Inicio Informes Kurt Albert, el escalador que inventó el rotpunkt

Kurt Albert, el escalador que inventó el rotpunkt

Compartir
Kurt Albert escalador punto rojo
Kurt Albert pintó el primer punto rojo en Streitberger Schild, en 1975 Foto / Col. Kurt Albert

Kurt Albert (1954-2010) murió tal día como hoy, 28 de septiembre. Tenía 56 años y han pasado siete desde el fatídico accidente que sufrió en la vía ferrata Höhenglücksteig, en la zona de Hirchbach (Baviera). Una desafortunada caída de 18 metros se lo llevó para siempre.

Kurt Albert, el inventor del punto rojo

Kurt Albert fue un escalador revolucionario. Huía de las reglas, para él la escalada debía ser libre, nada debía limitar la creatividad del escalador. A partir de la idea del rotpunkt (punto rojo, en alemán), Albert fue subiendo la dificultad de la escalada en libre. La primera vía destacable que encadenó así fue ‘Exorzist’ (7a), en 1976.

¿Cómo surgió el concepto del punto rojo?

A la vuelta de una visita al Elbsandstein, el legendario escalador alemán se dio cuenta de que el estilo de escalada en Frankenjura se había quedado obsoleto. A partir de ese momento, Albert y sus amigos deciden evitar la escalada artificial para progresar por las vías y empiezan a escalar en libre. Todas las vías que consiguen escalar en este estilo las marcan con un punto rojo. El primero fue pintado en 1975, en la via Adolf Rott Gedächtnis-Weg (6+), en Streitberger Schild.

Kurt Albert escalando en Frankenjura
Kurt Albert escalando en su casa, en Frankenjura Foto / Col. Kurt Albert

En el libro Fight Gravity, Klettern im Frankenjura, escrito por el mismo Kult Albert explica: “El punto rojo al comienzo de una vía o variante significa la posibilidad de escalar esa vía sin el uso de los seguros como agarres o puntos de apoyo. Clavos, cintas o empotradores, sirven únicamente como aseguramiento. Tampoco se podrá descansar en ellos, aún cuando al continuar se vuelva a la posición anterior!”.

Las grandes escaladas de Kurt Albert

Kurt Albert ha pasado a la historia como el inventor del punto rojo pero no hay que olvidar sus grandes ascensiones. Después de su primera visita a Yosemite, en 1977, Albert tuvo claro el siguiente paso: escalar vías en grandes paredes en libre.

Después de liberar la ‘Vía de los Suizos’ (7b+), en la Cima Ovest, y la ‘Brandler-Hasse’ (7a+), en la Cima Grande, en Dolomitas, en 1986, llegó el momento de las paredes más extremas.

La lista de ascensiones en libre de Kurt Albert es larga, pero destacan: la ‘Eslovena’ (7a+) a la Torre sin Nombre del Trango, en 1990; ‘Eternal flame’ (7b+/A2), abierta junto a Wolfgang Güllich, Christof Stiegler y Milan Sykora, en 1991; ‘Riders on the storm’ (7c/A2), a la Torre Central del Paine, abierta con Bernd Arnold, Norbert Bätz, Peter Dittrich y Wolfgang Güllich, en 1995; o ‘Royal flush’ (7c), en el Fitz Roy, junto a Bernd Arnold, Jorg Gershel y Lutz Richter.

Kurt Albert fue un escalador valiente, rebelde e iconoclasta. Simplemente, un genio.