Inicio Entrevistas Jon Glassberg, al otro lado de la cámara

Jon Glassberg, al otro lado de la cámara

Compartir
Jon Glassberg en Fontainebleau
Jon Glassberg en Fontainebleau. Foto / Jess Talley

Jon Glassberg, escalador no manco, es el dueño de Louder Than Eleven, compañía que produce en la actualidad algunos de los mejores vídeos de escalada del mundo.

Con esta entrevista al productor norteamericano recupero de mi anterior etapa junto a Esteban Díez Fernández las entrevistas que hacíamos a artistas visuales y siempre abría y abriré así:

“Son ciertamente algo culpables de que alguno empezase a soñarse subido por las paredes, de que otros envidien destinos y vías, de las ganas de una emulación sana, de la materialización de ciertas palabras que en mentes dispersas se las lleva el viento, del encumbramiento de aquellos a los que quiere la cámara…

Han sabido plasmar en una imagen toda esa estética, todo el poderío y la plasticidad que conjugan nuestros movimientos de homínidos bien esculpidos sobre la roca junto a la propia belleza natural de los a menudo sugerentes entornos en los que practicamos nuestro deporte.

Son, como ya intuiréis, los fotógrafos, aquellos que, si buenos, pueden llegar a robar la magia y el alma de un instante…”.

“Pasé todo un año viajando por el mundo en 2013 y eso me cambió como persona y me hizo darme cuenta de lo que hay por ahí y de lo que era capaz”

¿Qué fue primero, la escalada o la fotografía/videografía? ¿Cómo empezaste en ambos casos?

Primero fue la escalada. Comencé a escalar cuando tenía 11 años en un campamento de verano en Charlottesville, Virginia. Desde entonces la escalada fue básicamente todo lo que me importó durante 15 años de mi vida. Encontré la fotografía en el instituto, pero no me puse muy en serio con la foto o el vídeo hasta la universidad. En la universidad comencé a filmar todas mis escaladas, haciendo pequeños vídeos sobre ello. Pude combinar todas mis destrezas y fue divertido compartir mis escaladas de este modo. 

Define qué significa para ti la palabra fotógrafo/videógrafo.

Ser fotógrafo o videógrafo significa que te gusta hacer fotos o vídeos. Es tan simple como eso. ¡Tienes una cámara y te apasiona crear imágenes que crees que inspiran y son chulas; eso es todo!

¿Estudiaste una carrera que versase en artes gráficas o todo lo has adquirido mediante autoaprendizaje?

Fui a la universidad a estudiar Diseño Gráfico e Impresión y en la escuela de postgrado estudié Medios de Comunicación Impresos. Allí me centré en la fotografía, con lo que tuve algo de educación en fotografía, pero no en el sentido de Bellas Artes, sino más bien en el sentido técnico.

Creo que el nombre de tu compañía, LT11 – Louder Than Eleven, tiene doble sentido. ¿Puedes explicarnos de qué va? 

El nombre Louder Than Eleven es una broma de una de mis pelis favoritas: Spinal Tap.  Es simplemente un nombre singular para una empresa que podría obtener la atención de la gente y que al mismo tiempo es gracioso y divertido.

“Todo el mundo en Louder Than Eleven escala. Simplemente es lo que a todos nos gusta y nos mantiene unidos”

Si no estoy equivocado eres el dueño de la empresa, pero ¿quiénes son tus compañeros y cuál es el papel de cada uno de ellos?

Soy el único dueño de Louder Than Eleven, pero tenemos un grupo de subcontratados que trabajan para nosotros prácticamente a tiempo completo. Tenemos una persona a tiempo completo que hace fotos y vídeos; se llama Josh. Tenemos un editor, Erik, y un productor musical, Mike. ¡Ese es mi equipo!

¿Son escaladores los otros tres?

Sí, todo el mundo en Louder Than Eleven escala. Simplemente es lo que a todos nos gusta y nos mantiene unidos.

¿Cuál de tus trabajos es del que estás más orgulloso? ¿Por qué?

Tengo unos cuantos favoritos de entre todos los proyectos en los que he trabajado a lo largo de los años. Golden Gate con Emily Harrington escalando El Capitan fue un espectáculo unipersonal masculino. Escalé, grabé y edité todo el material de ese proyecto, y estoy muy contento con el resultado. Conseguí hacer una peli hardcore de escalada sobre una ascensión sobresaliente de El Capitan que realmente puso a prueba todas mis destrezas. También me encanta Dreamland, sobre Rocklands, boulder en Sudáfrica. Conseguí trabajar con unos amigos y escaladores increíbles y crear algo artístico sobre una zona de boulder que me encanta.

