En Margalef

Santiago de Alba encadena ‘First Ley’, primer 9a+ para un mexicano

El escalador de Aguascalientes salta al noveno grado por todo lo alto, pasando directamente del 8c+ al 9a+
Redacción
COMPARTE EN:
Santiago de Alba escalando en Margalef
Santiago de Alba en 'First Ley' 9a+, en Margalef. Foto / Eduardo Ruano Lin

Santiago de Alba ha encadenado First Ley, en Margalef. El escalador mexicano, originario de Aguascalientes, le ha dedicado tres meses de trabajo a la vía y con este rotpunkt se ha convertido en el primer escalador de México que alcanza el 9a+.

El objetivo inicial del mexicano era First Round First Minute, tal y como reconoce él mismo: «No me fijé en el 9a o en el plus, sino en FRFM, ¡vaya línea y qué desplome! Me llamó la atención el estilo intenso, que fuera corta, las pinzas, … También la estética: los colores, las presas, el muro de 45 grados, que impone. Incluso su accesibilidad, que estuviera junto a la carretera; un lugar muy visible, donde sentía que me exponía a ser visto, una vulnerabilidad. También fue inspirador para mí todo el proceso que vivió Chris Sharma hasta encadenarla».

«Deseaba subirme por esa línea de roca, pasar por donde lo habían hecho antes escaladores que admiro como Chris Sharma, Alex Megos o Stefano Ghisolfi»

De Alba descubrió posteriormente que en El Laboratori existía una variante más sencilla que la king line de Sharma, First Ley, y finalmente decidió centrarse en ésta: «Quería hacer 9a+, era una meta en mi vida. Muchas de las vías que me inspiran son 9a+ o más. En México no habíamos conseguido romper ese limite, a pesar de que allí hay muchos escaladores fuertes, mejores que yo. En el país no hay vías equipadas en ese grado, pero sí mucho potencial. Siempre quise que alguien rompiera ese límite, pero no quería ser yo el que aceptará el reto. Por encima de todo esto, deseaba subirme por esa línea de roca, pasar por donde lo habían hecho antes escaladores que admiro como Chris Sharma, Alex Megos o Stefano Ghisolfi».

First Ley, el proceso

A pesar de que Santiago prefiere la escalada deportiva, cuando llegó a Margalef para probar First Ley la mayoría de su tiempo lo había dedicado a hacer boulder anteriormente. En Fontainebleau (Francia), por ejemplo, había encadenado The Traphouse 8B+, y en Magic Wood (Suiza), New Baseline y Never Ending Story, ambos 8B+ también.

«Tras la primera sesión conseguí hacer todos los movimientos y la sentí posible, aunque el desenlace llegó cerca de tres meses más tarde. La he querido hacer sin las rodillas, no sé si será más fácil o difícil, pero tomé esa decisión porque era importante para mí. Un gran estrés fue el clima, ya que a la pared le da el sol todo el día. También el juego de la piel. En resumen, un reto mental y físico», explica de Alba.

El de Aguascalientes no contaba hasta ahora con ninguna vía de 9a encadenada. Ha hecho el salto desde el 8c+ hasta el 9a+. «En México encadené El Mega Asesino, en Jilotepec. La vía inicialmente era 8b+ pero se fueron rompiendo agarres y cuando la hice propuse 8c+. Es lo más duro que había encadenado hasta ahora», puntualiza.

Con First Ley en su libreta, Santiago de Alba concluye: «Antes de irme, escalaré más vías en El Laboratori y también en Siurana. Mi próximo objetivo es Biographie 9a+, en Céüse (Francia), y también me gustaría probar Underground, en Arco».

Mexicanos de noveno grado

Mauricio Huerta fue el primer escalador mexicano que se anotó una vía de noveno grado. Fue en mayo de 2011 y lo consiguió en Mt. Charleston con la primera repetición de Ghetto Booty. François Legrand, el primer ascensionista, había propuesto 8c+/9a pero para Huerta el 9a se ajustaba mejor a la dificultad. Jonathan Siegrist, que repitió la vía en 2018, coincidió con Mauricio en la propuesta de grado.

Cinco años más tarde, el propio Huerta lanzó la primera propuesta de 9a en México tras conseguir la primera ascensión de Lujuria, en Jilotepec.

Otros escaladores mexicanos que habían entrado en la novena dimensión antes que Santiago de Alba son Hernán García, que reside en Catalunya, Bruno García, Javier Serratos y Alan Luna.

Redacción