18 de julio de 2024

Escalada sostenible

El impacto de la escalada sobre el medio natural. ¿Cómo podemos minimizarlo?

Proponemos una serie de consejos para cuidar y mantener limpios los sectores de escalada y que la práctica de la escalada sea lo más sostenible posible

Ana Belén Argudo en Cuenca
Ana Belén Argudo escalando en Cuenca, una de las escuelas con más visitantes de España. Foto / Javi Pec
 

Seguro que en algún momento te has visto en un sector pidiendo turno para escalar y te ha dado la sensación que estás en el metro o en el supermercado. Lejos quedan los años, como dirían los más mayores, en que todos nos conocíamos y se estaba prácticamente solo en la pared.

En los últimos años la escalada ha crecido considerablemente y cada vez somos más escaladores en los sectores. Esto ha comportado que la escalada tenga más repercusión mediática, que se equipen más vías y que tengamos más oportunidades de compartir vivencias. Pero por otra parte, también se ha traducido en un mayor impacto sobre las paredes y el medio natural que alberga las escuelas de escalada.

Al impacto que generamos cuando vamos a escalar se unen las alteraciones globales debidas al cambio climático que afectan a las montañas y lugares donde practicamos el deporte que más nos gusta. Así, tanto si nos gusta como si no, nos encontramos frente a esta frágil situación, en la que es posible que las próximas generaciones no puedan disfrutar de la escalada como lo hacemos nosotros.

¿Cómo podemos contribuir? Antes de llevarnos las manos a la cabeza y comenzar a vender nuestro material porque nos sentimos culpables, hay muchas iniciativas y posibilidades para poder aportar nuestro granito de arena. Además, para obtener resultados, tal y como pasa en la escalada, lo importante es empezar poco a poco y ser constante.

Carlos Logroño escalando
Carlos Logroño «Citro» en acción. Foto / Javi Pec

Consejos para practicar una escalada sostenible

Como ya hemos comentado, somos parte del problema, pero lo mejor, es que somos también parte de la solución. Muchas veces, los pequeños pero continuos detalles son los que marcan la diferencia y pueden ayudar a impulsar acciones mayores. Aquí tienes algunos consejos que puedes poner en práctica fácilmente en los sectores de escalada, minimizando así el impacto:

  • No dejes ningún residuo. Parece de perogrullo, porque todos nos llevamos nuestra basura, ¿no?, pero muchas veces no nos llevamos todos los residuos. El “papel del baño” y los restos de comida, por ejemplo, también nos los debemos llevar a casa. Así evitaremos la lamentable escena de encontrar un jardín de papeles cuando vas a buscar las últimas vías del sector o la de encontrar una colección de pieles de naranja y plátanos a pie de vía. Ya conoces el dicho: “La mierda atrae más mierda”.
  • Minimiza el uso de magnesio. A ver quién es el listo que te lo dice cuando vas camino de la cadena en el pegue bueno, ¡jaja!, pero rebajar su uso evita la degradación de las rocas blandas, como dolomías y areniscas, la ingestión por parte de los animales y que se acumule en los arroyos cercanos. Además, reducimos el ya conocido impacto visual sobre la roca. Puedes usar magnesio líquido o dispensadores en forma de bola, y por supuesto, cuando acabes de escalar dale una cepillada a la vía o bloque para borrar las clecas y el exceso de magnesio. El siguiente que venga te lo agradecerá.
Cepillar magnesio
Limpiar el magnesio de las vías y bloques es esencial para conservar la roca y evitar el impacto visual que éste provoca. Foto / Matteo Pavana
  • No atajes ni abras caminos nuevos. A veces caminamos como locos hacia la pared y no nos damos cuenta de la erosión que producimos sobre zonas fuera del camino abierto, afectando tanto a la fauna como a la vegetación que nos gusta admirar. Sigue los caminos trazados, y si hay más de uno, intenta seguir el más evidente. Si le dejamos tiempo a la naturaleza, ésta se encargará de cerrarlos.
  • Ten cuidado con la fauna y la flora. Muchas guías de escalada y paneles informativos explican la importancia de algunas especies, el tipo de regulación que existe y cómo se puede realizar nuestra actividad sin problemas. Recuerda que nuestras mascotas, por muy buenas que sean, no deben interactuar con el resto de animales.
  • Ir al baño, si es posible, en casa. O en el bar, en la furgo, etc. Este es un tema delicado, pero a nadie le gusta encontrarse con una sorpresa cuando estamos paseando por el sector. Hay lugares emblemáticos para escalar, como Yosemite, donde tienes que cargar con “todo”. Y no es solo el impacto visual, sino que nuestros residuos, igual que los de nuestras mascotas, tienen compuestos (como las aminas) y diferentes bacterias que alteran el suelo y el agua. Si la llamada de la naturaleza es inevitable intenta no hacerlo cerca o dentro de cursos de agua y entiérralo.