Jon Glassberg colgado en Margalef
Jon Glassberg, preparándose para grabar unas tomas en Margalef.   Foto / Jess Talley

¿Crees que es necesario hacer fotografías desde arriba para que salgan instantáneas de calidad en la escalada?

Creo que es importante hacer fotos desde los ángulos que te inspiren como fotógrafo. Si te motiva ponerte por encima de los escaladores, sí, hazlo. Creo que es una perspectiva que la mayor parte de la gente no ve, por lo que parece emocionante y dramático. Sin duda, siempre es bueno subir alto y mostrar la exposición.

“¡Dos de mis zonas de escalada preferidas en todo el mundo son Fontainebleau y Rocklands y este verano tuve la suerte de visitar ambas!”

Eres bastante viajero. ¿Dónde estás ahora, dónde estuviste antes y cuál es tu siguiente viaje?

Ahora mismo estoy en mi casa en Boulder, Colorado. Acabo de volver de pasar un mes en París y en Rocklands haciendo algo de bloque y grabando para Mountain Hardwear. El siguiente lugar al que me dirijo es al Campeonato del Mundo de Innsbruck (Austria).

(Esta entrevista se realizó antes de la celebración del último Campeonato del Mundo de Escalada) 

¿Por qué elegiste estos lugares? ¿Cuáles son los que más te han gustado y por qué?

¡Dos de mis zonas de escalada preferidas en todo el mundo son Fontainebleau y Rocklands y este verano tuve la suerte de visitar ambas! Soy un obsesionado bloquero, así que no puedo evitar querer escalar allí… Fontainebleau es como entrenar la técnica y Rocklands es como entrenar los dinámicos, dos de mis cosas favoritas.

¿Va la fotografía de la mano con ser un tanto nómada?

Por supuesto. Siempre estoy haciendo fotos, pero me siento muy inspirado con la gente que hace cosas increíbles en lugares de difícil acceso. Me gusta el desafío que lleva parejo viajar y escalar.

“Yosemite es tan bueno como parece. El Capitan es tan loco y expuesto como todo el mundo dice y como te hacen sentirlo las fotos”

¿Cuál de todos los momentos de escalada que has vivido te ha marcado más?

Pasé todo un año viajando por el mundo en 2013 y eso me cambió como persona y me hizo darme cuenta de lo que hay por ahí y de lo que era capaz. Encontré un profundo amor por viajar y escalar y conocer gente de todo el mundo que hacen lo mismo que yo.

¿Cuál de los lugares en los que has hecho fotos o vídeos de escalada se ha prestado más a la fotogenia general?

Yosemite es tan bueno como parece. El Capitan es tan loco y expuesto como todo el mundo dice y como te hacen sentirlo las fotos. No hay ni un solo escalador del mundo que haya ido a Yosemite y El Capitan le haya decepcionado.

¿A qué otro profesional o amateur de la fotografía/videografía admiras?

Admiro de veras a Keith Ladzinski y su habilidad para sacar fotos tan bellas y tan diversas. Puede sacar fotos de escalada, skate, vida salvaje, paisajes… Puede hacerlo todo y puede viajar por todo el mundo aparentemente sin esfuerzo alguno. El tío lo domina todo, o eso parece.

Y por divertimento, ¿prefieres fotos y vídeos de escalada o de tíos o tías desnudos?

En mi tiempo libre me gusta blocar. Me gusta tener un proyecto, centrarme en él y lograr hacerlo.

“Nunca he trabajado con Adam Ondra más allá de unas pocas fotos y me encantaría pasar un buen tiempo grabándole en un proyecto duro”

Jon Glassberg blocando Fontainebleau
Jon Glassberg blocando en uno de sus terrenos de juego preferidos, Fontainebleau.   Foto / Jess Talley 

¿Quién es el escalador con los que más te gusta, o ha gustado trabajar, y cuáles son las características deseables en un modelo escalador, aparte de la fotogenia?

Me encanta grabar a Emily Harrington. Se esfuerza mucho, sabe lo que se necesita para lograrlo y tiene una dedicación que no tiene parangón. Sé que cuando Emily y yo formamos equipo para un gran proyecto será algo genial. Su ética del trabajo es increíble y lo da todo.

¿Y con qué otro escalador con el que no hayas tenido aún la oportunidad de trabajar te gustaría hacerlo en un futuro?

Nunca he trabajado con Adam Ondra más allá de unas pocas fotos y me encantaría pasar un buen tiempo grabándole en un proyecto duro. Me inspira el esfuerzo y los mejores de entre los mejores, ¡así que para mí Adam es el primero de la lista!

¿Hay algún vídeo o fotografía de escalada que te sirva como inspiración para tus trabajos?

