Inicio Reflexiones El nuevo concepto de instalación de escalada, según Austria

El nuevo concepto de instalación de escalada, según Austria

Compartir
Vista general Kletterzentrum Innsbruck
Kletterzentrum Innsbruck, con perspectiva de futuro Foto / Cortesía de Kletterzentrum Innsbruck

Si ponemos en un mapa a todos los países más punteros del mundo en escalada, sin duda, uno de los países en que nos fijaríamos enseguida sería Austria. Aquellos que sigan las competiciones ya saben del potencial de la selección austríaca de escalada. Pero a diferencia de otros países, Austria ha hecho un paso más en su apuesta por este deporte, olímpico en Tokio 2020.

La muestra es el impresionante centro de escalada que se inauguró en Innsbruck el pasado 15 de mayo, Kletterzentrum Innsbruck, el rocódromo más grande de Europa, y que nos deja perplejos en sus dimensiones y cifras:

Coste total 12 millones de euros, aportados por:

Ciudad de Innsbruck: 4,6 millones €

Tirol: 4,6 millones €

Gobierno Federal: 2,8 millones €

Propiedad Ciudad de Innsbruck. Gestionado por el Alpine Club Innsbruck (inversión interna de la operación de 600.000 euros)
Fabricante Walltopia (coste de 1,3 millones de euros)
Área total escalada 5.700 m2
Cuerda exterior 1.500 m2
Cuerda interior 3.000 m2
Búlder exterior 175 m2
Búlder interior 1.025 m2
Número rutas 500 de cuerda ; 200 de búlder

Presas de 15 fabricantes diferentes

Capacidad exterior 3.500 personas como público para pruebas internacionales

 

Espacio interior Kletternzentrum Innsbruck
Uno de los espacios interiores del Kletterzentrum Innsbruck Foto / Cortesía de Kletternzentrum Innsbruck

Así, el Kletterzentrum Innsbruck se convierte en un auténtico “Centro de Alto Rendimiento”, una instalación pública donde se integra el Centro Nacional de Escalada Austríaco (cuerda, búlder y velocidad), la selección austríaca, además de su parte formativa en cursos de escalada, usuarios diarios, oficinas y almacén.

Con esta instalación se sube un nivel más en la estructura organizativa integral de la escalada austríaca y es el nuevo referente para los países europeos: cómo integrar en una instalación todas las necesidades actuales de la escalada, infraestructura material y organización humana trabajando en un mismo objetivo, el futuro de la escalada.