Inicio Opinión Dos años sin John Ellison

Dos años sin John Ellison

Compartir
John Ellison y Quim Hernàndez en Edinburgo
John Ellison y Quim Hernàndez en Edinburgo. Ellison utilizaba ese paraguas para burlarse de su enfermedad Foto / Col. Quim Hernàndez

La primera vez que vi a un escalador con una llamativa camiseta y la inscripción CAC fue a finales de 2012. Me llamó la atención y estuve leyendo la historia de John Ellison, fundador de Climbers Against Cancer (CAC). En junio de 2013, acompañando a la selección española juvenil de escalada a Edinburgo, pude verle de cerca con una gran sonrisa. “Vaya! Tiene una vitalidad enorme”, pensé.

Posteriormente contacté con él para empezar a hacer pedidos de camisetas y hablar de varias ideas que tenía en mi cabeza. Poco después nuestro rocódromo y club -Club Muntanyenc Sant Cugat- se convirtió en colaborador de CAC.

En 2014 tuve la suerte de arbitrar en el Campeonato del Mundo de Escalada de Gijón. Tenía un proyecto documental entre manos y allí pude grabar unos minutos con él. Así empezó una buena amistad, que se prolongó por correo electrónico. Después fui coincidiendo con John en varias competiciones internacionales, como las de Chamonix o Munich.

Ahora se cumplen dos años desde que nos dejó, en una Navidad de 2015, pero su legado es enorme. Con más de 50.000 camisetas vendidas y más de 500.000 euros recaudados para combatir el cáncer, decir CAC es definir a la comunidad escaladora.

John Ellison en Chamonix
Con John Ellison y Ramonet en una prueba de la Copa del Mundo de Escalada en Chamonix Foto / Col. Quim Hernàndez

Su idea se basó en lo especial de la escalada, sobre todo en las competiciones, donde los escaladores, sin importar credo, color, ni nacionalidad, se animan mutuamente para conseguir el éxito. Muy pocos deportes demuestran esa unión, y John quiso trabajar en la idea de que una comunidad tan especial, casi como una gran familia, podría ser una magnífica plataforma para difundir el mensaje contra el cáncer.

Y así fue, y así continúa, en estrecha colaboración con la International Federation of Sport Climbing (IFSC) y los mejores escaladores del mundo, que enseguida apoyaron la iniciativa. Actualmente CAC está presente en todas las competiciones de la Copa del Mundo y la fundación sigue adelante.

La comunidad escaladora es singular y fuerte en muchos sentidos, y desde luego muy solidaria. Os recomiendo que visitéis su web y mostréis vuestro apoyo a Climbers Against Cancer. John Ellison siempre tenía una palabra amable, siempre con una sonrisa, y hablaba de su enfermedad con normalidad. Siempre decía que no puedes hacer nada contra cuánto va a durar tu vida, pero puedes hacer algo que deje marca. En la vida, todos somos escaladores.