La profesionalización del equipador, el arte de imaginar movimientos

Compartir

La apertura de rocódromos a lo largo y ancho de todo el mundo está creando nuevas oportunidades de trabajo. La escalada indoor se ha convertido casi en una disciplina por si misma y cada vez son más los que se atreven a calzarse unos pies de gato. Algunas marcas, como La Sportiva o Tenaya, incluso han lanzado al mercado un calzado específico para la escalada en rocódromo.


El Tanta, modelo diseñado por Tenaya para la escalada en rocódromo e iniciación

El trabajo del route setter (equipador de vías) es una de las piezas clave en esta nueva realidad. Hasta hace poco cualquier escalador con experiencia y un poco de imaginación equipaba vías en el rocódromo de turno. Bien, y sigue pasando… aunque afortunadamente los mismos escaladores empiezan a demandar vías de más calidad, ya sea por simple diversión o por mejorar el nivel de los entrenamientos planificados. Entra en juego la profesionalización del route setting.

La IFSC facilita la profesionalización de los equipadores

La International Federation of Sport Climbing (IFSC) ha dado un paso adelante y ha creado una nueva certificación en equipador comercial. Con este certificado, la federación internacional pretende profesionalizar el trabajo de los equipadores de vías y bloques fuera del ámbito de la competición y contribuir a mejorar la calidad en los rocódromos de todo el mundo.

La certificación se obtiene realizando un curso, diseñado para equipadores con experiencia, el que se trabajan, entre otros aspectos: la creatividad, la comunicación, equipar en equipo, la empatía con el escalador, etc.


Tonde Katiyo, equipador de la IFSC y miembro del equipo Flathold  Foto / Flathold

El vídeo que acompaña a este informe, grabado en el rocódromo Boulderkescus, en Helsinki, explica cómo se desarrolla el curso y nos enseña a los alumnos en plena acción. Los profesores son Tonde Katiyo y Florian Escoffier, dos equipadores de reconocido prestigio que trabajan para la IFSC.

La apuesta de la IFSC por la profesionalización de los equipadores pone de manifiesto una de las líneas de trabajo a seguir por los rocódromos y evidencia hacia donde se dirige la escalada indoor.