Inicio Entrevistas Tino Lois habla sobre su último 9a, ‘Clandestino’

Tino Lois habla sobre su último 9a, ‘Clandestino’

Compartir
Tino Lois en 'Clandestino' 9a
Tino Lois probando 'Clandestino' 9a por primera vez. Foto / Nacho Caballero

Tino Lois encadenó Clandestino 9a, en Teverga (Asturias), el pasado sábado 22. El gallego trabaja como ingeniero, saca tiempo de donde puede para entrenar y escala en roca siempre que puede. Confiesa que las limitaciones de tiempo «me han cortado bastante la progresión en la dificultad desde hace años. Cuando estoy bien no tengo opciones de escalar fuera o probar una vía dura durante una temporada, centrado, como antes».

A pesar de ello, a los 40 años, Lois ha encadenado su quinta vía de 9a con Clandestino. La primera en el grado queda lejos en el tiempo, en 2006, cuando tachó Definición de Resistencia Demócrata, en Terradets. Incombustible al desaliento, después llegaron Supernowa, en Vadiello, en 2010; Fabela pa la Enmienda, en Sanya Linya, en 2014; y XL, en Baltzola, en 2016.

Pablo Barbero firmó la primera ascensión de Clandestino, una vía equipada por Alejandro Espejo, en 2014, y un año después la repetía Ignacio Mulero. La de Tino ha sido la tercera ascensión.

Entrevista con Tino Lois después de su rotpunkt en Clandestino

Pocos escaladores se mantienen a tal nivel durante tanto tiempo. No es fácil conservar el estado de forma óptimo, y mucho menos la motivación. Tino Lois nos explica cómo lo hace.

¿Cuál es tu secreto para mantener la forma después de tantos años a un alto nivel?

Escalar es lo que más me gusta, así que tampoco me supone un esfuerzo. Escalar duro es más divertido, puedes hacer mejores líneas, más bonitas y más rápido. Me gusta estar en forma. Aunque hay periodos en que no das tanto, sobre todo de cabeza, disfruto. Nunca me he lesionado como para no escalar mas de un día o dos y eso también es una suerte para estar ahí.

Tres ascensiones en cinco años para Clandestino. No son muchas… ¿Por qué?

Supongo que porqué es una vía dura en su grado, en un principio se habló de 9a+. Es toda natural con movimientos poco evidentes. La condición también influye. No es una vía de presas netas y con malas condiciones se nota mucho.

«Cuando cogí forma estuvo muchos meses mojada y cuando ya la tenía para encadenar se rompió el canto para salir de la sección clave»

¿Y por qué la escogiste? 

Es la vía más dura de mi zona preferida y de la gran escuela más cercana que tengo. Aparte de eso, cuando vi el muro no me bastó mucho más.

¿Le has dedicado mucho tiempo?

Pues bastante en su grado, quizás de las que más… Cuando empecé a probarla estaba muy fuera de forma para hacerla. Cuando cogí forma estuvo muchos meses mojada y cuando ya la tenía para encadenar se rompió el canto para salir de la sección clave. Me costó el doble y ponerme mucho más fuerte. Creo que se ha endurecido bastante la vía. No solo la sección que me tiraba la mitad de las veces después de romper el canto, sino también por cómo me dejaba para afrontar la parte arriba.

¿Cómo es Clandestino?

Es una vía natural con secciones duras de presas y pinzas planas con un reposo a poco más de mitad de vía. Dos secciones muy marcadas sobre el 8c+ antes, y para mí ahora 9a, de cantos planos y romos. Pasado el reposo es más o menos 8b+ de canto crispado con un paso duro de un invertido.

Después de tantos años escalando, ¿ves muchas diferencias respecto a cuando tú empezaste a encadenar vías duras?

Bastantes. La gente progresa más rápido ahora. Supongo que como cuando yo empezaba a hacer 8c y habían escaladores de otra generación que nunca habían tocado una presa de resina. Yo empecé a escalar en el plafón y así es mas fácil progresar. Es la evolución lógica de un deporte… A un nivel más concreto, por ejemplo, el tema de las rodilleras ha evolucionado mucho, más de lo que imaginaba. Hay que adaptarse, supongo.