Inicio Entrevistas Carlos Catari: «Estaré en el Studio Bloc Masters como route setter»

Carlos Catari: «Estaré en el Studio Bloc Masters como route setter»

Compartir
Carlos Catari route setter
Carlos Catari, invitado como tester en la prueba de la Copa del Mundo de Boulder en Múnich 2018. Foto / Col. Carlos Catari

Carlos Catari nació en Barquisimeto, en Venezuela, en 1981. En 2004 llegó a España y se instaló durante un año y medio en Rodellar. Después de unos años más de ir y venir de su país, en 2008 llegó a Catalunya con su pareja, Shirleys Noriega, donde residen actualmente.

Catari fue durante varias temporadas un habitual de las competiciones nacionales. En Catalunya se proclamó hasta cuatro veces campeón en la disciplina de boulder y en España se hizo con el subcampeonato de la misma especialidad en 2014 y 2015. Con la selección española de escalada participó en cinco pruebas de la Copa del Mundo de boulder, en 2014. Además, la roca siempre ha estado ahí para Carlos. Sigue soñando con llegar al 8B+ de boulder, después de haber tachado algún 8B. Con cuerda su máximo grado encadenado es 8c.

Una vez retirado del ámbito competitivo, Carlos Catari decidió centrar todos sus esfuerzos en profesionalizarse como route setter. Un objetivo que se está cumpliendo y que actualmente canaliza a través del proyecto All4Climbing. Esta entrevista se centra, precisamente, en su faceta como equipador profesional, un trabajo con gran proyección dentro del sector de la escalada indoor.

«Me llenó de motivación oírle decir que las vías que le montaba para entrenar eran muy buenas y que debería equipar en competiciones»

—  

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la escalada?

Comencé en el año 1997. Mi primer contacto fue en un pequeño rocódromo de cuerda en mi ciudad natal. Desde el primer día me enganché. Fui muy fanático con los entrenamientos y la roca desde un principio, pero debido a una caída escalando desde una altura de 12,5 metros, tuve que dejarlo casi ocho meses. Empezar de nuevo fue difícil, tanto por el miedo como por las fracturas múltiples que había sufrido. De hecho, aún conservo 10 tornillos que ayudaron a reconstruir mis calcáneos. Posteriormente, por motivos de estudios y trabajo dejé de escalar casi dos años y en 2002, más o menos, volví de nuevo. No lo he dejado desde entonces.

Carlos Catari, José Luis Palao y Dani Andrada
Carlos Catari, José Luis Palao y Dani Andrada, equipo de route setting en una prueba de la Copa de España de boulder 2018. Foto / Ivan Torres

¿Tienes algún recuerdo en especial de ese primer día?

Fue una experiencia que difícilmente olvidaré. Era la inaguaración del rocódromo. Fui con mi amigo Roberto Ruiz, quien me animó a escalar.Escalamos en top rope y creo que nunca olvidare esa sensación. Llegué a la mitad del muro y patinaron mis manos, tuve miedo de caer y me sujeté a la cuerda tan fuerte como pude. Estoy seguro de que muchos hemos visto eso en las personas cuando empiezan a escalar. Ese mismo año competí en categoría novato. Recuerdo que usábamos mallas justadas, fue muy vergonzoso, ¡jaja!.

Y en el route setting, ¿cómo entraste en el sector?

Comencé a equipar en Venezuela. La verdad es que fue con muy poca regularidad. La primera vez que trabajé como route setter fue para una competición infantil nacional, donde también  equipamos vías de velocidad. En esa época no existía una vía por reglamente como ahora y en cada competición teníamos una vía diferente. Fue una bonita experiencia. Recuerdo que mi equipador jefe fue Aurelio Muñoz.

Ya en Catalunya, en el rocódromo Can Tiba-li, en Manlleu, entrené varios años con Ramonet. Y esto nunca se lo he dicho… Me llenó de motivación oírle decir que las vías que le montaba para entrenar eran muy buenas y que debería equipar en competiciones. Tal vez allí comenzó todo.

Podrías explicar para alguien que no conozca este trabajo, ¿cuáles son las tareas básicas de un equipador?

Es difícil explicarlo de forma simplificada. A nivel general, es la creación de problemas para que los usuarios puedan encontrar la solución y además, disfrutar de ese proceso. A nivel competitivo, es dar un resultado óptimo para un ranking y dar un buen espectáculo para el público.

