Inicio Actualidad Adam Ondra encadena a vista ‘Spomin’ (350m 8c)

Adam Ondra encadena a vista ‘Spomin’ (350m 8c)

Compartir
Adam Ondra en Paklenica
Adam Ondra no esconde su alegría tras encadenar a vista los 350 metros de 'Spomin' 8c. Foto / Dalmatia Climbing

La determinación y motivación de Adam Ondra parece no tener límites. El último de los grandes logros del escalador checo ha sido la ascensión a vista de la vía Spomin (350m 8c), en Paklenica, en Croacia. Es la vía más dura de varios largos escalada hasta ahora a vista. La confirmación de este encadenamiento ha llegado a través de la página web de escalada eslovena Marulianus.

Silvo Karo, Janez Jeglič y Franček Knez abrieron Spomin,en la parte más desplomada del muro conocido como Anića Kuk, en 1984. Una fantástica línea de diedros y fisuras que se consolidó como una de las vías más difíciles de artificial en Paklenica.

En 2017, después de varios años soñando con ello, dos años de entrenamientos específicos y 27 días de intentos, el escalador y alpinista esloveno Luka Kranjnc consiguió la primera ascensión el libre de Spomin. La de Ondra ha sido la segunda.

Spomin tiene una longitud de 350 metros y cuenta con cuatro largos de dificultades entre el 8a+ y el 8c. En esloveno, “spomin” significa “memoria”.

A falta de otras ascensiones previas conocidas, la de Ondra supondría la más dura conseguida hasta ahora a vista en una vía de varios largos. Alex Megos, en 2014, se quedó cerca al encadenar Fly (550m 8c), en Lauterbrunnental (Suiza). Megos encadenó los largos más duros, entre 8b y 8c, al segundo intento, aunque antes solo había pasado por éstos para limpiarlos.

Luka Krajnc en 'Spomin'
Luka Krajnc durante la primera ascensión en libre de ‘Spomin’. Foto / Marko Prezelj

Adam Ondra, más allá de la escalada deportiva

Adam Ondra no es solo un buen escalador de deportiva. En su historial cuenta con grandes ascensiones en vías de varios largos y grandes paredes. La última gran ascensión del checo en esta disciplina fue en Dawn Wall 5.14d (9a), en El Capitan.

Ondra llegó a Yosemite sin contar con experiencia previa en técnicas de big wall, pero después de varias semanas de prácticas y muchos metros escalados, se apuntó la segunda ascensión de una vía en la que Tommy Caldwell, principalmente, y Kevin Jorgeson, habían invertido años de trabajo. Ondra la encadenó después de pasar ocho días en la pared.

Antes de escalar Dawn Wall, el checo también realizó un buen intento a vista en The Nose, pero los largos del Great Roof 5.13c (8a+) y Changing Corners 5.14a (8b+) pudieron con él.

Entre las vías de varios largos que Adam Ondra ha encadenado destacan líneas como Wogü (230m 8c) y Silbergeier (200m 8c), en el Rätikon (Suiza), o Tough Enough (380m 8c), en Tsaranoro (Madagascar).