso. Los deportistas del CCT*21 transmiten valores de esfuerzo, humildad (que no quiere decir no ser competitivos), deseo y deportividad. Ya no compiten sólo por su beneficio propio, sino que compiten representando a todo un equipo, unos compañeros, unas marcas».

Merlí Coromina CCT*21
Merlí Coromina durante una sesión de entrenamiento. En segundo plano, Francesc Prat recoge datos para ajustar los entrenamientos hasta el más pequeño detalle. Foto / Carlos Pérez

Francesc Prat, como team manager del equipo, tiene claro que el trabajo no se limita solo a entrenar, competir y luchar por conseguir los mejores resultados, sino que hay que dar algo más. Los escaladores desean obtener patrocinios, empresas que les ayuden, pero muchas veces se olvidan del retorno que eso debe tener. En España es uno de los campos a explotar en profundidad, profesionalizando el sector.

Así lo cuenta Prat: «En la parte de relación con las marcas, la filosofía es cuidar la comunicación y la creación de contenidos. Tenemos que entender que las marcas invierten a cambio de algo, en otro caso serían aportaciones de mecenazgo, de caridad y altruismo. Por ese motivo contamos con la colaboración del fotógrafo Carlos Pérez, que genera contenidos, y de un responsable de comunicación, que hace cargo de dirigir esta importante faceta del equipo.

Mari Alarcón CCT*21
Mari Alarcón participó en el último Campeonato de Catalunya de Boulder. Foto / Carlos Pérez

Una propuesta inédita en España

En países como Estados Unidos o Francia, los equipos privados de competición son habituales. Un potente circuito de rocódromos, competiciones y marcas bien consolidadas facilitan el funcionamiento de este modelo, del que surgen escaladores que en parte acaban siendo seleccionados para representar a sus países en las competiciones internacionales.

Con un escenario no comparable al norteamericano o francés, el proyecto del CCT*21 es toda una novedad en España. Le preguntamos a Francesc Prat sobre la viabilidad de éste: «¡A largo plazo, es posible! Pero tenemos que evolucionar y aprender de cómo se funciona en otros ámbitos y deportes. Empresas con alto poder económico para invertir en marketing y publicidad, en España, las hay. Debemos generar las condiciones para que estas empresas (no solo del sector de la escalada, sino de la automoción, ropa, restauración, alimentación, telecomunicaciones…) consideren interesante invertir en el patrocinio deportivo de equipos de escalada de competición.

«Tenemos como referencia las escuderías de motos y los equipos ciclistas»

Para eso, lo necesario y fundamental que tenemos que conseguir es un retorno que esté al nivel para atraer a los patrocinadores: visibilidad de los deportistas, mejorar niveles audiencia y calidad de las competiciones, aumentar el número de espectadores en directo, más popularidad del deporte, espectáculo, alto rendimiento de los deportistas a nivel internacional, etc.

Entrenamiento escalada CCT*21
Sesión de entrenamiento en la Sala Batec, una de las empresas que colaboran con el equipo. Foto / Carlos Pérez

Tenemos como referencia las escuderías de motos y los equipos ciclistas. Son equipos privados, con la estructura y los recursos necesarios para la preparación integral de sus deportistas, con los ingresos que provienen, en exclusiva, de la ingresos por publicidad de sus patrocinadores. Pero claro, en motos y ciclismo, también hay una industria del show business que con solo un equipo no se va a conseguir. Hay que crear ese ambiente para atraer la atención de la gente y para generar emociones a través de la escalada».

Objetivos y motivaciones

La experiencia de Francesc Prat en el sector de la escalada, tanto como practicante como entrenador y manager, es clave para que un proyecto como este tenga éxito. Prat no ha improvisado nada, trabaja bajo una planificación y organización envidiables.

Por ese motivo, los objetivos para el equipo CCT*21 son claros en el corto y largo plazo. «A corto plazo el objetivo es entrenar a un grupo reducido de jóvenes escaladoras y escaladores para que puedan tener la atención y el acompañamiento necesario. Además, como mínimo, deseamos contar con una o un deportista de categoría absoluta en su preparación para las competiciones», comenta Francesc.

«A largo plazo lo que nos interesa es que estos deportistas tengan la seguridad que van a contar el máximo apoyo económico y logístico para alcanzar su máximo nivel competitivo»

A pesar de que el equipo se fundó a principios de 2019, ya cuenta con apoyos: «Deseamos seguir estableciendo colaboraciones con patrocinadores. Estas primeras colaboraciones son pequeñas, sencillas, ¡pero a nosotros ya nos aportan mucho!».