Si lo planteamos en el sentido comercial, significa ofrecer una experiencia agradable a todos lo escaladores clientes de una sala. Desde los escaladores de iniciación, que empiezan con vías de segundo a quinto grado, hasta los niveles más altos.

Casualmente, acabo de llegar de un trabajo de setting donde he equipado una vía de segundo grado para que personas con dificultades motoras puedan escalar. Es genial ver que una vía que en principio parece algo sin ningún sentido aporte tanta emociones a otras personas. Para que la gente se haga una idea, en el mismo sitio he equipado un 8B+ para un entrenamiento de la selección alemana.

«El route setting comercial es otro mundo y comprenderlo requiere dedicación y lo más importante, empatía»

¿Es importante hacer mucho grado para ser un buen equipador?

Esto está muy lejos de la realidad… Para equipar una competición necesitas tener cierto nivel para saber si los problemas que creas son correctos para la competición. Si no es el caso, dependes siempre del tester.

A nivel comercial pienso totalmente lo contrario. Conozco buenos equipadores que descubrieron la escalada porque empezaron a equipar. Este tipo de equipadores aprendieron lo básico para un setting comercial y saben equipar para diferentes clientes. En España aún no hemos llegado a ese nivel. Ahora solo equipan los escaladores fuertes y es difícil cambiar el modo de pensar. El route setting comercial es otro mundo y comprenderlo requiere dedicación y lo más importante, empatía.

¿Cuáles son tus herramientas básicas de trabajo?

Para mí lo básico serían unas gafas de seguridad (ya tengo suficientes problemas con mis ojos), pero también contar con herramientas de prevención y resolución de problemas. Es importante tener un buen taladro y puntas, y los rocódromos cuentan con estas herramientas. Pero la mayoría no tienen materiales para solucionar problemas, como unas tenazas, pinzas, extractor de tornillos, macho, terajas, arandelas, mola o sierra, o incluso un martillo.

En tu trayectoria como route setter, ¿qué momentos destacarías en especial?

Otra pregunta difícil… Escuchar los comentarios positivos sobre mi trabajo por parte de equipadores importantes y con mucha experiencia es algo indescriptible. Y lo avalan los hechos. El año pasado, casi sin darme cuenta, me invitaron como tester/setter en la última prueba de la Copa del Mundo de boulder disputada en Múnich. Y este año me invitan de nuevo a un evento importante. Estaré en el Studio Bloc Masters como route setter. La invitación llegó por sorpresa. Estos momentos me motivan para seguir adelante.

Carlos Catari equipador y escalador
Carlos Catari durante una jornada de trabajo. Foto / Col. Carlos Catari

¿Qué es All4Climbing?

All4Climbing es la primera empresa de la península que se dedica básicamente al route setting. Nació prácticamente sola y ha ido evolucionado de forma natural. Ahora no solo hacemos equipamiento comercial, sino también cursos, inauguraciones de salas, competiciones, concentraciones de entrenamientos o asesoramiento para rocódromos. Esto nos ha alentado a seguir estudiando todo lo relacionado con la escalada indoor.

Con la experiencia adquirida en diferentes países como Inglaterra, Francia, Alemania o Italia, y con la constante comunicación entre diferentes equipadores de varias naciones, hemos aprendido muchos modelos de éxito para que los rocódromos sean rentables y que los escaladores tengan una experiencia agradable.

Este año tendremos una sorpresa con un rocódromo nuevo en Girona (Cal Mico). Ayudaremos a hacerlo con mucha ilusión para todo tipo de público. Además, también quiero enfocar All4Climbing para la unión y el crecimiento del setting en España. Ahora los equipadores vamos por caminos individuales, pero me ilusiona la idea de unificarnos y andar juntos con un sistema parecido. Poco a poco se puede conseguir.

«Soy muy curioso y observo qué pasa en los rocódromos en muchos aspectos»

¿Puedes vivir al 100% de este trabajo?

Sí, pero intento combinarlo con otras cosas. El setting me apasiona pero hacerlo muchos días seguidos puede provocar lesiones y sobrecargas. Además, podría dejar de ver la escalada como lo que es para mí: una fuente de felicidad. No quiero que eso ocurra.