Lo veo todo. Internet es algo increíble y podemos en cualquier momento ver muchos vídeos inspiradores, nuevos y extraordinarios. Simplemente me gusta ver lo que la gente está haciendo y estar al día de tendencias y nuevas tecnologías.

“Rapelar en El Capitan siempre da miedo. La descarga repentina de adrenalina de 900 metros de exposición nunca te deja muy tranquilo”

¿Has pasado alguna vez miedo colgado durante tu trabajo? ¿Recuerdas alguna sesión en especial?

Rapelar en El Capitan siempre da miedo. La descarga repentina de adrenalina de 900 metros de exposición nunca te deja muy tranquilo. Tuve un momento sobrecogedor en la parte de arriba de The Nose mientras filmaba a Jorg Verhoeven en su ascensión en libre. Estaba jumareando una cuerda fija y mis dos jumars se soltaron de la cuerda mientras me movía en horizontal en una travesía. Mi micro traxion paró el vuelo. Pensé que sin duda estaba muerto y solo me di cuenta que no iba a morir después de que el aparato me parase. Eso me dio un acelerón al corazón.

¿Cuál es la clave para que sea posible vivir de hacer fotos y vídeos de escalada?

Hacerlo todo el tiempo. Haz lo correcto y hazte bueno en ello mediante una práctica ilimitada.  

¿Consideras que hacer fotos a los cracks de la escalada es necesario para vivir de este negocio?

No, pero será más difícil destacar que haciendo vídeos o sacando fotos solamente de escaladores desconocidos. Creo que ayuda a darte visibilidad cuando puedes hacer que se publiquen y se vean tus imágenes de los pros. Esto también reconoce tu habilidad para trabajar con profesionales.

Desde la aparición de las cámaras digitales, mucha gente se sube al carro de la fotografía. ¿Crees que estos “aficionados” pueden hacer la competencia a los profesionales?

Por supuesto. Cualquiera con buen ojo puede hacer fotos muy buenas. Lo único que diferencia a un amateur de ser un pro es tener un buen negocio y vender tu trabajo.

Para ganarse la vida como fotógrafo, ¿es mejor centrarse en un campo como el de la escalada o diversificar el trabajo y tocar los viajes, paisajes, modelaje, etc?

Creo que si quieres ser realmente bueno en algo has de centrarte en ello y dedicarte a mejorar. Sea lo que sea que elijas, primero tienes que zambullirte de cabeza en ello y esforzarte.

“La edición es una parte enorme de una película. Es la mitad de la batalla”

Retrato Jon Glassberg
Retrato de Jon Glassberg con motivo de la conmemoración de los 90 años de La Sportiva.   Foto / Matt Alberts

Ahora, más centrados en la fotografía y realización, ¿qué cámaras y lentes utilizas normalmente en tus sesiones?

Grabo vídeo con una cámara RED Epic M X. Hago fotos y algo de vídeo con un par de cámaras Canon 1DX MK II con un kit completo de lentes de la serie Canon L.

Muchos fotógrafos están abriéndose a las posibilidades del mundo audiovisual ¿crees que los vídeos son el futuro? ¿Qué tiene una instantánea de especial que nunca podrá conseguir una imagen en movimiento? ¿Son compatibles?

No es tan simple como decir que quieres grabar vídeos e ir y capturar un vídeo. Hacer pelis lleva un montón de tiempo, un buen equipo y algo de visión extra.

Las fotos pueden capturar momentos y darte una sensación y contarte una historia, pero no de forma tan diversa como lo puede hacer un vídeo.

¿Qué importancia tiene el trabajo de edición frente a la pantalla de un ordenador?

La edición es una parte enorme de una película. Es la mitad de la batalla. Si grabas genial en vídeo y eres un editor horrible, el proyecto es un desperdicio. Necesitas tener ambas cosas y hacer ambas bien.

Después de haber realizado toda la filmación, ¿editas sobre la marcha o esperas hasta que llegas a casa? 

Depende del proyecto. Si es algo que ha de ser publicado rápidamente lo editaré de camino. De otro modo, espero hasta que esté de vuelta en la oficina en Boulder para profundizar en la edición.

¿Qué equipo usas para el proceso de edición en ambos casos? 

Tengo un MacBook Pro de 15 pulgadas para editar sobre el terreno y un Mac Pro y un iMac Pro en la oficina para los proyectos más grandes.

Si alguien quisiera adentrarse en el mundo de la videografía digital, ¿qué equipo básico que debería comprar?

Compra una cámara DSLR, o sin espejo, y comienza a grabar. Simplemente comienza a hacer videos a todas horas y crea. Yo sugeriría una Canon 5D Mk IV o una Sony sin espejo para empezar. ¡Asegúrate de tener un micrófono y un trípode!

