Inicio Opinión La renuncia de Alex Puccio a Tokio 2020

La renuncia de Alex Puccio a Tokio 2020

Compartir
Alex Puccio escaladora
Alex Puccio es la mejor escaladora de competición de todos los tiempos en Estados Unidos. Foto / Col. Alex Puccio

Alex Puccio cumplirá 30 años el próximo 15 de junio, una edad avanzada, según como se mire, en el actual panorama de las competiciones de escalada. La última ganadora de la Copa del Mundo de boulder, Miho Nonaka, tiene 21 años, pero por otra parte, su compañera de equipo y compatriota, Akiyo Noguchi, tiene 29 años.

Noguchi es una de las mejores competidoras de todos los tiempos, acumulando la victoria absoluta en cuatro Copas del Mundo de boulder y más de 60 medallas en competición. Puccio tampoco se queda corta. Ha ganado tres veces el Arco Rock Master, fue subcampeona del mundo de boulder en 2014 y en Estados Unidos ha ganado 10 veces el ABS National Championship. Además, la norteamericana atesora cuatro problemas de boulder de 8B+ encadenados. Pocas la superan en roca…

Sin embargo, y a diferencia de Noguchi, Alex Puccio ha decidido renunciar a luchar por una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. ¿Por qué?

Alex Puccio dice no a Tokio 2020

Cualquier aficionado al deporte sabe que la carrera de un deportista para llegar a participar en unos juegos olímpicos no es un camino de rosas y vino. Hay que renunciar a muchas cosas, hacer sacrificios, dedicarse a tiempo completo a entrenar, si se tienen los suficientes recursos, etc. En el caso de la escalada, disciplina que será olímpica por primera vez en Tokio 2020, debe sumarse un handicap importante… Hay que dominar tres modalidades de escalada: velocidad, dificultad y boulder.

La decisión de una competición combinada no fue bien recibida en su día por muchos de los escaladores de competición, y ha sido uno de los principales motivos por los que Puccio ha dicho no a Tokio.

La norteamericana es una gran especialista en boulder. En roca, a los cuatro 8B+ que antes comentábamos, hay que sumar casi una veintena de problemas de 8B encadenados. Ninguna escaladora tiene una libreta tan abultada como la de Puccio. Pero claro, ¿qué pasa con la dificultad y la velocidad?

Puccio ha explicado en su cuenta de Instagram que durante los últimos seis meses se ha debatido entre qué dirección tomar en su carrera como escaladora. Comenta que «como escaladora de competición, participar en unas olimpiadas no suena nada mal». Y sigue: «Entonces empecé a escuchar a mi corazón, y me di cuenta que no estaba metida en la escalada de dificultad y velocidad. Me sigue gustando competir pero también me encanta escalar al aire libre. Tenía claro que si apostaba por las olimpiadas, iba a poder escalar poco en roca este año. […] Si el formato olímpico fuera individual me habría encantado intentarlo».

Durante los últimos cuatro años, la rutina de entrenamiento de Alex Puccio ha sido muy diferente a la del resto de escaladores del circuito internacional de competiciones. Lo cuenta ella misma: «Creo firmemente que la principal razón por la que he tenido una larga carrera en competición, y que sigue adelante, es porqué durante los últimos cuatro años principalmente he escalado en roca y tan solo un par de semanas antes de cada prueba he ido al rocódromo a entrenar problemas del estilo de competición. Me ha funcionado físicamente pero sobre todo, lo ha hecho mentalmente».

Y aunque el principal motivo que esgrime Puccio para no luchar por estar en Tokio es el que hemos comentado, también reconoce que «con casi 30 años no tengo ganas de centrarme en la dificultad y la velocidad y dejar mi pasión por la roca por tanto tiempo».

La decisión de Alex Puccio es valiente y evidencia una vez más que la escalada en roca y la escalada en resina, o de competición, cada vez siguen caminos más separados, como mínimo respecto a la élite. Este hecho provocará, por ejemplo, que durante 2019 posiblemente no veamos tantos encadenamientos destacados, ya que muchos de los profesionales de este deporte se centrarán sobre todo en el entrenamiento y la preparación para Tokio. Pero nunca de sabe…