Una vía poco frecuentada

Maiol Jorba repite ‘Organyasme’ (230m 8a+), en la cara norte de Roca Narieda

Rara repetición en libre de una de las vías de la cara norte de Roca Narieda, en la comarca del Alt Urgell (Lleida). Se desconoce el número total de ascensiones en libre de la línea
Redacción
COMPARTE EN:
Maiol Jorba en Roca Narieda
Maiol Jorba en la aproximación a la cara norte de Roca Narieda. Foto / Col. Maiol Jorba

Maiol Jorba encadenó Organyasme (230m 8a+), en la cara norte de Roca Narieda (Fígols), a mediados del pasado mes de mayo. La noticia pasó desapercibida entonces, igual que la vía, que abrieron Oriol Anglada y Marisol Monterrubio durante el invierno de 2013 y no ha recibido la atención que merecería.

«Es una vía que impone en las reseñas, un poco olvidada, donde tienes que ir bien rodado en el grado. Los pies son escasos y los largos son bastante obligados. Tiene un corte deportivo, pero a pesar de ello hay que escalar entre chapas. Para mí es la gran línea de la pared junto a Supercalifragilístico«, comenta Jorba.

El escalador catalán conoce bien la pared norte de Roca Narieda, donde ya había escalado Sánchez-Gil (290m 7c), que tiene pendiente de encadenar, y Pànic Tinc Pànic (250m 7b).

No existen muchas referencias sobre las ascensiones de Organyasme. Maiol dice que «la encadenó Cristian Gutiérrez formando cordada con Jesús Ivars y sé que la probó Klemen Bečan también». Bečan, que no recuerda exactamente en qué año la probó, explica que «iba encadenando todos los largos a vista pero cuando solo me faltaba uno para acabar la vía tuvimos que bajarnos, ya que mi compañera, Anja, no se encontraba bien. Ya no he vuelto nunca». En 2015 también probaron la vía Andrea Cartas y Carlos Padilla, pero tuvieron que bajar debido al calor.

Organyasme es una vía de 230 metros y cinco largos: L1 7a, L2 8a+, L3 6c, L4 7b+/c, L5 7c+ y L6 6c+. Las máximas dificultades se concentran en el segundo largo, de 40 metros muy verticales, donde hay que dominar la técnica de la escalada en placa.

Jorba recuerda que escogió Organyasme como proyecto de casualidad: «La idea inicial era probar Supercalifragilístico, una vía donde el largo más duro es el penúltimo. Por suerte o por desgracia, según como se mire, mi compañero, Valentí Puig, fue antes que yo el día que teníamos que entrar en la pared para escalar en solitario el primer largo y poder llegar a las tiradas de arriba más rápido. De repente nos dimos cuenta que nos habíamos equivocado de vía y estábamos en la Organyasme. Pude probar el largo de 8a+, que me recordó a la Mon Dieu, en Oliana, pero no tuvimos tiempo para mucho más ese día».

Un mes más tarde Maiol Jorba volvió a la vía, acompañado de Mireia Via. «La estrategia era escalar en simple y llevar un estática que iba fijando para que Mireia pudiera remontar más rápido los largos duros. En el último largo, recuperé la carga que llevaba mi compañera con la estática para que pudiera escalar esa tirada de segunda, con la mala suerte que el roce de la cuerda en la pared provocó la caída de una piedra de dimensiones considerables. La piedra impactó a Mireia en el ojo derecho, pero aún así pudo llegar hasta la reunión. Llevábamos un botiquín y le pude hacer unas primeras curas hasta que llegaron los GRAE a la parte alta de la cima de Roca Narieda para ayudarnos. La historia acabó bien», relata Maiol.

Con la ascensión en libre de Organyasme por parte de Maiol Jorba esta interesante vía vuelve a estar en el candelero y alguna cordada ya se plantea probarla también en libre.

Reseña de Organyasme Roca Narieda

Redacción