Estos son solo unos pocos, pero hay muchos más consejos que puedes poner en práctica. Lo más importante es tener ganas y buscar la información correcta sobre cómo generar el menor impacto sobre el medio natural. Por ejemplo, los chicos de Mount Legend cuentan con un interesante blog donde hacen bastante hincapié en ello y además, encontrarás consejos sobre material y pies de gato.

Cómo cuidar los sectores de escalada en tu día a día

No solo podemos contribuir a la sostenibilidad de los sectores cuando vamos a escalar. También podemos hacerlo cuando estamos en casa. De forma indirecta, todas nuestras acciones, tarde o temprano, afectan a la naturaleza que nos rodea. Te ofrecemos algunos consejos para poder darle un respiro al planeta y proteger nuestros sectores:

Anthony Gullsten en autobús
El uso del transporte público minimiza nuestra huella de carbono. Foto / Matteo Pavana
  • Infórmate y actúa localmente.  A la velocidad que se mueve la sociedad actualmente es muy fácil que se nos pasen muchas cosas por alto y puede ser difícil identificar cómo podemos actuar. Lo más importante es que cuando te motive y preocupe algún tema te regales un poco de tiempo para informarte. Si quieres formar parte de alguna iniciativa o movimiento, intenta que esté cerca de tu pueblo o ciudad.
  • Reutiliza y reduce. No hay nada sencillamente más radical que reducir nuestro consumo, reparar lo que se nos ha roto y reutilizar los envases. Valorar si realmente necesitas lo que vas a comprar y reducir el consumo de envases de un solo uso son pasos pequeños que acaban ayudando de manera importante.
  • Resuela tus pies de gato. Seguro que ya lo haces y tienes algún par resolado que has relegado para ir a entrenar al rocódromo, pero si los resuelas antes de que llegues a la goma interior y al temido agujero, podrás ampliar la vida útil. Además, y lo que es más interesante, los pies de gato mantendrán sus prestaciones iniciales, conservando la forma de tu pie.
Resolado pies de gato
Alarga la vida útil de tus pies de gato con un buen resolado. Foto / Pau Pujol
  • Comparte tu transporte, usa el transporte público o la bicicleta. Todas estas alternativas ayudan a reducir las emisiones de CO2 y metales pesados. En el transporte público, por ejemplo, puedes leer, estudiar e incluso conocer gente nueva. Si vas en bicicleta harás algo de cardio, que no solo se vive de la MoonBoard.
  • Consume de modo responsable. Si al final tienes que comprar, infórmate sobre las marcas. Es posible que la diferencia entre un producto con más o menos impacto sea solo de unos pocos euros. De dónde provienen los materiales, cómo está hecho, cuál es su impacto y qué beneficios tienen, son algunas de las preguntas que puedes hacerte. Algunas tiendas especializadas en montaña y escalada te informarán bien sobre todo ello. Un buen ejemplo es Mount Legend, que además de informar sobre las prestaciones del material que necesita cada usuario, cuenta con toda la información sobre la sostenibilidad de las marcas.
escalada en Pratdip
Santiago Valerga escalando en Pratdip, una escuela lejos de las masas. Foto / Pau Alonso

Como ves, con unos pocos consejos y un poco de esfuerzo podemos hacer grandes cosas y ayudar a mantener limpios los sectores de escalada. Los que vengan detrás lo agradecerán y los encontrarán como si nadie hubiera pasado por ahí. Y recuerda… se pueden hacer muchas cosas, pero lo más importante es encontrar y hacer las que se adapten a nuestras posibilidades.

 

* Contenido patrocinado por Mount Legend