Inicio Entrevistas Michał Kwiatkowski, confinamiento en la autocaravana

Michał Kwiatkowski, confinamiento en la autocaravana

Michał Kwiatkowski escalador polaco
Michał Kwiatkowski junto a su autocaravana, su casa sobre ruedas. Foto / Ania Taperek

Michal Kwiatkowski tiene 33 años, es natural de Warsaw (Polonia), y escala desde 2007. Muchos escaladores lo conocen en España, ya que pasa largas temporadas en las escuelas de la Península. En invierno de 2019 encadenó La Planta de Shiva 8c (R1), en Villanueva del Rosario (Málaga). Antes también había tachado Florida 8c, en Rodellar (Aragón).

Con un estilo de vida nómada, Michal vive gran parte del año en su autocaravana. Sorprendido por la orden de confinamiento decretada en España debido a la crisis del coronavirus, el polaco tuvo que elegir entre volver a su país o buscar un lugar donde pasar el encierro.

Él no es el único que ha tenido que lidiar con el dilema de dónde instalar su casa sobre ruedas y no tener problemas con las autoridades durante esta crisis. De hecho, debido a estas circunstancias, la página web The Walking Travel, por ejemplo, ha publicado un mapa donde se puede consultar lugares que ceden particulares para instalarse con la furgoneta y pasar el periodo de confinamiento.

material de Michał Kwiatkowski
El equipaje de Michał Kwiatkowski. Foto / Col. Michał Kwiatkowski

Michal Kwiatkowski, en el camino 

Hablamos con Michal Kwiatkowski para que nos cuente cómo está pasando el confinamiento en su casa motorizada.

¿Cuánto tiempo hace que vives en una furgoneta?

Construí mi primera furgoneta en 2014. Actualmente tengo una autocaravana. Es mi tercera casa sobre ruedas desde que decidí llevar este estilo de vida. Esta se ajusta a todo lo que necesito. Soy completamente independiente porqué utilizo energía solar y todo el equipamiento (nevera, fogones, calefacción, horno, calentador de agua…) se nutre de gas licuado que reposto en estaciones de servicio. El tanque de agua que tengo instalado es suficiente para entre 7 y 10 días (incluyendo duchas).

¿Cuál es tu fuente de ingresos?

En estos últimos años me he comprometido conmigo mismo a trabajar como entrenador de escalada tres meses al año en Warsaw, después pasar tres meses más al año escalando (normalmente en España) y luego volver a trabajar por tres meses más. Durante los meses que trabajo en Warsaw tampoco dejo de entrenar. Ese es el ciclo. Esto me permite disfrutar los viajes durante largos periodos de tiempo así como trabajar y entrenar lo suficiente para seguir progresando pensando en el siguiente viaje.

«Dani no solo me salvó de un apuro, sino que me ha invitado a vivir en un paraíso durante un tiempo»

Teniendo en cuenta la crisis sanitaria que estamos viviendo, ¿crees que podrás mantener este estilo de vida?

Tal y como tengo organizados los ciclos me motivo para entrenar y alcanzar mis objetivos en roca, es una situación ideal. A partir de ahora veremos qué pasa. No puedo ni trabajar ni escalar, así que de momento no tengo nada claro.

Michal Kwiatkowski en ‘Géminis’ 8b+, en Rodellar. Foto / Wojtek Szulc

¿Dónde estabas cuando se decretó el estado de alarma y se anunció el confinamiento?

Me pilló en Villanueva del Rosario. Cuando empezó esta crisis pensaba que quedarme en el campo de olivos bajo el sector Chilam sería perfecto para estar aislado. Sin embargo, en los días sucesivos todo se precipitó y la Guardia Civil me sugirió volver a mi país. No entendieron que la autocaravana es mi casa y que el aislamiento en aquel lugar era lo mejor en mi caso. Incluso si hubiera tenido un motivo por el que volver a Polonia, el viaje hasta allí teóricamente habría supuesto un riesgo más alto para infectarse. En Warsaw no tenía trabajo ahora (todos los rocódromos están cerrados) y una cuarentena allí no habría tenido sentido.

Entonces, ¿qué decidiste hacer?

Me planteé aislarme en algún sitio salvaje, en plena naturaleza, cerca del Chorro, por ejemplo, o incluso en Murcia, pero era demasiado arriesgado porqué ya me habían apercibido y la próxima vez podría recibir una multa. Finalmente recibí la propuesta de un buen amigo, Dani Gaona, para aparcar en el jardín de su casa, en una propiedad privada cerrada, en Bobadilla, cerca de Antequera (Málaga). Dani no solo me salvó de un apuro, sino que me ha invitado a vivir en un paraíso durante un tiempo. Justo acababa de construir un pequeño plafón en el jardín. Estoy muy agradecido por este gesto. Aquí estoy seguro y puedo entrenar con Dani utilizando su plafón y otros accesorios que tenemos. Veremos cuando podemos salir de este pequeño «jardín del edén» y volver a escalar en roca.

«Las posibilidades son múltiples para convertir tu casa en un gimnasio»

Entonces, has sido afortunado para resolver el problema del confinamiento.

Sí, y además puedo seguir activo. Si me hubiera quedado complemente aislado en la furgoneta habría sido complicado. Solo tengo una tabla multipresa PUC portátil, unas gomas y varios accesorios para estirar y masajes. Podría utilzarlos, estirarme en el suelo e incluso montar una tabla encima de la puerta de la autocaravana, pero el jardín es mucho mejor.

Autocaravana de Michał Kwiatkowski
Interior de la autocaravana de Michał. Foto / Col. Michał Kwiatkowski

¿Y qué recomiendas a los que dispongan de pocos medios para entrenar en casa o si están confinados en una furgoneta o autocaravana?

A mis alumnos les recomiendo que utilicen cualquier cosa que esté a su alcance y que pueda ser útil. El suelo (evidentemente), un armario, el marco de una ventana o puerta, una silla, botellas, latas, etc. Las posibilidades son múltiples para convertir tu casa en un gimnasio. También existen muchos ejercicios que se pueden hacer sin ningún accesorio… ¡y no olvidemos el yoga! Si observas bien tu entorno seguro que encuentras un sitio donde colgarte y hacer dominadas también. Hay que ser creativo. Lo más importante es estar motivado y mantenerse activo siempre es mejor que tumbarse en el sofá. Tenemos que mantenernos fuertes y positivos.

Para acabar… ¿Cómo gestionas el tiempo en un espacio tan reducido?

Soy introvertido, así que no siento una necesidad especial de conocer o estar con gente. Hablo con mis amigos por Whatsapp, bebo vino y chateo con mis amigos por vídeo conferencia a veces. Mucha gente seguramente no está llevando bien estar confinada, pero como comentaba, yo estoy en el sitio perfecto. Lo siento por la gente que tenga que estar encerrada en un pequeño piso o apartamento en una gran ciudad.

Donde estoy puedo entrenar, hay un jardín, una piscina, perros y gallinas por todas partes. Hago vida en la autocaravana pero tengo esos lujos. Además, el sol brilla y tengo tiempo para aprender español. No me quejo y me centro en lo que puedo hacer. Es el momento para hacer esas cosas para las que nunca tienes tiempo. También para pensar en la vida, plantearse objetivos y cambiar planes. Intento ser optimista y ser capaz de seguir disfrutando de la vida cuando todo esto acabe.

Michal Kwiatkowski está patrocinado por DMM, Tenaya, Heartbeat y camper.pl