Inicio Flash Beto Rocasolano, primera ascensión de ‘Bhai Kakata’ 8B+/C

Beto Rocasolano, primera ascensión de ‘Bhai Kakata’ 8B+/C

Beto Rocasolano encadenando Bhai Bon 8B+
Beto Rocasolano en el clásico 'Bhai Bon' 8B+, en Siurana. Foto / Esteban Lahoz

Beto Rocasolano no ha perdido el tiempo y ha aprovechado los primeros días de la fase 0 de la desescalada para volver a la roca. Lo ha hecho cerca de su casa, en Cornudella de Montsant, acercándose hasta el sector Flojo, en Siurana. Allí ha firmado la primera ascensión de Bhai Kakata 8B+/C.

Pocos días antes de que se decretara el estado de alarma y el confinamiento de la población en España, Beto había encadenado en el mismo sector, y en un solo día, Bhai Bon 8B+ y Hurrikuto 8B. Con el obligado encierro dejó pendientes algunos deberes, que ahora ha podido resolver.

«Durante estas semanas he entrenado con una multipresa, haciendo TRX, abdominales y dominadas. He hecho muchas, muchas suspensiones, estando incluso al borde de una lesión. Dos sesiones diarias, una de mañana y otra de tarde», explica Rocasolano refiriéndose a cómo ha pasado el periodo de confinamiento.

Con la primera ascensión de Bhai Kakata al madrileño solo le resta por encadenar la línea más dura del sector. «Queda un proyecto a la derecha de la franja. Me motiva hacerlo. De pie será 8C, más o menos, y sentado lo hemos probado varios escaladores y pensamos que sería 9A», comenta.

Beto dice que «en general todos los problemas de este sector son buenísimos. Unos más explosivos, otros más de resistencia. Ha sido divertido porque cada uno me ha hecho mejorar en algo. El que más me ha costado encadenar hasta ahora ha sido Bhai Kakata«.

Respecto a las sensaciones por la vuelta a la roca, el madrileño dice: «Me he sentido fatal. Descoordinado, con la adrenalina de un principiante y la falta de control en los movimientos. Pero bueno… por lo menos ya podemos escalar, aunque sea bloque».

Además de tachar varios clásicos del boulder en Siurana y establecer primeras ascensiones, el pasado invierno Beto se centró una temporada más en La Capella 9b. «Ha sido duro renunciar al proyecto. La dejé muy cerca y lo sentí como una auténtica tragedia, pero ya he cambiado el chip para el verano».