CCT*21 en Sala Batec
Carla Martínez y Merlí Coromina escuchan atentamente los consejos de Simon Padin, en la Sala Batec. Foto / Carlos Pérez

En el largo plazo el manager del CCT*21 también ha trabajado una misión: «Seguir con el grupo de jóvenes, con mejores condiciones de entrenamiento y apoyo económico posible (sin que sean las familias las que tengan que costear todos los gastos), y llegar a tener a algún/a deportista absoluta/o que pudiera ser profesional, dedicándose al 100% a entrenar y competir, representando al equipo y a las marcas que lo hacen posible».

El equipo ya ha participado en varias competiciones en 2019, tanto a nivel nacional como internacional, y espera poder ampliar el calendario en 2020. «Cuando hablamos de competir, no hablamos del circuito internacional de la IFSC. Esto no depende del CCT*21, sino del nivel que consigan los deportistas en cada momento de la temporada, y de los criterios de selección de cada federación nacional», puntualiza Prat.

¿Y en qué competciones podríamos ver al CCT*21? La respuesta de Francesc Prat es clara: «A largo plazo lo que nos interesa es que estos deportistas tengan la seguridad que van a contar el máximo apoyo económico y logístico para alcanzar su máximo nivel competitivo. Así podrán participar en las competiciones privadas más importantes del circuito internacional: CWIFF, Studio Bloc Masters, Triglav Rock Ljubljana, The North Face Cup, USA Opens, etc».

Equipo CCT*21 en Sala Batec
Carla Martínez durante una sesión de entrenamiento. Foto / Carlos Pérez

Organización y futuro

Llegados a este punto, solo falta preguntarle a Francesc Prat sobre cómo se organiza el equipo y cómo se presenta el futuro. Los tres escaladores que actualmente forman el CCT*21 viven en diferentes puntos de Catalunya, aunque coinciden habitualmente para entrenar y competir.

«Los deportistas jóvenes entrenan en sus rocódromos más cercanos durante la semana, siguiendo los entrenamientos preparados por el entrenador del equipo. Entrenan por libre, en función de sus horarios, estudios, necesidades, etc. La deportista del equipo absoluto, Mari Alarcón, tienen a su entrenador personal, Ekhiotz Alsasua, que es quien dirige su planificación.

Cada viernes, hay sesión de entrenamiento conjunto de los deportistas juveniles en una sala determinada, con la presencia del entrenador, y muchas veces, con algún equipador o competidor con experiencia, que nos acompaña en esas sesiones, escalando y comentando los bloques o las vías que trabajamos con los jóvenes. Esta temporada nos han acompañado más de una vez Sergio Verdasco y Simon Padin», explica Francesc.

Merlí Coromina CCT*21 compitiendo
Merlí Coromina en el Campeonato de Catalunya de Boulder 2019. Foto / Carlos Pérez

Respecto a las competiciones, el ritmo está siendo intenso durante 2019. Así lo resume el team manager: «El calendario de competiciones se realiza en función de las que organiza FEDME; competiciones y campeonatos de diferentes Comunidades Autónomas; y pruebas open nacionales e internacionales que nos interesen por calendario, calidad, organización… ¡y presupuesto!

Este año ya hemos participado en el Open Internacional de Boulder de Delft (Holanda), Campeonato de Boulder de la FMM, Campeonato de Boulder de la FEEC, Campeonato de Dificultad de la FMM, y varias pruebas open de boulder catalanas (Batec Boulder Party, Deu Dits, El Pati Vertical, Climbat y Sharma Climbing Barcelona).

Mari Alarcón escaladora CCT*21
Mari Alarcón es la representante en categoría absoluta del equipo. Foto / Carlos Pérez

Francesc Prat es una persona optimista de cara al futuro: «¡¡Lo veo bien!! Se ha evolucionado bastante, pero aún queda mucho por hacer. Eso nos da la oportunidad de ser protagonistas del cambio y crear un futuro mejor para las siguientes generaciones de deportistas. Está claro que no será fácil, ni rápido, ni siempre divertido, pero hay muchos aspectos de la escalada de competición que van a cambiar y todos tenemos que poner nuestro granito de arena para que vaya evolucionando.

Para que se dé este cambio han de concurrir muchos factores: concienciación colectiva, apuesta de los clubs, inversiones de las federaciones, televisiones, patrocinadores, la propia implicación de las deportistas, etc.

Hay que creer que es posible y trabajar y hacer cosas para acercarnos a esa realidad. Y si no sale nada de bueno de todo esto dentro de unos años, irse tranquilo a otra cosa, con la sensación de haberlo hecho lo mejor que se sabía este momento y en estas circunstancias».

 

Puedes seguir la actualidad del CCT*21 a través de su cuenta de Instagram: @cct21.climbingteam.

CCT*21 cuenta con el apoyo de: Climbskin, Sala Batec, La Reunió, Climbat La Foixarda, Carlos Pérez, Chronojump y Salathé.