Nueva vía en la Cordillera Blanca

Los hermanos Pou y Manu Ponce abren ‘Mal de Panza’ (300m 7a), en la Quebrada de Yaca

Segunda apertura para los hermanos alaveses desde que llegaron a Perú, esta vez formando cordada con Manu Ponce. Dos días de trabajo en la pared han sido suficientes para abrir y escalar en libre 'Mal de Panza'
Redacción
COMPARTE EN:
Hermanos Pou y Manu Ponce escalando en la Cordillera Blanca
DCIM100GOPROGOPR1313.JPG

Los hermanos Pou, Eneko e Iker, y Manu Ponce han abierto una nueva vía en la Quebrada de Yaca, en la Cordillera Blanca (Perú). Se llama Mal de Panza (300m 7a), tiene nueve largos y cuenta con dificultades de hasta 7a. La cordada destaca la calidad del séptimo largo, “The Splitter”, y el octavo, al que han llamado “La Guinda”. Han tardado dos días en abrirla y firmar la primera ascensión en libre.

Para los hermanos alaveses es la segunda apertura desde que llegaron a Perú. A mediados de julio establecieron una nueva vía en la cara sur del Huamashraju, ¡Viva Perú Carajo! (600m  M7/80º), que según ellos será popular debido a la calidad pero también a la seguridad de la escalada, a diferencia de la mayoría de líneas en la Cordillera Blanca.

Sobre Mal de Panza dicen los Pou que “ha quedado muy bonita y elegante, con largos muy buenos de autoprotección. La aproximación es corta y el acceso sencillo desde la capital, Huaraz. Es una actividad que madrugando se puede hacer en el día. Teniendo en cuenta que hay pocas rutas en roca
con estas características cerca de Huaraz, estamos seguros que en poco tiempo se convertirá en una clásica. Además la vía discurre entre los 4.100 y los 4.400 metros, así que es perfecta para ir aclimatando”.

El nombre de la vía hace referencia a los enormes problemas estomacales que los tres escaladores sufrieron durante los días de la apertura: ”No es fácil hablar públicamente de esto, pero lo cierto es que nos costó sudor y lágrimas terminarla porque cada vez que queríamos subir a seguir con ella, alguno de los tres enfermaba y teníamos que volver a atrasar el intento. De hecho, desde que
bajamos de ¡Viva Perú Carajo! no hemos levantado cabeza. Alguna intoxicación alimenticia o de agua nos ha hecho pasar días en cama con fiebre y vómitos. Por ese motivo estamos especialmente contentos con esta apertura y primera escalada en libre, ya que a pesar de todas las adversidades, ¡que han sido muchas!, hemos conseguido nuestra segunda ruta de este verano”.

El equipo aún tiene unos días por delante en la zona así que no descartan realizar alguna otra actividad, aunque dependerá del estado de salud en que se encuentren.

Redacción
CAMP