Carlos Catari manos
Así se quedó la piel de Carlos Catari después de equipar en una competición en Sharmaclimbing. Foto / Ivan Torres

Muchas veces trabajas junto a tu pareja, Shirleys Noriega. ¿Es fácil para vosotros trabajar juntos además de mantener una relación?

Shirleys y yo nos entendemos muy bien. No es la primera vez que trabajamos juntos y sabemos separar bien el trabajo de nuestra relación. A veces yo la guío y otras es ella quien lo hace. Como equipadora su trabajo es increíble. Admiro su confianza y destreza. Además, una integrante femenina para equipar para mí es fundamental. Me gustaría ayudar a las equipadoras a aventurarse en este trabajo. Soy consciente que es difícil porque es un mundo un poco machista, donde les cambian los bloques o simplemente invalidan su trabajo, por ejemplo, pero no es imposible y llegará ese momento.

¿En qué punto se encuentra el sector del route setting en España? Tu viajas a otros países para equipar, ¿cómo nos ves respecto a los demás?

Soy muy curioso y observo qué pasa en los rocódromos en muchos aspectos. Desde como se transportan las presas hasta sistemas para ventilar un rocódromo. No es un secreto para nadie que vamos por detrás respecto a otros países, pero podríamos dar un paso gigantesco en muchos sentidos. Creo que el mayor obstáculo es la competición entre equipadores. Simplemente se intenta pasar por encima de los demás y esto frena la evolución. Es algo que se debe vivir para entenderlo.

Por suerte ha habido buena aceptación con la ideología de All4Climbing y estoy orgulloso de como los equipadores que han hecho nuestro curso absorben diferentes habilidades y formas de ver el route setting. Es el caso de Sergio Verdasco, por ejemplo. Me alegró mucho escuchar su feedback después de unas semanas de hacer el curso y de como funcionaban algunos trucos.

¿Tienes alguna fuente de inspiración a la hora de equipar?

Sí. Sigo a muchos equipadores que me inspiran en movimientos. Estudio diferentes movimientos y situaciones, no necesariamente a equipadores famosos de competición. Sigo a escaladores amateurs que disfrutan de los bloques. No es bueno caer en la monotonía o en simplemente copiar bloques. Me gusta alimentar mi creatividad y adaptarme a las situaciones.

¿Cuáles son tus marcas de presas favoritas?

Mis marcas favoritas son Cheeta, por su shaping y la amplia variedad de cantos que tienen; Squadra, por el shaping y la resistencia de sus volúmenes de fibra, y por formar parte de su equipo de route setters; eGrips, por su gama de cantos para iniciación; o Flathold y Lapis, que son increíbles también.

¿Nos podrías recomendar algún rocódromo, tanto en España como en el estrangero?

Un pregunta difícil. Trabajo en muchos rocódromos. Me gustan todos y dar un favorito sería complicado. Todos tienen algo especial que me gusta. En el extranjero sin duda alguna, para mí un referente son Studio Bloc, E4 y Mandala. Tres rocódromos con estilos distintos.

¿Tienes referentes en el mundo del route setting?

A nivel español, el resultado que daba Patxi Arocena no lo ha podido tener ningún otro.  Marco Jubes al traer su material para las competiciones ayudó mucho en la evolución del setting en competición. El trabajo de equipo y organización de Felix Obradó es admirable. La improvisacion de Dani Andrada es genial, da resultado, no copia, solo fluye, y eso lo valoro. A nivel comercial, el trabajo de Shirleys, Adrián García y Sergio Pastor son muy buenos.

Fuera de España, en competición Reinhard Fichtinger y Dirk Uhlig. Como equipadores comerciales, Momo, Martin Classen y Thomas Brenzinger.

¿Crees que es necesario oficializar el trabajo del route setter a nivel de titulaciones o certificaciones por parte de las federaciones?

Sí, es necesario hacer algo al respecto. Estoy trabajando en el tema de los certificados y titulaciones pero es un proceso largo. Me gustaría fundar una asociación desde donde se pudiera regular nuestro trabajo. Al crear All4Climbing fue uno de mis primeros objetivos  y lo haremos cuando estemos preparados.

¿Cuáles son tus propósitos para 2019?

Recuperar la forma; trabajar más en el extranjero, donde se valora mucho más la figura del equipador, y encontrar un equilibrio entre mi trabajo y mi pasión, ya que por ahora equipo más de lo que escalo y quiero que sea al revés.