¿Puedes ofrecer a nuestros lectores algún consejo simple para mejorar sus tomas en la montaña?

Experimenta. Intenta cosas y ve qué ocurre y no te olvides de hacer las grabaciones simples, sin las que no se puede vivir. Haz time lapses, grabaciones estáticas, grabaciones con drone. Usa un trípode o un estabilizador para que tus grabaciones sean limpias y fluidas.

“El talón del nuevo Testarossa de La Sportiva ha mejorado enormemente”

Más sobre tu faceta deportiva… No eres solo un profesional que trabaja para empresas de escalada, sino también un bloquero bastante fuerte. ¿Qué es lo más duro que has hecho?

He hecho 8B+ de boulder y 8b+ de deportiva.

Jon 'King of Limbs' 8B Rocklands
Jon en ‘King of Limbs’, 8B de Rocklands.   Foto/ Jess Talley

Practicas escalada deportiva, ¿y escalada de largos o alpinismo?

Me gusta mucho la escalada de largos y la alpina. He hecho un poquito en los Alpes, en Europa, y bastante en Yosemite y Rocky Mountain National Park.

¿Cuáles son tus patrocinadores? ¿Te llegan por tu rendimiento deportivo o por una mezcla junto con tu exposición social?

Creo que estoy esponsorizado como creador de contenidos y escalador. Me apoyan Mountain Hardwear, La Sportiva y Friction Labs.

Hablando de La Sportiva. ¿Qué pies de gato son los que siempre metes en la mochila y por qué?

Siempre tengo un par de los Solution de mujer y un par de Skwama.  

Has estado en la última feria outdoor de USA y algunos te hemos visto presentando el nuevo modelo de Testarossa de La Sportiva. ¿Puedes contarnos qué novedades presentan?

El talón se ha mejorado enormemente. Solía tener una talonera blanda que no estaba conformada completamente y ahora el talón está moldeado en una pieza de goma fina que es perfecta para los talonajes técnicos.

¿Por qué utilizas a menudo la versión femenina de los Solution de La Sportiva? ¿Qué es lo que ofrecen respecto a la versión masculina?

Toda la línea de calzado femenino de La Sportiva tiene un par de milímetros menos de goma en la parte frontal. Me gusta lo blandos y precisos son y que se amoldan fácilmente.

“Creo que los escaladores se apasionan con cosas específicas y si les gusta algo lo apoyarán”

Parece que estás particularmente enamorado de Rocklands. ¿Qué tiene de especial esta zona de boulder para ti?

Rocklands es especial porque es lo único que hay allí. Cuando llegas a Rocklands todo lo que puedes hacer es centrarte en la escalada. El boulder allí es muy estético y lo duro es de lo mejor que hay. Si haces 8B de boulder, Rocklands tiene una infinita colección de bloques duros perfectos.

¿Qué otras zonas nos recomendarías y por qué?

Para el bloque me encanta Fontainebleau, Suiza, Yosemite y Rocky Mountain National Park. Me gustan por las mismas razones. Tienen una alta concentración de bloques de primera clase que son exigentes y variados. 

Por último, hace unos años viajaste por todo el mundo junto a Paige Claassen, visitando varias zonas de escalada en las que, además de escalar, intentásteis aumentar la concienciación sobre la situación de la gente de la zona con un vídeo, y creásteis una recaudación de fondos para esas comunidades. ¿Cómo fue la experiencia?  

Sí, viajé con Paige por todo el mundo y recaudamos alrededor de 25.000 dólares para organizaciones benéficas de los lugares que visitamos. 

¿Cuál fue la situación más dura y cuál la mejor?

Probablemente lo más duro fue Rusia. Vivimos un mes en una casa sin agua corriente ni electricidad. Simplemente íbamos a escalar e intentábamos sobrevivir.  

Lo mejor probablemente fue Sudáfrica. Fuimos a Waterval Boven y solo fuimos a hacer escalada deportiva. La deportiva allí es muy especial.

A veces comprobé el dinero que se donaba y me pareció muy poco. ¿Crees que es tacaño el colectivo de escaladores? 

Tuvimos un montón de apoyo de las empresas para nuestro viaje, pero no nos ayudaron a aumentar el dinero recaudado. Conseguimos todo eso nosotros solos. Es duro pedir dinero y a mí no me gusta hacerlo, pero fue por una buena causa y me pareció lo correcto en ese momento. Creo que los escaladores se apasionan con cosas específicas y si les gusta algo lo apoyarán. Recaudar 25.000 dólares era más de lo que esperaba. El mundo de la escalada acogió bien el proyecto y demostró que lo que estábamos haciendo molaba y merecía la pena apoyarlo.

Contenido patrocinado por    
LaSportiva_Logo